Liv Boeree: “Es muy importante que nos esforcemos en utilizar más la razón”

El coronavirus nos obligará a escuchar las advertencias de los científicos”. Es el título de una entrevista publicada en la revista Muy interesante, en su número del mes en curso, con la astrofísica británica Liv Boeree[i], de 35 años, “…una experta en el análisis de los procesos del pensamiento. Nos habla de cómo tomar decisiones correctas y librarnos de los sesgos cognitivos que nos llevan a situaciones nefastas como… Exacto, las pandemias”, dice el resumen del texto.

En el diálogo, Boeree se aproxima a temas de actualidad como la situación que vivimos y la falta de previsión, la toma de decisiones, la planificación del futuro y el auxilio de la tecnología en la prevención de riesgos.

En relación al primero, la entrevistada explica cómo a “las personas les cuesta pensar en términos exponenciales”. Y refiere una lógica común: Ah, son solo 20 casos en China; y después: Solo hay 300 casos; y luego: Solo son 3000 casos.

“Piensan que son números pequeños, pero desconocen lo que es un crecimiento exponencial, que los números se doblen de una manera vertiginosa… Y creo que por eso la gente reaccionó de manera muy lenta (en relación a la pandemia)”.

No entienden lo que significa una progresión geométrica, porque va contra la intuición, alega. “Nuestras mentes han evolucionado para pensar de forma lineal, no exponencial. Creemos que las cosas crecen gradualmente con el tiempo, de forma adicional”.

Y pone el ejemplo: “Imagine una planta que se expande en un estanque y dobla su tamaño cada día, de forma que en cuarenta días llena la superficie del agua. Si preguntas cuánto tardará en ocupar la mitad del estanque, la gente contestará que unos veinte días. Pero la realidad es que no lo hará hasta el día 39, solo uno antes de cubrir el estanque entero. Eso es el antiintuitivo crecimiento geométrico. Por eso muchas de las predicciones tienen un grado de incertidumbre alto”.

Por otra parte, “el problema surge cuando la intuición y los cálculos no casan”, dice Liv Boeree al hablar de las decisiones muy importantes, cuando debe acudirse a todas las herramientas disponibles. Normalmente tenemos dos maneras de determinar lo que vamos a hacer. A partir de cálculos y lógica, y a partir de la intuición.

“Tienes que escuchar lo que te dicen los sentimientos, pero también a tu cabeza. El instinto resulta válido en momentos críticos, como cuando conduces y se te cruza alguien en la carretera, y decides inconscientemente qué hacer. Y también sirve para situaciones comunes”. Pero “cuando nos enfrentamos a una decisión vital y que tendrá consecuencias importantes, deben considerarse cuidadosamente los costes y los beneficios, por incómodo que resulte”.

El desarrollo del pensamiento abstracto permitió a nuestros ancestros planificar el futuro e incrementar sus posibilidades de supervivencia, añade. Pero en nuestro mundo, mucho más complejo que el suyo, tendemos a obsesionarnos con el porvenir, afirma el periodista y pregunta a Boeree: ¿Es un error?

Cierto —responde la astrofísica—, la vida resulta más compleja hoy que hace diez mil años. “Pero nuestra habilidad para predecir lo que va a pasar ha mejorado mucho. El método científico es un instrumento de conocimiento de la realidad. Y cuanto mejor la retrate, más precisas serán las predicciones que nos permita hacer. Un mundo más complejo exige herramientas de decisión más sofisticadas. ¿Pero son las nuestras lo suficientemente avanzadas? Esa es la cuestión. Tenemos el mismo cerebro que diez milenios atrás, con idénticas emociones e instintos. Por eso es tan importante que nos esforcemos en utilizar más la razón.

Sobre la tecnología (que es lo que define a la humanidad, aunque la humanidad todavía no ha aprendido a convivir con ella[ii]), la científica dice que, por ejemplo, la inteligencia artificial es una gran ayuda. “Podemos construir máquinas que nos permitan anticipar con mayor exactitud el futuro, e incluso desarrollar dispositivos que potencien nuestro cerebro. ¿Sobrevivirá la humanidad a lo largo de los próximos cien años? Dependerá de si mejoramos nuestra capacidad para prevenir los riesgos que afrontamos como especie”.

[i] Astrofísica, exjugadora profesional de póquer (Campeona de la World Series of Poker y campeona del European Poker Tour 2010) y comunicadora científica. Imparte conferencias en las que explica cómo tomar buenas decisiones en un mundo incierto por definición.

[ii] Frase de Eudald Carbonell en El colapso de la especie humana ya ha empezado.

FP/RL

Foto de portada tomada de Còdigo Poker

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: