El trabajo de Fidel

Por Dailenis Guerra Pérez.

Sobre el trabajo del pueblo Fidel hablaría muchas veces. Cada vez incitaba al esfuerzo unido, a la sobreproducción, al apego a la fábrica, a la oficina, a la labor diaria.

Valoraba el trabajo como uno de los  motores impulsores de la economía, como  sagrada función en la Revolución. Le  acompaño a recorrer sus ideas este Primero de Mayo, donde nuestra plaza es el hogar.

En el acto homenaje a los mártires caídos en Playa Girón y conmemoración de la victoria contra la invasión mercenaria, celebrado en el Teatro «Chaplin», el 19 de abril de 1962, Fidel diría un vibrante  discurso en el que asumía el trabajo como arma de lucha:

“…El trabajo es lo más importante en esta Revolución, que la función del trabajador es la más sagrada función en esta Revolución, y que el trabajador, ser trabajador es el título más honroso en esta sociedad (APLAUSOS); porque es el trabajador el que crea las riquezas, el pan de todos; y porque nuestra sociedad tiene que ser cada vez más una sociedad de trabajadores, una sociedad de productores, una sociedad donde cada vez haya menos parasitismo, menos parásitos”.

Fidel nos llamaba a asumir la producción como  la gran tarea de nuestro pueblo. Más adelante señala que  “lo más sagrado, la responsabilidad más importante, el deber más primordial de cada ciudadano es producir, porque el pueblo necesita muchos bienes…Porque los bienes no caen como “maná” del cielo, los bienes tiene que conquistarlos el hombre, luchando con el medio, luchando con la naturaleza, trabajando”.

Recordando parajes oscuros de la historia añadió: “A los explotadores, a los capitalistas, los bienes sí les caían del cielo, del trabajo de los obreros. Pero en una sociedad llamada a eliminar toda explotación del hombre por el hombre, no habrá explotadores… Por eso el trabajo hay que dignificarlo, elevar la productividad del trabajo”.

En tiempos donde se avecina que en este segundo trimestre del 2020, millones de obreros en todo el mundo perderán sus empleos, Fidel vuelve  a estar alerta. Cuando el paso de este torbellino se detenga, cuando los cubanos salgamos por montones a la calle, recordaremos a  Fidel.

Y por eso, cada vez más, como pueblo trabajador tenemos que poner nuestro pensamiento en el trabajo, en la bondad del trabajo y en el principio de que los bienes que deseamos, de que los bienes que necesitamos solo nosotros podemos producirlos, solo de nuestro trabajo pueden provenir.  Y con ese espíritu afrontar la tarea, en los campos, en las ciudades, en todos los frentes, con ese sentido del deber, con ese pensamiento puesto en el pueblo, en sus necesidades, en la satisfacción de sus necesidades; en la población que crece, en la población que necesita el fruto de ese trabajo”.

Una vez más sus ideas se volverán palpable realidad. Tendremos  bien cerca al Comandante y cada  jornada laboral se volverá reafirmación patriótica. Cuando podamos estar allí en nuestro frente, volveremos a vencer con el mismo ímpetu desafiante de nuestro Fidel.

RL/ Foto de portada: Archivo Granma.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: