Medicina homeopática y bloqueo a Cuba

En la isla la palabra “inventar” es sinónimo de crear, innovar, activar la inteligencia y la imaginación porque rendirse no forma parte del español hablado en Cuba. Ni en la vida social, ni política ni cotidiana. Por raro que parezca ese ha sido credo incorporado por las cubanas y cubanos en los últimos 60 años, con una historia genética de siglos.

Y esos mismos 60 años tiene el bloqueo de sucesivos gobiernos de Estados Unidos a Cuba: unilateral, injusto, abusivo. Como se dice entre la gente, inventar y salir por cualquier «flanco descuidado del enemigo»  ha sido una práctica impuesta por las circunstancias que ha situado al país a la cabeza de la innovación en muchas áreas del conocimiento.

En los años 90, cuando el país vivía una crisis económica sin precedentes resultado de la caída del bloque socialista con quien mantenía casi toda su vida comercial y el apriete de tuercas que dio Estados Unidos en su bloqueo a la isla, Cuba refuerza la producción propia de medicamentos basados en la biotecnología y la medicina tradicional.

Con una atención primaria funcional como plataforma, la medicina cubana ha ido incorporando de forma creciente los medicamentos homeopáticos y sus estudios han arrojado utilidad ante los retos que impone la salud  social.

De manera que se han impulsado campañas de medicación masivas con productos homeopáticos, como la del año 2010, con el diseño de un preparado homeopático complejo llamado Nodegrip, que contenía varias cepas de influenza y fue administrado a millones de personas dentro del esfuerzo para no permitir altas tasas de morbimortalidad por la pandemia de H1N1.

La denominada homeoprofilaxis es una estrategia de vanguardia, cuyo antecedente en Cuba se remonta al enfrentamiento de las secuelas del huracán Ike en el año 2008; en  que se inmunizó a más de 950 mil personas en las provincias orientales del país. También fue usado en la población mayor de un año contra la leptospirosis.

Los fármacos homeopáticos son altamente efectivos en la medicina comunitaria por la posibilidad de la atención masiva y personalizada a recién nacidos, embarazadas, ancianos y adultos de riesgo. Actúan mejorando la calidad de vida y han sido probados ya en el país en casos de epidemias como la conjuntivitis y polineuropatías.

Los actuales programas de desarrollo de medicamentos de Cuba prevén el desarrollo, además de la medicina biotecnológica, de la medicina natural y tradicional, entre ellas, la homeopatía; como vía de sostenimiento eficiente de la medicina comunitaria y de colocar a la isla entre los países de mayor avance en esta área. En el mundo, el mercado homeopático ha tenido un sostenido crecimiento en los últimos años con Francia y Alemania entre quienes prestan mayor atención a su desarrollo en investigaciones y preparación de profesionales de la salud.

MAD/RL/ Foto de portada: Odalis Riquenes Cutiño.  

Vea también

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: