Un estudio sugiere que la COVID-19 puede provocar complicaciones en el recién nacido

La enfermedad COVID-19 no tiene consecuencias graves sobre la salud de las embarazadas, aunque sí puede provocar ciertas complicaciones en los recién nacidos, como prematuridad o bajo peso al nacer, informó dicyt.com.

Este dictamen se basa en una revisión exploratoria, realizada por Rafael Caparrós, profesor e investigador del Departamento de Enfermería de la Universidad de Granada, en todos los trabajos publicados hasta la fecha desde que apareció el virus SARS-CoV-2, causante de la COVID-19, cuyos resultados han sido publicados en la Revista Española de Salud Pública.

En el texto se explica que a lo largo del embarazo, muchos eventos ambientales pueden afectar a la salud de la gestante  y la de su feto en desarrollo. “El entorno de la embarazada puede desarrollar una marca (huella) en el feto, que afectará su salud y enfermedad toda su vida”.

Para determinar el conocimiento disponible acerca de las consecuencias que puede tener para las embarazadas y sus recién nacidos, que ella enferme de COVID-19, Caparrós realizó una búsqueda de artículos en los directorios DeCS y MeSH, y en las bases de datos Web of Science, Scopus, BVS, Scielo y CUIDEN. Así fueron identificados 10 estudios en los que evalúo la salud materna y neonatal tras infección por SARS-CoV-2.

Los resultados de este trabajo —añade el reporte— revelan que, hasta la fecha, no se ha encontrado virus causantes de la COVID-19 en ninguna de las muestras de líquido amniótico, leche materna o sangre de cordón umbilical analizadas.

“Además, tampoco existe evidencia para afirmar que el virus se transmita verticalmente de la madre al bebé, ni antes del nacimiento (congénita), ni durante el parto (perinatal) y ni después del parto (neonatal)”.

Por otra parte, “no se ha demostrado que la embarazada tenga ningún riesgo adicional de contraer la enfermedad”, dijo en una entrevista reciente con la Agencia Cubana de Noticias (ACN) el doctor Rodolfo Enríquez Rodríguez, director del Hospital Materno Ramón González Coro, de La Habana.

En cuanto a la transmisión materno-fetal del virus SARS-CoV-2, el experto informó que aun no hay referencia en el país, ni se ha contabilizado oficialmente por la OMS ningún caso de este tipo. “Hasta ahora la única vía de transmisión del virus es a través de las microgotas que expelen las personas al hablar, estornudar o toser, por lo que el bebé pudiera contagiarse así si su madre está enferma con la COVID-19”.

También aclaró que las guías de actuación ofrecidas por el Ministerio de Salud Pública de Cuba cuentan ya con las indicaciones particulares para estos casos, las cuales se adjuntan a los protocolos de atención de cada centro hospitalario, por si apareciese una paciente con la enfermedad.

El doctor Rodolfo Enríquez se refirió además a que el proceso de lactancia materna se mantiene como se ha realizado siempre y solo insistió en cumplir con las medidas de protección necesarias.

La OMS —dijo— recomienda el uso de mascarillas mientras se amamanta, lavarse las manos antes y después de tocar al bebé y limpiar y desinfectar de manera rutinaria las superficies donde sea alimentado el recién nacido.

FP/RL

Foto de portada tomada de ProPublica 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: