Cuba reajusta plan de la economía por afectaciones de la Covid-19 y mira a futuro

Cuba decidió reajustar su economía, para de manera organizada responder a los efectos que en el país tiene y tendrá la pandemia provocada por la Covid-19, aún cuando el número de contagios se reduce día a día en la isla.

Así ocurrió en reunión del Consejo de Ministros encabezada por el presidente Miguel Díaz-Canel y el primer ministro, Manuel Marrero, cuando el país está por arribar al segundo mes de enfrentamiento a la enfermedad y en el día en que el Ministerio de Salud Pública reportó el menor nùmero de casos positivos, 17, y un acumulado de mil 685 y 954 recuperados.

En el encuentro se aprobó rectificar el Plan de la Economía 2020 con el objetivo de conducir al país de manera más objetiva y crear las condiciones de la recuperación, según publicó el sitio de la Presidencia de la República.

Según explicó el viceprimer ministro, Alejandro Gil  Fernández, “es muy importante en este proceso de ajuste proteger las exportaciones, priorizar la producción nacional de alimentos, medicamentos y aseo; intensificar las medidas de ahorro de recursos de todo tipo, no solo los energéticos; y no paralizar la actividad productiva ni la comercialización de recursos básicos». 

Cuba, con una economía abierta, vio reducida drásticamente sus fuentes de ingreso, en particular la industria turística.

El país se vio obligado a cerrar puertos y aeropuertos, hoteles y otras instalaciones y servicios generadores de divisas, tan necesarias para un país bloqueado por la potencia económica y  militar más fuerte del planeta.

Después de detallar el plan de ingreso en divisas que tenía Cuba y las afectaciones provocadas por la pandemia en el turismo, los servicios aeroportuarios, las recaudaciones consulares, entre otras importantes actividades, Gil Fernández consideró que “ello obliga a un ajuste del Plan, sobre la base de la reducción de los gastos”.

“Una economía con cero turismo y arreciamiento del bloqueo, no puede seguir trabajando normalmente y que nada pase. Hay que dar los argumentos con transparencia, para que todos nos unamos; ajustarse a la realidad e imponerse a ella con trabajo”, acotó.

No podemos hacer todo lo que teníamos previsto, subrayó, ni pretender que ninguna actividad económica se afecte. Tenemos obligatoriamente que posponer algunas, ralentizar el ritmo de otras y prepararnos para la recuperación.

Al respecto, destacó que este ajuste “no es para acomodar la economía al escenario actual, sino para reducir y eliminar gastos e imponernos al complejo contexto”.

Cuba defenderá sus producciones de tabaco, ron, carbón vegetal, productos biotecnológicos  y otros exportables, e incluso creará reservas para cuando el mercado internacional se estabilice.

Una premisa resultará potenciar la producción  agropecuaria y destinar recursos materiales y financieros preferentemente a conseguir cosechas con rápido impacto en la mesa de los cubanos, léase arroz, plátano, frijol, maíz, boniato, huevos, carne de cerdo y ganado menor; priorizar la acuicultura y también la producción nacional de alimento animal.

A la par,  se favorecerá la reubicación laboral y el trabajo a distancia; se regulará la venta de productos alimenticios y de aseo y no se incrementarán precios.

Señaló el viceprimer ministro que se trabaja para tener las menores afectaciones a los trabajadores y la población en general, pero las habrá, pues no se puede distribuir una riqueza que no se ha creado.

 “Ante este impacto en toda la economía, hay que ahorrar cuanto podamos, ese es el elemento primario”, indicó a su vez el primer ministro, Manuel Marrero

 “En estas condiciones el Estado tiene que asumir la planificación y cada vez esta tiene que ser más inteligente y precisa”, señaló ante los miembros del Consejo de Ministros el presidente Díaz-Canel.

Al respecto subrayó que la crisis impactó con más fuerza en aquellas naciones donde el neoliberalismo redujo el Estado al mínimo. “¿Y cuáles han sido los países que mejor han soportado la crisis?  En los que ha existido una intervención eficiente del Estado”, enfatizó el gobernante.

Al valorar los pasos a seguir por la Mayor de las Antillas, el Jefe de Estado subrayó que hay que diseñar, ante todo, la etapa de recuperación.

“¿Cómo nos vamos a ir abriendo en el turismo, cómo nos vamos a ir abriendo en los vuelos, desde qué países, con qué sectores; cómo vamos a ir abriendo las actividades económicas y sociales, en qué magnitud, con qué conceptos”?, añadió.

Díaz-Canel indicó estudiar “qué experiencias de las que hemos vivido en estos meses de enfrentamiento a la pandemia nos han demostrado que tienen que quedarse para siempre«.

No podemos conformarnos, agregó, con el ajuste al Plan y la planificación para el 2021, porque estamos enfrentando una crisis mundial. En ese difícil contexto, aclaró, nosotros tenemos que salir con cosas distintas, y preparar una Estrategia de Desarrollo Económico y Social, donde se ratifique que no podemos seguir haciendo las cosas de la misma manera.

El gobernante instó a implementar  cuestiones que están pendientes de implementación en la Conceptualización del Modelo Económico y Social y las Bases del Plan de Desarrollo Económico  y Social hasta 2030.

“Hay que tener valentía y tenemos que hacer cosas diferentes, haciendo lo mismo no vamos a resolverlo, ni vamos a avanzar más”, alertó.

El jefe de Estado enfatizó “mantener la justicia social, la equidad, las oportunidades sociales para los de menores ingresos y las políticas públicas, que ayuden a los más vulnerables”.

OOL/RL

Foto de portada tomada de Estudio Revolución 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: