25 Marcha del Silencio en Uruguay: Cuando la memoria dice presente

Por Laura V. Mor/ Resumen Latinoamericano Cuba.

Este 20 de mayo se cumplieron 44 años de la aparición sin vida de cuatro uruguayos que se encontraban exiliados en Argentina. En aquel entonces Uruguay se encontraba bajo la dictadura cívico-militar que comenzó el 27 de Junio de 1973 enmarcada en el Plan Cóndor y culminó el 1 de marzo de 1985, doce años después.

En 1986, ya en democracia y bajo la Presidencia de Julio María Sanguinetti se aprobó la Ley de Caducidad, que, en un intento institucional de olvido, implicó la ausencia de investigación y enjuiciamiento por parte del Estado uruguayo de los crímenes cometidos durante el gobierno de facto, algo similar a lo que ocurrió en Argentina con la promulgación de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final durante la presidencia de Raúl Alfonsín.

En Uruguay esa Ley de Caducidad fue llevada años después, en 1989, a referéndum en medio de una gran campaña de boicot, lo cual llevó a un resultado negativo y que hoy, aún se mantenga vigente.

Hace 25 años, al conmemorarse dos décadas de la aparición sin vida de Ellos eran el Senador Zelmar Michelini, el Presidente de la Cámara de Diputados Héctor Gutiérrez Ruiz y los exmilitantes guerrilleros Rosario del Carmen Barredo y William Whitelaw en Argentina, se realizó la primera Marcha del Silencio, la cual se repetiría cada año, volviéndose cada vez más masiva en concurrencia.

El 9 de agosto del 2000 bajo la presidencia de Jorge Batlle se formó la Comisión para la Paz, integrada por destacadas personalidades del país y tuvo como trabajo final (al igual que ocurrió en Argentina con la CONADEP al retornar la democracia) la elaboración de un informe sobre 260 denuncias de uruguayos detenidos-desaparecidos en los regímenes dictatoriales de Uruguay, Argentina, Chile, Paraguay y Brasil, presentándose el 10 de abril de 2003.

Durante el gobierno de Tabaré Vázquez, en 2005, se dejó de aplicar el artículo 4 de la Ley de Caducidad permitiendo así la reapertura de investigaciones judiciales e incluso, ingresar en Cuarteles del Ejército Nacional en busca de restos de detenidos-desaparecidos. Fernando Miranda, Ubagésner Cháves Sosa, Julio Castro, Ricardo Blanco y Eduardo Bleier fueron encontrados en esos Batallones.  El expresidente de facto Juan María Bordaberry fue condenado junto a otros represores y responsables por crímenes de lesa humanidad.

En 2009 la Ley de Caducidad fue nuevamente llevada a reférendum popular. Dos décadas después del primer intento fallido, las campañas de la oposición volvieron a lograr su objetivo.

Este 4 de mayo,  la organización Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos–Uruguay había solicitado el permiso al Poder Ejecutivo para realizar una cadena nacional con motivo de la conmemoración ya que por primera vez en 25 años  la marcha no sería presencial debido a la pandemia de Covid-19 que se extiende por el mundo, pedido que fue rotundamente rechazado por el gobierno de Lacalle Pou.

«Hacer de mayo el mes de la memoria» fue la respuesta de organismos de Derechos Humanos, sindicatos y partidos políticos de izquierda.

Así fue que este 20 de mayo «Son memoria y son presente, ¿dónde están?» fue la consigna bajo la que miles de uruguayos y uruguayas se hicieron sentir en los espacios públicos a lo largo del país y en las redes sociales, logrando que la fecha no pasara desapercibida.

Actualmente existen aún 191 detenidos-desaparecidos de los cuales se desconoce su destino. Por ellos y ellas es que el pueblo uruguayo continúa exigiendo memoria, verdad y justicia cada 20 de mayo.

Fotos: Gentileza de compañeros y compañeras de Uruguay/ Portada: PIT/CNT..

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: