Cuba: A cien años del natalicio de Celia Sánchez Manduley, clandestina, guerrillera y revolucionaria integral

Por María Torrellas/ Resumen Latinoamericano

Hace cien años nacía el 9 de mayo de 1920, en Media Luna, Cuba, Celia Sánchez Manduley. Celia integraba el Movimiento 26 de Julio, y desde allí organizó junto a Frank País, la red clandestina de campesinos y campesinas que fue vital para la supervivencia de la guerrilla que dirigía Fidel Castro. Más tarde se fue a la Sierra Maestra y junto con Fidel forman el batallón de mujeres «Mariana Grajales». En la Sierra fue una combatiente revolucionaria, encargada del abastecimiento y de todas las personas que sufrían la represión, la persecución y la muerte. Amadrinó niños y niñas, que se quedaban huérfanas. Combatiente integral junto a sus compañeras, Vilma, Haydée y Teté Puebla, entre otras. Asumió muchas tareas importantes en la Revolución: los lugares turísticos, los parques, lugares de esparcimiento y belleza, eran ideas de ella. Se ocupó fervientemente de atender a los y las huérfanas de la guerra revolucionaria, y no distinguía entre la infancia que descendía de la guerrilla o de los militares de Batista. Gracias a Celia existe el archivo más detallado de todo lo ocurrido en el tiempo guerrillero y en la Revolución.

Compartimos los testimonios sobre Celia Sánchez de compañeras cubanas que entrevistamos para el documental: Cubanas, Mujeres en Revolución. Respondían a la pregunta : ¿Con qué revolucionaria cubana se indentificaban?, estas son sus respuestas.

Marta Ayala Avila, Vicedirectora del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología.

«Celia la tengo también muy presente, me estoy leyendo una biografía de ella, entonces, ayer comentaba con algunos de mis colegas que Celia era una persona muy importante en la Revolución Cubana. Fue capaz de construir una red en Manzanillo, de donde era ella, para apoyar lo que estaba ocurriendo en la Sierra, realmente con mucha inteligencia, con mucha humildad. Yo subí el Pico Turquino y me informé y supe que ella fue una de las personas que subió el busto de Martí , porque su padre lo financió, y eso siempre me hizo sentir muy orgullosa. Después cuando triunfa la Revolución todo lo que ella hace por la Revolución, sin ser tan presente quizás, pero lo es, porque la gente la recuerda mucho, sobre todo la generación que pudo convivir con ella.

Entonces, me parece que es un ejemplo y es un ejemplo también por una cosa que les decía a mis colegas y es lo femenina que era; o sea, que auque seas combatiente, aunque seas guerrillera, aunque trabajes mucho, la femineidad no está desligada de eso y eso pienso también que abre corazones, ¿no?»

Isabel Moya Richard, fue una periodista, investigadora y profesora cubana. Dirigía la Editorial de La Mujer.

«Mira, yo diría que hay muchas que me habitan, yo soy una mujer habitada por muchas mujeres, ¿no? escoger una sola sería muy difícil pero hay algunas que para mí son transcendentales.

Ahora, ya en la segunda mitad del siglo XX, hay varias mujeres importantes que a mí me han estremecido profundamente. Mira, Celia Sánchez, porque Celia logró llevar desde la Sierra Maestra y después en la construcción de la sociedad, el concepto de pueblo, el concepto de que la Revolución no son los líderes de la Revolución sino que es el pueblo. Celia era una mujer que tenía eso muy cerca, hizo obras preciosas que todavía están. Pero la gente la recuerda porque la gente le escribía, la llamaba, le presentaba sus preocupaciones y ella siempre respondía».

Tamara Velázquez López, directora de Información y Análisis.

«La historia de Cuba está llena de mujeres insignes. Pero yo, si hay una figura de la historia cubana que a mí me ha impactado es Celia. La pasión con que Celia cuidaba del Comandante que es célebre la amistad que tenían. También su incansable fuerza, Celia no se paraba y era una mujer que a mi juicio era muy compasiva pero a la vez muy firme en sus planteamientos, muy recta en su disciplina y era amiga de todos. Yo diría que de las grandes mujeres de Cuba si una figura a mí me ha llamado la atención ha sido Celia.»

Celia y Haydée

Irina Eiranova González_Elías: siquiatra infantil y medica interanacionalista.

«De la lucha en la Sierra qué decirte de Celia Sánchez, hija de un médico que desde el primer momento que escuchó que venía Fidel, fue de las que corrió a su encuentro y estuvo hasta el ultimo momento de su vida a su lado, organizando. Celia fue la madre de muchas niñas y niños campesinos, promovió tantas cosas lindas y buenas que tenemos. Se llevó numerosas niñas y niños campesinos para La Habana, a fin de darles estudios».

Aniet y Devorah , payasas terapeúticas

Aniet y Devorah pertenecen al grupo La Colmenita, que trabaja con niños y niñas de toda La Habana. Es desde ahi que hacen el movimiento de Payasas Terapéuticas que trabajan con las criaturas que que pasan largos períodos en los hospitales y sobre todo la práctica de la solidaridad.

Aniet Venereo : «Mira, Celia, para mí era una estratega y una valiente, tenía tanto arrojo. Era tan centrada y tan segura en cada cosa que hacía pero era tan humana, tenía tanto sentido de la belleza, en la sencillez, en la Naturaleza, o sea, Celia iba directo a todos los temas. Cuántos lugares tienen que ver con la obra de Celia, la Naturaleza, los parques, los espacios naturales, la mayoría lo creó ella. Cómo una persona tan bella, para mí era bella, su manera de vestir, los niños que tenía siempre a su alrededor y cómo hacía una labor tan humilde, digamos, o sea, que no se veía tanto en público y esta Revolución le debe tanto a una persona tan sencilla como alguien como ella, y que además demostró tanta capacidad de organizar la clandestinidad».

Devorah Rojas: «A mí me llega, no sólo porque fue la primera mujer que llegó a la Sierra Maestra, que no había llegado ninguna, que se veía además como algo para los hombres y ella fue una de las que demostró que no, ella y muchas más, ¿no? estaba Vilma, en fin. Pero a mí me llama mucho la atención de Celia lo detallista que era, o sea, Celia iba al detalle, desde guardar una hojita, o a pintar las palabras, para que quedara en la memoria histórica. Celia posiblemente sea la responsable de que hoy conozcamos y tengamos parte de la historia, de la historia real, de lo que se decía, de lo que pasaba, ella se encargó de guardar todo. Incluso hay una anécdota que alguien le preguntó, Celia, ¿para qué tú guardas eso?, y ella dijo, porque va a hacer falta, esto va a ser importante, después contará toda nuestra historia.

Y luego también su cercanía con los niños, su ser inmenso de madre, por decirlo de alguna manera. Ella se creó la misión, no creo que se la hayan dado, porque fue muy natural de ella ir a los niños y niñas y de cuidar y velar por ellos. Desde hacer un parque hasta hacer hogares para que tuvieran los niños y niñas que había perdido sus padres en la guerra, niños que precisamente no tenían dónde estar y que habían quedado desamparados y ella se encargó de eso. O sea, desde la historia hasta los niños, hasta un parque, no sé, un Coppelia, ese tipo de cosas que pueden parecer pequeñas pero que llenan nuestras vidas.

Porque sí, a veces conocemos las grandes historias y las grandes epopeyas pero esas cosas pequeñitas, que vienen desde su padre que apoyó para que subieran el busto de Martí al Pico Turquino. Yo creo que yo tuve un padre como el de Celia, creo, que si hubiera podido hubiera puesto el busto de Martí.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: