Cuba afirma que inclusión en lista de países que no colaboran con el combate al terrorismo es una represalia de Estados Unidos

El embajador de Cuba en Estados Unidos, José Ramón Cabañas, afirmó hoy que la inclusión de su país en la lista de naciones que no colaboran en el enfrentamiento al terrorismo es una respuesta ante el emplazamiento público que hizo el ministro de Relaciones Exteriores de la Isla, Bruno Rodríguez, al Gobierno de Estados Unidos, por el ataque a su representación diplomática en Washington, el 30 de abril pasado.

En su cuenta de twitter el funcionario escribió: “Ayer @BrunoRguezP emplazó a gobierno estadounidense x no condenar públicamente el ataque terrorista contra @EmbaCubaEEUU. La respuesta hoy es incluir a #Cuba en lista espuria de países que no colaboran totalmente con la lucha antiterrorista”.

Por su parte el director general de Estados Unidos de la Cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, insistió en que la nación caribeña es en realidad víctima del terrorismo organizado, financiado y ejecutado por Estados Unidos, o con la complicidad de su gobierno, de lo cual hay una larga historia que lo confirma. 

Este miércoles el Departamento de Estado norteamericano incluyó a la Mayor de las Antillas en su lista de países que no cooperan completamente en la lucha contra el terrorismo, junto a Venezuela, Irán, Siria y la República Popular Democrática de Corea.

La Isla había sido retirada de esa categoría desde el 2015, durante el periodo de acercamiento entre ambos gobiernos, por lo que su reincorporación ahora, bajo el argumento de la supuesta protección a miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia, reafirma la vuelta a los momentos más tensos de esos vínculos.

Aun cuando se mantienen abiertas las embajadas en las respectivas capitales, la administración de Donald Trump ha llevado en ascenso el congelamiento de las relaciones, a partir de numerosas acciones y sanciones económicas, que no cesan ni siquiera en medio de la pandemia de COVID-19 y ante el reclamo internacional.

El hecho más reciente ha sido la actitud asumida por el Gobierno estadounidense ante un ataque con arma de fuego a la misión diplomática cubana en Washington, que llevó a que la víspera el canciller Bruno Rodríguez acusara al Gobierno y su Departamento de Estado de asumir un silencio cómplice en relación con lo ocurrido

Rodríguez igualmente denunció que esos acontecimientos son “resultado directo de la política agresiva del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba y de la tolerancia e instigación a la violencia de políticos y grupos extremistas anticubanos que han hecho de los ataques de este tipo un medio de vida”.

Asimismo, demandó una investigación exhaustiva y transparente de los sucesos, sus circunstancias y las relaciones del autor con grupos violentos e individuos que promueven el odio hacia Cuba.

Para la Isla, aunque no es nueva la inclusión en la lista de países que no actúan contra el terrorismo (estuvo en ella desde 1982 hasta el 2015), estar en ella es, además de ofensivo por considerarse víctima de este tipo de actividades, una sanción que opera en los campos simbólicos y económico.

Si bien en el terreno simbólico se contribuye a crear una imagen negativa del país frente a la opinión pública mundial, es en el ámbito económico donde cobra dimensiones concretas, al permitir intensificar la aplicación de las medidas financieras del bloqueo estadounidense vigente.

Ser miembro de la lista tiene, además, implicaciones legales en cuanto a restricciones a las exportaciones, el comercio, el acceso a la ayuda al desarrollo y los créditos, por solo mencionar otras expresiones concretas de la medida.

KMG/RL

Foto de portada de El PAIS 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: