COVID-19: Desarrollo humano global podría retroceder por primera vez en 30 años

Las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 aún no están completamente definidas. Pero todos coinciden en algo: el mundo no volverá a ser el mismo, costará muchísimo volver al punto anterior y, por el camino, muchas personas sufrirán todo tipo de conflictos. Según alertó este jueves el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las secuelas podrían ser más graves que las de la crisis financiera que entre 2007 y 2009 derrumbó a la economía mundial.

La emergencia de salud está acentuando las disparidades económicas y sociales. El nuevo informe de la organización «COVID-19 y desarrollo humano. Evaluando la crisis, imaginando la recuperación», advierte el deterioro de las condiciones a nivel sanitario, educativo y de calidad de vida.

«El desarrollo humano global, como medida combinada de la educación, la salud y las condiciones de vida en el mundo, podría retroceder este año por primera vez desde la introducción de este concepto en 1990«, aseguró el organismo. Añadió que los retrocesos en elementos básicos del desarrollo humano ya están en marcha en la mayoría de los países de todas las regiones, ya sean ricos o pobres.

La caída será mucho mayor en los países en desarrollo que en los más ricos. Disponen de menos recursos para manejar los efectos sociales y económicos de la pandemia. El coronavirus genera, además, nuevas desigualdades.

Según Achim Steiner, administrador del PNUD, a pesar de las diferentes crisis que enfrentó el mundo a lo largo de estas tres décadas, el desarrollo humano consiguió avanzar a diferentes ritmos en cada país. Sin embargo, señala el experto, el triple impacto del nuevo coronavirus en salud, educación e ingresos, puede alterar esta tendencia.

Por ejemplo, tras la muerte de 300.000 personas por la COVID-19, las estimaciones para este año apuntan a una caída del 4% de la renta per cápita mundial.

En tanto, con el cierre de escuelas las estimaciones del PNUD indican que el 60 % de los niños y niñas en el nivel primario no están recibiendo ninguna educación, lo que llevará a la desescolarización global a niveles desconocidos desde la década de 1980, explica el documento.

«El impacto conjunto de estos choques podría dar lugar a un retroceso inédito en los niveles de desarrollo humano. Y ello sin contar con otras consecuencias importantes, como en el avance hacia la igualdad de género«, dijo.

Con respecto a las estrategias a corto plazo, el PNUD propuso la adopción de intervenciones enfocadas en la equidad para impulsar la reacción de las economías y las sociedades, de manera que se logren mitigar los profundos efectos de la pandemia.

El director de la Oficina del Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD, Pedro Conceição, señaló: “Esta crisis muestra que si no somos capaces de integrar la equidad en nuestras políticas muchas personas quedarán atrás. Esto cobra especial relevancia en el caso de las nuevas necesidades del siglo XXI, como el acceso a Internet, que nos permite aprovechar los beneficios de la teleeducación, la telemedicina y el trabajo desde casa”.

El estudio sugiere que la aplicación de medidas centradas en la igualdad tendría un costo razonable. Por ejemplo, cerrar la brecha digital en los países de renta media y baja solo costaría un 1% de los paquetes de estímulo fiscal aprobados en todo el mundo hasta el momento en respuesta a la COVID-19.

AT/RL/ Foto de portada: TRT. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: