Se expande la Covid-19 en cárceles de Estados Unidos

La alarma crece en Estados Unidos ante la preocupante expansión del nuevo coronavirus en las cárceles del país, según los resultados de un estudio realizado por la Agencia Federal de Prisiones.

De acuerdo a esa dependencia gubernamental, más del 70 por ciento de los reclusos estudiados para la Covid-19 resultaron positivos para esa enfermedad,  de fácil expansión y amplia morbilidad.

La Agencia Federal de Prisiones dio cuenta de un estudio por el cual se le realizaron pruebas a dos mil 700 reclusos, de los cuales casi dos mil resultaron positivos a la pandemia,  de la cual Estados Unidos devino epicentro mundial.

Unos 170 mil reclusos cumplen condena en instalaciones federales, por lo que crece la alarma entre activistas y legisladores sobre la respuesta de la Agencia Federal de Prisiones a la creciente crisis de coronavirus.

Medios de prensa indican además que las políticas de comunicación de la entidad carcelaria mantienen cortada la comunicación con las familias de los encarcelados, lo cual provoca zozobra sobre la condición sanitaria de quienes están tras las rejas y bajo custodia y responsabilidad del gobierno estadounidense.

Según las normativas establecidas, la referida agencia debe notificar “rápidamente” a los familiares de reclusos que padecen enfermedades graves. Pero una portavoz federal argumentó que, aunque respeta las reglas, tiene “discreción sobre cuándo hace las notificaciones”.

Hasta el 29 de abril, 31 reclusos habían fallecido a causa del coronavirus en centros penitenciarios federales. Alrededor de 600 se han recuperado.

A principios de abril todos los detenidos en las cárceles federales de Estados Unidos  fueron puestos en confinamiento solitario durante al menos dos semanas. Además se suspendieron las visitas y las comunicaciones con el exterior.

Este tipo de medida solo suele implementarse ante motines. «La modificación de nuestro plan de acción se basa en preocupaciones de salud, no en disturbios causados por los detenidos», aclaró la dependencia.

Los defensores de los Derechos Humanos criticaron fuertemente la medida. «Ser puesto en confinamiento solitario no es una solución. Ser puesto en confinamiento solitario es tortura», dijo en Twitter Scott Hechinger, abogado de detenidos en Nueva York.

Pero la pandemia de la Covid-19 se expandió en los 122 establecimientos penitenciarios federales.

Más de 2,2 millones de personas están encarcelados en Estados Unidos, la gran mayoría en centros penitenciarios estatales o centros de detención locales.

OOL/ RL/ Foto de portada: Seth Wenig/ AP.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: