Gerardo Guillén Nieto: “Con la aplicación del CIGB 258 varios pacientes han podido ser desconectados de los ventiladores”

Compartir

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), perteneciente al Grupo BioCubaFarma, está a punto de finalizar el estudio clínico de una vacunadirigida a estimular la inmunidad innata,la primera línea de defensa del organismo contra las infecciones, informó en el programa televisivo Mesa Redonda el Doctor Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas de dicha institución científica.

De esta vacuna —precisó Guillén—, ya se han obtenido resultados. “En el estudio clínico queestamos  haciendo en el Hospital Luis Díaz Soto, de La Habana, se ha logrado demostrar que el preparado estimula las moléculasde la superficie de las células del sistema inmune y las de trasmisión de señales internas del sistema inmune, que están relacionadas con el fortalecimiento de esa respuesta inmune y de esa inmunidad innata. En los vacunados se están expresando varios marcadores de este tipo, lo que para nosotros es realmente una noticia muy importante».

«Potenciar esa inmunidad innata en la población en general — y en los propios contagiados, los positivos al virus, para evitar que progresen a la severidad y a la gravedad— es el objetivo de esta vacuna». Porque “el hecho de que la mayoría de la población no se enferme de buena parte de las enfermedades infecciosas que circulan, se debe precisamente a la inmunidad innata, que se halla disminuida en grupos más vulnerables como los mayores de 60 y 70 años y en quienes padecen enfermedades crónicas”.

Añadió Guillén Nieto que, además de esta vacuna el CIGB está trabajando en vacunas específicas contra el coronavirus. En esta pandemia, dijo, está ocurriendo algo inédito en el mundo: por primera vez una epidemia se controla a través de  medidas de contención, de aislamiento.

Esto hace que gran parte de la población susceptible no tenga contacto con el virus. Y, por tanto, no desarrolla anticuerpos ante el microorganismo. Esto es  un reto enorme para el país y para el sistema de salud, porque después siempre puede haber contagios”.

De ahí la importancia de desarrollar vacunas específicas, que son las que a la larga van a resolver el problema, alertó. “En el mundo, hay más de 41 vacunas de este tipo en desarrollocontra el SARS-CoV-2; más de 60 instituciones trabajan en ellas. El CIGB labora en cuatro estrategias diferentes de vacunas específicas contra el coronavirus en diferentes hospederos: en células de mamíferos (con el Centro de Inmunología Molecular), en levaduras, en bacterias. Estas vacunas, demorarán más tiempo, pero serán necesarias en el futuro”.

Acerca del medicamento denominado CIGB 258, también en ensayo clínicoen  pacientes en gravedad y estado crítico, el Doctor Gerardo Guillén se mostró muy optimista.

El CIGB 258 controla la respuesta de hiperinflamación que conduce a la muerte; consigue regular esa respuesta descontrolada del sistema inmune sin inmunodeprimir a la persona, lo cual es importante porque se sabe que el virus sigue presente incluso después de la mejoría clínica. Además, el medicamento tiene mecanismos  ya identificados, relacionados con el impacto que está teniendo en los pacientes en estados críticos».

Ha sido usado en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) y en el Hospital Luis Díaz Soto, con muy buenos resultados. Varios pacientes han podido ser desconectados de los ventiladores. Según los intensivistas, estees un éxito relevante, porque a partir del momento en que el enfermo tiene que ser intubado es más difícil salvarle la vida”.

Informó el científico que se cuenta con el CIGB 258 para dicha indicación, aunque es un estudio en curso, “porque necesitamos acumular evidencia para poder extender su uso”.

El Centro de Ingeniería Genética y Biotecnologíaestá trabajando en estos momentos en 16 líneas de investigación contra la Covid-19: en la prevención,en  el reforzamiento de la respuesta inmune de la población, en productos para los sospechosos (vacunas, antivirales), en productos para los positivos al SARS-Cov-2, y también para los que están en estados graves y críticos.

Entre estas líneas se hallan los estudios clínicos que ya comienzan, a solicitud del Ministerio de Salud Pública del país, para aplicar el InterferónAlfa 2-B Recombinate en la prevención, tanto por vía nasal como inyectado. También, en los del Factor de Transferencia, para grupos con comorbilidades, más el trabajo en las vacunas.

Guillén Nieto contó cómo hace varias semanas  que los investigadores están trabajando sin descanso, sin horario, dedicados a hacer todo lo posible para contribuir al combate de esta epidemia.

Comentaba con mis compañeros que me sentía como en los primeros días del CIGB, cuando Fidel inauguró el Centro y para nosotros significaba un reto enorme. Teníamos poco más de 20 años, y trabajabamos prácticamente sin ir a la casa en toda la semana. Y ahora estamos esa misma generación que fundó el Centro con los nuevos jóvenes, que igual que nosotros están en los laboratorios, dedicándose  por entero a estas investigaciones”.

FP/RL/ Foto de portada:  

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: