Trump apuesta a la guerra para su reelección

Cuando ocurre una parálisis casi total en el orbe por la pandemia del nuevo coronavirus y Estados Unidos padece uno de los desastres humanitarios más grandes de su historia por la contaminación masiva de sus habitantes, el presidente Donald Trump enfila los cañones contra Venezuela con el propósito de distraer a la opinión mundial sobre la situación interna norteamericana y a la par tratar de buscar apoyo para su reelección en noviembre próximo si lograra derrocar al legítimo gobierno de Nicolás Maduro.

La administración estadounidense con el apoyo de la derecha venezolana ha impuesto un fuerte bloqueo económico financiero a la nación suramericana; sabotajes a instalaciones de producción y de energía; armado y entrenado a mercenarios para realizar ataques militares; atentados contra dirigentes chavistas y hasta intentos de magnicidio contra Maduro.

Al estallar la crisis del coronavirus en Estados Unidos, que no previó y hasta desestimó Trump, su gobierno lanza una acusación de narcotraficantes contra varios dirigentes venezolanos y ofrece 15 millones de dólares por dar información para detener (o asesinar) a Maduro y 10 millones por la captura de otros dirigentes.

Semejante desfachatez política que va en contra de todas las normas del derecho internacional no puede dejar de ser condenada por los pueblos del mundo y en especial de Naciones Unidas que no deberían permitir la arrogancia y prepotencia de un imperio en decadencia.

A pocos días de la provocadora propuesta, el Pentágono y la Casa Blanca anunciaron que lanzarán la mayor operación antidroga en el Caribe en 30 años para “castigar a infractores”, directamente al gobierno venezolano al que acusa de narcotraficante, obviando que los productores y traficantes de droga en la región son los colombianos y los propios miembros de la DEA.

Las declaraciones realizadas por la vocera de la Cancillería rusa, Maria Zajarova fueron directamente al grano: “considero totalmente ilógicos los anuncios para lanzar la mayor operación antidroga en 30 años. Washington
intenta aprovechar la situación de la Covid-19 para golpear
definitivamente a Venezuela”.

La idea del golpe de estado en Venezuela continua fija en la mente de muchos políticos en Estados Unidos, afirmó la portavoz, quien también arremetió contra el bloqueo de la ayuda del Fondo Monetario Internacional a Venezuela y el acoso a los dirigentes de esa nación suramericana.

Maduro, por su parte, en el programa televisivo Con el mazo dando, advirtió que si Estados Unidos se atreve a agredir a Venezuela será derrotado por el pueblo.

La furia bolivariana no se detiene, no se equivoquen (…) La furia bolivariana es capaz de llegar hasta el último rincón”, enfatizó.

El estadista bolivariano señaló que en medio de la situación que vive el mundo y la nación por el azote del coronavirus causante de la Covid-19, lo que se necesita es compañía, apoyo, solidaridad, ayuda humanitaria, no confrontación.

La realidad es que son tiempos difíciles porque la pandemia del coronavirus, que el prepotente Trump ignoró, le puede pasar la cuenta en las próximas elecciones y busca un motivo o una guerra que lo podría impulsar nuevamente a ocupar la oficina Oval de la Casa Blanca.

El imperio está herido pero es peligroso. El mundo debe estar atento.

Por H L B/ R L

Foto de portada tomada de

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: