Millones de niños sin alimento escolar; víctimas colaterales de la pandemia

Entre las víctimas colaterales de la Covid-19 en el mundo están unos 370 millones de niños que, por el cierre de las escuelas, no están recibiendo la alimentación escolar.

Así lo advierte un comunicado conjunto del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

“Para millones de niños de todo el mundo, la comida que reciben en la escuela es su única comida del día. Cuando no la reciben, pasan hambre y están en peligro de enfermarse, abandonar la escuela y perder la mejor oportunidad de escapar de la pobreza.”

Dice el comunicado.

Debemos actuar de inmediato para evitar que esta pandemia de la salud se convierta en una catástrofe del hambre”, afirmó el director ejecutivo de PMA, David Beasley.

Según esas agencias de la ONU, las comidas escolares son especialmente importantes para las niñas.

En muchos países pobres, la promesa de una comida puede ser suficiente para que las familias de pocos recursos manden a sus hijas a la escuela, lo que les permite escapar de las estrictas responsabilidades que tienen que realizar en el hogar, o del matrimonio infantil.

“La escuela es mucho más que un lugar donde se aprende. Para muchos niños, es la única forma de acceder a la seguridad, a los servicios de salud y a la nutrición. A menos que actuemos de inmediato ampliando servicios vitales para los niños más vulnerables, las devastadoras repercusiones de la Covid-19 durarán décadas”

Afirmó a su vez Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef.

Además de los programas de comidas escolares, los niños de los países pobres suelen beneficiarse de los servicios de salud y nutrición (como las vacunas, la desparasitación y la suplementación de hierro) que ofrecen sus escuelas.

Un informe reciente del secretario general de la ONU, António Guterres, expresó su preocupación por las cifras de niños que dejaron de recibir la alimentación y otros servicios en las escuelas.

Al respecto el PMA y Unicef coordinaron con los gobiernos de varias naciones para ayudar a los menores que no están asistiendo a clases y se encuentran en situación vulnerable por la crisis sanitaria.

En 68 países, los gobiernos y el PMA están proporcionando a los niños cupones, transferencias en efectivo y raciones que pueden llevarse a casa como una alternativa a las comidas escolares.

Como parte de su alianza, el PMA y UNICEF ayudarán a los gobiernos en los próximos meses a garantizar que, cuando se abran las escuelas, los niños que regresen se beneficien de las comidas escolares y los programas de salud y nutrición, asegura el comunicado.

También servirá de incentivo para las familias a la hora de enviar a sus hijos de nuevo a la escuela. Los organismos también están trabajando conjuntamente para identificar a los infantes que necesitan comidas escolares a través de la confección de un mapa digital.

En principio esa labor estará centrada en 30 países frágiles o de bajos de ingresos. El propósito es ayudar a 10 millones de menores, para lo cual ambas agencias de la ONU hicieron un llamamiento para recabar 600 millones de dólares.

Ello estará estrechamente vinculada a la Coalición Mundial para la Educación, dirigida por la Unesco, un esfuerzo mundial para garantizar que los niños sigan estudiando a pesar de las interrupciones ocasionadas por la Covid-19.

OOL/RL

Foto de portada tomada de El País 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: