Cuba y los preparativos en el turismo

Por Hedelberto López Blanch/RL

En estos tres últimos meses donde ha sido detenida toda la cadena hotelera cubana debido a la pandemia de la Covid-19, el país ha estado trabajando en la reparación y mantenimiento de las instalaciones y previendo las futuras medidas higiénico-sanitarias para cuando se elimine la pandemia prestar los servicios adecuados.

En lo que se ha dado en llamar “el nuevo turismo”, los trabajadores del sector han estado volcados en el enfrentamiento al coronavirus, asunto primordial para la nación aunque ya se han comenzado a divulgar algunos reportes en torno al comienzo de la recuperación de esta industria.

Informaciones sobre esta importante actividad económica en el mundo y el posible reinició de las actividad en algunos país llegan continuamente a todos los posibles interesados.

En ese sentido, el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz, en una comparecencia en la televisión, informó que

Dichas versiones, pueden sustentarse en pronunciamientos que Cuba se mantiene atenta a las ideas de distintos mercados para recuperar la industria de los viajes, cuando se pueda. Asimismo, varias aerolíneas anuncian ventas de boletos hacia la Isla y otras proponen viajes para el verano entrante.

El Ministerio de Turismo en un reciente comunicado aclaró que teniendo en cuenta la situación actual de desarrollo de esta enfermedad en Cuba y en el mundo, se enfoca en la mejora continua de las instalaciones hoteleras y extrahoteleras, así como en la elaboración de protocolos higiénico-sanitarios, para enfrentar el reinicio de las actividades turísticas.

Pero a la par dejó bien claro que en “aras de proteger la seguridad sanitaria nacional, premisa fundamental del Estado cubano, no se abrirán nuestras fronteras, ni se activarán los servicios turísticos, hasta tanto sea indicado por el Gobierno de la República de Cuba”.

Pensando con luz larga, varias cadenas hoteleras laboran sin descanso como Islazul que impulsa acciones para mejorar el confort de sus instalaciones y en la recuperación de habitaciones, según expresó Carlos Manuel Cabanes Rivero, director de la Sucursal en La habana.

Cabanes significó que el turismo no va a ser el mismo porque los clientes tendrán otra percepción del riesgo y serán más exigentes con las medidas de seguridad higiénico-sanitarias.

El trabajo futuro, añadió, no se limitará a la obtención de una licencia sanitaria que se otorga para requerimientos básicos, sino habrá que ir mucho más allá como las pesquisas a los trabajadores activos, y otras en cuanto a la higiene en los puntos de entrada a las instalaciones. Son medidas que se quedan como garantías, ante los nuevos clientes.

El semanario Opciones reportó que el Grupo Hotelero Cubanacán mantiene en la prioridad de sus planes actuales la mejoría de las áreas de servicios internos de los trabajadores, así como de las habitaciones, de las zonas públicas y la continuación de las inversiones planificadas.

José Garrido, vicepresidente de Operaciones del Grupo enfatizó que se trabaja en la revisión de los estándares bajo los cuales operan las distintas marcas hoteleras que distinguen a esa entidad, teniendo en cuenta las nuevas exigencias surgidas a partir de la pandemia “para que cuando se haga la reapertura haya máxima higiene y seguridad sanitaria”.

Por su parte, el Grupo Gran Caribe, emprende obras de reparación y mejoramiento del confort de las instalaciones, adelanta los planes de mantenimiento constructivo del año y acomete diversas mejoras de productos que se ofrecerán a clientes nacionales y foráneos durante la etapa de recuperación.

En el balneario de Varadero prosiguen las inversiones que mejoran la calidad del producto que ofrecerá a los visitantes, cuando el contexto epidemiológico permita restablecer las operaciones turísticas.

Para Gabriel Escarrer, director ejecutivo de la reconocida cadena española Melía Hotels International, Cuba constituye un destino importante para la recuperación turística internacional post Covid-19.

Escarrer puntualizó que la condición de Isla le ofrece más posibilidades para el control epidemiológico y su insularidad la hará posicionarse como destino seguro, nuevamente, una vez que la pandemia permita retomar el turismo internacional. Lo importante será vender seguridad, sumado a lo espectacular de sus parajes.

Cuba se prepara al máximo para cuando se reinicien las jornadas turísticas brindar a vacacionistas nacionales y extranjeros, confort, seguridad, diversión y alegría en su oasis insular.

Foto de portada: Hosteltur

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: