La Ciencia cubana contra la Covid-19

La ciencia cubana centra hoy sus esfuerzos e investigaciones en el combate  a la Covid-19 y en ello juega un papel fundamental el Grupo Empresarial BioCubaFarma, que preside el doctor Eduardo Martínez.

Cuando la isla llega al primer mes desde que se detectaron los primeros contagios en tres turistas italianos, las capacidades científicas y productivas de las empresas que integran este grupo están dedicadas a la producción de medicamentos y otros insumos para enfrentar la epidemia.

Así lo declaró el presidente de BioCubaFarma en entrevista con el diario Granma, en la que afirmó que desde un inicio fueron definidos 22 medicamentos, varios antivirales encabezados por el Interferón.

También un grupo importante de fármacos de uso hospitalario para los pacientes en las diferentes fases, incluido el estado grave y crítico. «Actualmente contamos con existencias de ellos para miles de pacientes y continuamos fortaleciendo las capacidades productivas», dijo.

«Durante las últimas semanas se incluyeron en el protocolo de la Covid-19, la Biomodulina t y el Factor de Transferencia, dos medicamentos que fortalecen  el sistema inmunológico. También se está produciendo una variante de interferón para su uso por vía nasal, el cual será utilizado de forma preventiva con igual propósito.

Al propio tiempo se evalúan en Cuba dos vacunas de amplio espectro para estimular el sistema inmune innato. Son de nuevo tipo con el objetivo de «entrenar» al sistema inmunológico de personas susceptibles a infecciones virales.

«Tales productos permiten preparar a las personas para que, una vez infectadas, desarrollen una respuesta inmunológica más efectiva. Estas vacunas podrían ser incorporadas próximamente en el protocolo de lucha contra la covid-19», adelantó el doctor.

También las empresas de BioCubaFarma se incorporaron a la producción de nasobucos y productos higienizantes como jabones medicinales, solución de hipoclorito, soluciones hidroalcohólicas y otros insumos.

A la par, a partir de las capacidades de las fábricas de equipos y dispositivos, en coordinación con otras empresas del país y trabajadores por cuenta propia, se labora en la reparación de equipamientos muy importantes para enfrentar la pandemia, como los ventiladores pulmonares, y se fabrican medios individuales de protección, fundamentalmente máscaras respiradoras con filtros, viseras, gafas y trajes.

El doctor Martínez refirió que desde un inicio se creó un grupo de trabajo y activaron las comisiones del Consejo Científico de BioCubaFarma, enfocadas en la lucha contra la enfermedad.

Una de las tareas permanentes  ha sido la búsqueda de información, el estudio de las características del virus y el comportamiento de la pandemia en general.

El procesamiento de la información permitió, en un periodo de tiempo relativamente corto, hacer propuestas de uso de medicamentos para su incorporación en el protocolo o para su evaluación clínica inicial.

Con esa información hoy se conoce que que una vez ocurrida la infección con el sars–CoV-2, los pacientes pueden tomar dos caminos diferentes:

El 80 por ciento de las personas que se infectan pasan la enfermedad de forma leve o asintomática.

El 20 por ciento presentan complicaciones y pasan a un estado de grave o crítico. «Lamentablemente la letalidad promedio a nivel mundial está por encima del 5 por ciento y en algunos países sobrepasa el 10 por ciento».

Explico que la diferencia entre el grupo 1 y 2 está fundamentalmente en el estado inmunológico de las personas infectadas.

Se conoce que los casos graves llegan a tener 60 veces mayor carga viral que los leves. Esto ocurre porque las personas con el sistema inmunológico débil no responden de inmediato a la infección y este virus, que tiene una alta capacidad de replicación, alcanza altos niveles de copias.

Asimismo, han podido definirse varios grupos de riesgo que tienen en común la debilidad en su sistema inmunológico y, por lo tanto, son más vulnerables a tener complicaciones cuando se infectan con el nuevo coronavirus.

«Estos grupos de riesgos son las personas mayores de 60 años, personas inmunodeprimidas, pacientes diabéticos, con cáncer, hipertensos, y con otros padecimientos.

Ante este escenario, nos centramos en poder disponer de medicamentos para fortalecer el sistema inmunológico de las personas vulnerables, medicamentos con efecto antiviral y fármacos para evitar la muerte de los pacientes graves y críticos, añadió el experto.

El especialista afirmó que con la investigación realizada en Cuba sobre los mecanismos moleculares se logró identificar medicamentos con capacidad de frenar lo que calificó de «tormenta de citoquinas», que puede causar la muerte a los pacientes en un periodo breve de tiempo.

«De igual forma, le propusimos al grupo de expertos del Ministerio de Salud Pública dos medicamentos para su uso en los pacientes graves y críticos. Después de un análisis riguroso se aprobó su evaluación de forma contralada. Vale resaltar que estos medicamentos tienen una probada seguridad farmacológica y evidencias de eficacia en otras enfermedades en estudio», abundó.

Martínez reveló que hasta la fecha los referidos fármacos han sido usados en varios pacientes con la Covid-19 y comienzan a verse resultados alentadores.

Sin embargo, advirtió, en esta pandemia habrá que vivir conteniendo las transmisiones para ir manejando la situación hasta que se logre una vacuna preventiva específica. Al respecto informó de reportes sobre la existencia de 60 candidatos de vacunas a nivel mundial y dos comenzaron pruebas en humanos.

Nosotros también estamos enfocados en el desarrollo de vacunas preventivas específicas para este virus. Tenemos el diseño de cuatro candidatos y se trabaja aceleradamente para en el menor tiempo posible iniciar las evaluaciones en modelos animales, subrayó.

OOL/RL

Foto de portada tomada de IPS

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: