Vacunas específicas contra el SARS-CoV-2, una carrera contra el tiempo

La Universidad inglesa de Oxford anunció que la próxima semana comenzará las pruebas clínicas de una vacuna contra la COVID-19, nombrada ChAdOx1 nCoV-19, y que los expertos confían saber el mes próximo si consigue una fuerte respuesta inmune al SARS-CoV-2.

Está hecha de un virus de chimpancé inofensivo que ha sido genéticamente diseñado para transportar parte del coronavirus. La técnica ya ha demostrado generar fuertes respuestas inmunes en otras enfermedades, publica news.sky.

La misma fuente añade que en el Reino Unido iniciarán la producción masiva de esta vacuna, aunque todavía no ha pasado por las pruebas clínicas y que se espera que para el mes de septiembre sean producidas un millón de dosis, confirmó a la misma fuente Adrian Hill, director del Instituto Jenner de dicha  Universidad.

El mundo no puede esperar a que se demuestre que las vacunas son seguras y efectivas en ensayos que implicarían meses de retraso antes de que comience la producción. Mientras se llevan a cabo esos ensayos, tenemos que comenzar a fabricar, fabricando en riesgo porque si la vacuna falla, nadie querrá las dosis”, dijo Hill. Aunque el equipo de Oxford asegura que tiene un 80 por ciento de posibilidades de éxito.

Añade el reporte que los científicos han recibido 2,2 millones de libras para financiar ensayos clínicos por parte del nuevo grupo de trabajo sobre vacunas del gobierno, cuyo objetivo es acelerar su desarrollo y fabricación.

Pero Sir Patrick Vallance, el principal asesor científico del Reino Unido, dijo: «Solo para poner algo de realismo en el desarrollo de vacunas, cada proyecto no tiene una alta probabilidad de éxito. «Entonces, aunque todos salen con gran entusiasmo y esperamos que funcione, nunca se sabe si usted tiene una vacuna que funcionará».

https://youtu.be/LBVGmtqpmwc

Por otra parte, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha hecho un llamamiento a favor de la creación de una coalición internacional que permita acelerar la obtención de un remedio eficaz contra el coronavirus, cuya pandemia ya ha afectado a más de dos millones de personas en todo el mundo, publicó Rusia Today.

«Necesitamos una coalición global para desarrollar una vacuna contra la Covid-19 que debe estar disponible y ser asequible para todos y en todas partes. Debe considerarse un bien público global.

 “Una vacuna efectiva contra la Covid-19 podría ser la única forma de que el mundo regrese a la normalidad”, dijo secretario general de Naciones Unidas.

En otro reporte de Rusia Today, Rinat Maksiútov, director del Centro de Investigación del Estado de Rusia de Virología y Biotecnología (Vector), recordó que los métodos para crear la vacuna difieren, e informó que los prototipos presentados por este centro científico ya habían pasado las pruebas de laboratorio en ratones y hurones, y que el próximo mes de mayo estarán liston para comenzar la primera fase de ensayos clínicos en humanos.

 El principal desarrollador de la vacuna contra el coronavirus del Centro Vector, Ilnaz Imatdínov, explicó que dicho candidato actual se basa en la secuencia que codifica las espigas superficiales de la partícula viral que forman la llamada corona del SARS-CoV-2:

«Separamos la espiga y colocamos en el genoma de las células productoras un gen que codifica esta proteína. De esta manera ahora podemos producir la proteína en cantidades ilimitadas y en condiciones seguras».

Por otra parte, la propuesta china contiene coronavirus vivo, que después se inactiva, producido por los especialistas.

Cuba también busca una vacuna específica contra el SARS-CoV-2

En la Mesa Redonda del martes 13 de abril, el doctor Vicente Vérez Bencomo, director General del Instituto Finlay de Vacunas, dijo que crear una vacuna contra la COVID-19 es un reto grande, que llevará una integración mayor de la industria cubana.

“Es esencial entender el virus, porque tiene muchos mecanismos de escape, y hasta que no entendamos esos mecanismos de escape el diseño de una vacuna será imposible”,

Vérez aseguró que, en ese sentido, el CIGB está trabajando en los antígenos específicos del virus, que servirán de plataforma a los proyectos del CIGB y a los del Finlay, mientras que este último trabaja en el análisis de los trucos del virus. “Una vez que uno encuentra mecanismos para contraponer esos trucos del virus se puede encontrar una vía más rápida a las vacunas específicas”.

Gerardo Guillén Nieto, director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), explicó en el mismo programa televisivo que el Centro trabaja en cuatro estrategias de vacunas específicas contra el coronavirus en diferentes hospederos: en células de mamíferos, en levaduras y en bacterias.

“Son células que se utilizan normalmente en la biotecnología para la producción de proteínas, tanto de uso terapeutico como vacunal. Estamos trabajando con diferentes grupos del CIGB, del CIM, para lograr producir estos antígenos en estos sistemas de hospederos de uso biotecnológico y después habrá que desarrollar procesos de purificación, controles de calidad para estas vacunas”.

Estos son proyectos que practicamente demandan de la participación de las instituciones en todas sus dimensiones, tanto en las áreas de investigación inicial como en las de desarrollo, control de la calidad, producción, clínica.

Luego, esas vacunas tienen que pasar por estudios toxicológicos y por las tres fases de estudios clínicos. Nosotros en este caso necesitamos incluso colaboración internacional que es muy importante en la ciencia hoy en día”.

FP/RL

Foto de portada tomada de La Vanguardia

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: