La Organización Internacional del Trabajo pide proteger a los trabajadores ante las consecuencias de la pandemia

A propósito de haberse celebrado este 28 de abril el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo en medio de la pandemia de la COVID-19, la OIT pidió proteger a los trabajadores en medio de la crisis sanitaria.

La fecha puso en relieve la gran importancia de la salud dentro del sitio de trabajo ante la situación de alarma mundial a causa de la pandemia de COVID-19 y la relevancia de que frente al virus, las empresas sean responsables de dotar a sus trabajadores equipos de seguridad y velar por el cumplimiento de las normas para proteger de no contraer esta enfermedad.

Al menos 305 millones de personas perderán sus empleos a tiempo completo a causa de las medidas para hacer frente al covid-19, según los últimos datos de una estimación publicada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el pronóstico de la OIT, la prolongación y la ampliación de las medidas de confinamiento conllevará, además, que hasta 1.600 millones de trabajadores de la economía informal puedan perder completamente sus fuentes de sustento.

En todo el mundo, más de 436 millones de empresas enfrentan altos riesgos de interrupciones graves durante la pandemia. Entre los sectores que se verán más perjudicados están: el del comercio mayorista y minorista, que afectará a unos 232 millones de empresas; la industria manufacturera, 111 millones; los servicios de alojamiento y de alimentación (51 millones de compañías perjudicadas). Además, las dificultades en el sector inmobiliario y otras actividades perjudicarán la actividad de 42 millones de empresas.

La OIT pide que se adopten medidas urgentes, específicas y flexibles para apoyar a los trabajadores y las empresas, especialmente las pequeñas que trabajan en el sectores de la economía informal, así como a otros grupos vulnerables.

También la organización ha manifestado preocupación por las condiciones laborales de los trabajadores de la salud en la lucha contra la COVID-19,  por lo que reclamó mayor inversión mundial para garantizar condiciones laborales adecuadas y seguras a quienes trabajan por controlar la pandemia.

“Debemos evitar que esta pandemia deje secuelas a largo plazo en las economías, las personas y el empleo”, explicó la directora del Departamento de Políticas Sectoriales de la OIT, Alette van Leur.

«A medida que la pandemia y la crisis del empleo evolucionan, más acuciante se vuelve la necesidad de proteger a la población más vulnerable», dijo el Director General de la OIT, Guy Ryder y también añadió:

«Para millones de trabajadores, la ausencia de ingresos equivale a falta de alimentos, de seguridad y de futuro. Millones de empresas en el mundo están al borde del colapso. Carecen de ahorros y de acceso al crédito. Estos son los verdaderos rostros del mundo del trabajo. Si no se les ayuda ahora, sencillamente perecerán».

Según la Organización, las medidas para la reactivación de la economía tienen que basarse en un alto nivel de creación de empleo, respaldado por políticas e instituciones laborales más fuertes. Asimismo, la coordinación internacional en acciones de estímulo y de alivio de la deuda para las personas será clave en el proceso de recuperación.

ML/RL

Foto de portada tomada de Reporte Indigo

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: