Después de María, Puerto Rico vuelve a estar entre la vida y la muerte

La cifra de decesos por el nuevo coronavirus en Puerto Rico asciende a 15, según reportó Telesur este viernes.

El reporte agrega que las autoridades puertorriqueñas dieron a conocer que pronostican el pico máximo de la epidemia para finales de abril y principios de mayo.

Pero ese territorio que todavía padece los efectos del huracán María y que fue castigado recientemente por dos terremotos, está a expensas de políticas de desamparo de la población, que no son justas, ni dignas, ni sostenible.

Lo que pasa en el sistema de salud basado en el lucro de unos pocos, sumado a la falta de protecciones laborales y a la incapacidad del país de tomar decisiones propias que a la larga son, literalmente, de vida o muerte, fueron denunciadas este viernes por María de Lourdes Santiago, ex senadora y vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), en el blog METRO.PR.

Mientras, el secretario de Salud de la isla, doctor Lorenzo González, informó que este jueves se registraron 52 nuevos casos confirmados, para llegar a 378. La gobernación ha tomado varias medidas para contrarrestar tanto como sea posible los efectos de la pandemia.

Pero, un virus que ataca lo mismo a poderosos que a pobres, a una estrella de cine o a la vecina de al lado, está muy lejos de significar que están todos en el mismo bote, como asegura la doctora en Derecho, Santiago Negrón. En los momentos de crisis se acentúan las brechas “entre los que más tienen y los que carecen de lo básico –escribió–: hay gente en yate de lujo y hay quienes a duras penas se mantienen a flote. Y quienes ya se hundieron. Esas diferencias existían antes del virus y persistirán cuando se levante la cuarentena”.

El diario puertorriqueño El Nuevo Día destaca que entrando en su cuarta semana desde el primer caso sospechoso el 8 de marzo, cuando se espera la multiplicación de positivos por haber más pruebas, el país ha entrado en una crítica fase de este desafío: la hora de comprobar si el sistema de salud de la isla aguantará el súbito aumento de pacientes del nuevo coronavirus, y vaticina que las perspectivas no son buenas.

Sin llegar a lo que muchos en Puerto Rico esperan hacia finales de abril, ya están a la vista, como alerta la representante del PIP, dos mil despedidos de la industria turística, trabajadores de hospitales cesanteados en medio de una emergencia de salud, y muchas, muchas otras familias que esta semana no tienen con qué ir al supermercado, no importa si la tablilla del carro es par o impar.

Son tiempos de llevar mascarilla, no mordaza, prosigue María de Lourdes Santiago, y llamó a ejercitar la solidaridad, prepararnos en la medida de lo posible para lo que viene frente a la pademia de Covid, pero también trabajar para que en la próxima tormenta tengamos refugio seguro para todos.

Por L G / RL

Foto de portada tomada de Telesur

 

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: