Efectos de la pandemia: Podría duplicarse el hambre en el mundo

El hambre extrema en el mundo podría duplicarse como consecuencia de la pandemia provocada por la COVID-19. Así lo advirtió este martes el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en un informe enviado a todos los gobiernos.

A finales de 2019, 135 millones de personas de 55 países y territorios sufrían hambre extrema, de acuerdo con el informe de la Red Mundial contra las Crisis Alimentarias. Expertos de PMA indican ahora que la cifra de personas aumentaría a 265 millones si no se toman medidas urgentes.

El año pasado se contabilizaron alrededor de 77 millones de seres humanos en “inseguridad alimentaria aguda” por vivir en países afectados por conflictos, 34 millones a causa del cambio climático y 24 millones como consecuencia de crisis económicas.Sin embargo, asegura PMA, con la crisis económica que ya azota al mundo entero, derivado de la pandemia de COVID-19, más personas se verán arrojadas a las cifras de hambruna.

Según notificaciones brindadas por la agencia, en 2019 los países que se encontraron con la mayor población en crisis alimentaria fueron Yemén, la República Democrática del Congo, Afganistán, Venezuela, Etiopía, Sudán del Sur, Nigeria y Haití.Uno de los casos graves, Sudán del Sur, tiene a más de 60 por ciento de la población, en situación de crisis alimentaria.

COVID-19 es potencialmente catastrófico para millones de personas que ya están colgadas de un hilo. Es un golpe de martillo para millones más que solo pueden comer si ganan un salario. Los bloqueos y la recesión económica mundial ya han diezmado sus ahorros.

Solo se necesita una descarga más, como COVID-19, para llevarlos al límite. Debemos actuar colectivamente ahora para mitigar el impacto de esta catástrofe global”, dijo Arif Husain, principal economista del PMA.

Ante este espectacular aumento, esta agencia humanitaria de la ONU destacó como «fundamental» la necesidad de mantener los programas de asistencia alimentaria, entre ellos los propios de la Organización, que sirven para ayudar a casi 100 millones de personas vulnerables en todo el planeta.

Mientras esto sucede en el mundo, Cuba continúa tomando medidas para asegurar la tranquilidad y atención de sus poblaciones vulnerables. Según declaraciones de la Ministra de Trabajo y Seguridad Social de la Isla, Marta Elena Feitó, en las condiciones actuales, el concepto de núcleo vulnerable se amplía y no está asociado a personas que tengan ingresos insuficientes.

Por tanto, la cifra de núcleos vulnerables bajo ese régimen se eleva en la actualidad a 606 945. Entre ellos se incluyen los adultos mayores que viven solos y no tienen a una persona que los pueda ayudar; las personas con discapacidad; todas las que reciben el servicio de atención a la familia (SAF); madres solas con hijos menores; embarazadas “y cualquier otra situación que pueda considerarse como una vulnerabilidad”, apuntó.

Las familias definidas como vulnerables en tiempos de pandemia cuenta con la ayuda permanente de un trabajador social que tiene, entre sus misiones, realizar trámites y canalizar aquellos relacionados con las prestaciones monetarias eventuales ante ingresos insuficientes para cubrir necesidades básicas; servicio de alimentación; la entrega de medicamentos controlados y el pago de las pensiones y prestaciones de la seguridad social y la asistencia social en las casas, sin tener que trasladarse a los bancos.

La ministra advirtió que se trabaja para perfeccionar estos servicios e incrementar las ayudas brindadas, pues es importante para el país, ahora más que nunca, no dejar a nadie atrás.

AT/RL/ Foto de portada: El Diario Exterior. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: