El acto terrorista contra la Embajada de Cuba es resultado directo de la política agresiva del Gobierno de Estados Unidos, afirma canciller

El ametrallamiento contra la Embajada de Cuba con un fusil de asalto y con la intención de matar es resultado directo de la política agresiva del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba y de la tolerancia e instigación a la violencia de políticos y grupos extremistas anticubanos”.

Así afirmó este martes en conferencia de prensa el Ministro de Relaciones Exteriores de la Isla, Bruno Rodríguez, quien denunció el silencio cómplice de la Casa Blanca con estas acciones.

El canciller dijo que el Departamento de Estado y el Gobierno de los Estados Unidos lamentablemente han optado por silenciar el grave ataque ocurrido el 30 de abril, pues hasta este instante no se ha producido ninguna declaración pública de condena a este hecho ni de rechazo a un acto terrorista.

Rodríguez enfatizó en que es necesario preguntar al Gobierno de Estados Unidos cuáles son sus motivaciones para mantener silencio, para alejar a la opinión pública de lo sucedido y para no lanzar mensajes de disuasión de actos como este, como debería hacer en cumplimiento de sus obligaciones legales como país sede de misiones diplomáticas.

El Ministro cubano señaló que se trata de un hecho que no puede verse separado, sino como un resultado directo de la política y del discurso agresivo del Gobierno norteamericano contra la nación caribeña y del discurso de odio y la permanente instigación a la violencia de políticos estadounidenses y grupos extremistas anticubanos que han hecho de este tipo de ataques su medio de vida.

Puntualizó que la conducta del autor del atentado, Alexander Alazo, al que se le adjudican enfermedades mentales, revela algunas conexiones con grupos e individuos dentro de Estados Unidos con una trayectoria conocida de manifestaciones de odio y de instigación a la violencia o incluso al terrorismo contra Cuba.

Al respecto, Rodríguez detalló que Alazo, durante su periodo de residencia en Miami se asoció a un centro religioso llamado Doral Jesús Worship Center, donde regularmente se reúnen personas con reconocida conducta a favor de la agresión y el extremismo contra la Isla.

Mencionó entre esos contactos al pastor Frank López, vinculado al senador Marco Rubio y al congresista Díaz-Balart; y también al ciudadano de origen cubano Leandro Pérez, quien en sus redes sociales ha promovido acciones de magnicidio contra el primer secretario del Partido Comunista de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, y el Presidente Miguel Díaz-Canel, además de la utilización de drones para atacar lugares específicos en La Habana.

Significó que el acusado, quien dice ser perseguido por grupos criminales cubanos o del propio Gobierno cubano, de acuerdo con su propia declaración y la de su esposa, había visitado las oficinas de varias agencias de aplicación de la Ley en Estados Unidos para hacer esa denuncia, sin embargo, se desconoce qué curso les dieron a esas acusaciones.

Resulta sospechoso, aseguró el canciller, que estas entidades no tuvieran información sobre los contactos de este individuo, cuando es conocido que tienen un monitoreo constante y preciso de los grupos violentos que actúan incluso contra Cuba en ese país. También estas actitudes acusan negligencia en la conducta del Gobierno de Estados Unidos, que no hizo nada ante informaciones relevantes e incumplió su obligación de prevenir el ataque a la misión diplomática, del cual recibió señales suficientes.

El Ministro de Exteriores cuestionó por qué una persona con antecedentes de enfermedad mental tiene licencia de conducción y licencias para portar armas, y cómo alguien que no tiene dinero puede adquirirlos, así como la cocaína que fue encontrada en su vehículo. “Corresponde al Gobierno realizar una investigación exhaustiva a fondo que permita determinar de dónde salió el dinero utilizado”, añadió.

Rechazó la suposición de la existencia de grupos criminales en Cuba o crimen organizado, lo cual es conocido por Washington y el resto del mundo.

Asimismo, dio a conocer que la conducta de Alazo en la Isla fue completamente normal durante los años que vivió y en sus visitas, al igual que en su relación con los consulados cubanos que le brindaron servicios durante su estancia en el exterior.

Es muy difícil separar la acción de Alazo del discurso constante de los funcionarios del Gobierno de Estados Unidos contra Cuba, contra nuestra cooperación médica”, insistió el Jefe de la diplomacia de la Mayor de las Antillas, y reiteró que el Gobierno de Cuba espera por los resultados de una investigación exhaustiva y a fondo de este ataque terrorista.

KMG/ RL/ Foto de portada: Embajada de Cuba en EEUU/ Twitter. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: