Venezuela. Desde Brasil, la «Liga Latinoamericana dos Irredentos» expresa su solidaridad con la Revolución y repudian escalada imperialista

Compartir

Pronunciamiento ante la escalada de agresiones al pueblo y gobierno de Venezuela.

Somos viejos y nuevos luchadores del pueblo por la construcción de un Nuevo Mundo Socialista. ¡Irredentos porque no nos rendimos a las tentaciones del Capital y sus organizaciones, aún después de la caída de la URSS y dela interrupción de la Revolución Popular Sandinista en 1990! A los viejos luchadores en contra de las dictaduras militares apoyadas por el Imperio Norteamericano en toda Latinoamérica en las décadas de 60-70-80, se han sumado jóvenes de movimientos sociales, populares y gremiales, todos/as abocados/as en la construcción cotidiana del proceso revolucionario, empezando por uno mismo y sumando con los/as que quieren construir otro mundo posible!

Nosotros Liga Latinoamericana dos Irredentos, consideramos la Revolución Bolivariana como nuestra. Ella asume la recuperación de la mejor tradición libertaria de América Latina, rescatando el legado popular social de Simón Bolívar, bajándole de antiguos pedestales de mármol donde estaba olvidado, sembrándolo en el corazón del pueblo venezolano. Uniendo su revido legado a las tradiciones revolucionarias de América Latina, representadas entre otros pares por Zapata, Sandino, El Che, Fidel…, la revolución bolivariana ha convocado y motivado a la integración liberadora de América Latina. Por eso, tiene que enfrentarse permanentemente al hostigamiento, agresiones, sabotajes, que, desde suelo colombiano, gobiernos serviles a los poderes imperiales, permiten, facilitan y estimulan, traicionando la hermandad latinoamericana, contra el noble pueblo venezolano que en ningún momento ha agredido a ninguno de sus vecinos. (Por el contario, desde sus inicios el gobierno bolivariano ha compartido generosamente sus recursos petroleros, con todos los países pequeños y empobrecidos del Caribe y Centroamérica, con amplios programas de apoyo al abastecimiento energético, al desarrollo económico y social. Programas como Petrocaribe, crearon un fondo de ayuda al desarrollo social, por hasta el 50% de la factura petrolera de los países miembros, pagadero a 20 años de plazo y a intereses preferenciales. Al mismo tiempo, desde la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), claramente lideradas por Cuba y Venezuela, se ha impulsado un proceso de integración de los pueblos para defender el derecho a la autodeterminación nacional, dirigido al fortalecimiento de un proyecto latinoamericano orientado a la satisfacción de las necesidades básicas de las mayorías empobrecidas y a la constitución de la región latinoamericana como una zona de construcción de la paz.)

Al igual que la Revolución Cubana, y la Revolución Sandinista, la Revolución Bolivariana ha sido sistemáticamente hostigada y agredida por el imperio norteamericano. Con el agravante que, en los últimos años, este violento imperio ha aplicado crueles maniobras para robar fondos del estado de Venezuela en el exterior e impedido sus transacciones económicas por el sistema bancario internacional haciendo imposible la adquisición de alimentos y bienes básicos con agilidad y a precios de mercado, (aun teniendo fondos propios en los bancos), condenando al desabastecimiento a toda la nación bolivariana.

Después de la confiscación de bienes venezolanos en los Estados Unidos por más de 30 mil millones de dólares, los países de Europa Occidental también se han sumado al congelamiento de fondo públicos venezolanos depositados en sus respectivos países, agravando las dificultades de la población, incluido el aumento significativos de muertes al no poder acceder a medicinas y al equipamiento médico necesario.

Ante las maniobras que indican preparativos de mayores agresiones a Venezuela y que van orientados a un bloqueo naval norteamericano y a la invasión de suelo venezolano:

_ Denunciamos estas acciones criminales silenciadas por los medios de comunicación hegemónicos al servicio del imperio yanqui – denunciamos la actitud cómplice del gobierno de Colombia que está prestando su territorio para criminales agresiones contra Venezuela – Denunciamos al gobierno servil del gobierno Bolsonaro que ha venido alimentando una retórica anti-venezolana, justificando la agresión imperialista.  Denunciamos al sistema bancario internacional que se suma a las medidas ilegales de despojo de los fondos del pueblo venezolano, por medio de las impropiamente llamadas “sanciones económicas”.

_Señalamos como absurdo y contraria al derecho internacional el ofrecer millones de dólares a quien ofrezca información sobre el paradero del presidente y otros altos cargos del gobierno bolivariano, pues todos ellos tienen domicilio reconocido y están trabajando abnegadamente en la preparación del pueblo para enfrentar la pandemia provocada por el Covid 19 y otros agentes de agresión externa.

Convocamos a todas las organizaciones populares, sociales, gremiales, a las Iglesias cristianas de Brasil y América Latina, a realizar una labor informativo/educativa sobre la escalada de agresión del imperio estadunidense y sus cómplices contra pueblo hermano de Venezuela. Les invitamos a denunciar la actitud criminal del imperio que, en lugar de suspender las llamadas sanciones en contra de Venezuela en estos tiempos de pandemia, las aumenta, presentando una acusación judicial por narcotráfico totalmente infundada y contraria a los informes técnicos de los organismos especializados en el tema.

 Confiamos en la capacidad defensiva del pueblo y ejercito bolivarianos, formando un frente inexpugnable para resistir. Confiamos también en la solidaridad combativa de los pueblos latinoamericanos conscientes y organizados. Pensamos que en la actual situación de crisis mundial es muy posible se dé en sectores conscientes del pueblo norteamericano una información veraz sobre sobre la política imperial contra Venezuela y un rechazo creciente del pueblo norteamericano a su gobierno imperialista! ¿Será que no existe memoria de las protestas contra la invasión Norteamericana a Vietnam?

Hacemos un llamado especial a los organismos de Derechos Humanos, a las iglesias cristianas de Estados Unidos, Canadá, Países del Grupo de Lima, especialmente de Colombia y Brasil, a denunciar como una guerra de agresión criminal las acciones que está organizando el gobierno norteamericano, como bloquear el abastecimiento de la población y agredir militarmente al pueblo venezolano. En cualquier agresión imperialista en contra de otro país, el silencio de gobiernos u otras organizaciones políticas significa ser cómplice del imperio!

LIGA LATINOAMERICANA DE IRREDENTOS – Brasil, 03 de abril de 2020 AMAR, LUCHAR Y TRANSFORMAR.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: