Grupos antivacunas pueden arriesgar inmunidad de grupo frente a un hipotético preparado contra el SARS-CoV-2

Un nuevo estudio que ha examinado las interacciones de casi 100 millones de personas en sus páginas de Facebook, alerta del peligro que los movimientos contra la vacunación suponen ante el nuevo coronavirus, al ser estos más influyentes que los grupos a favor.

Los autores, un equipo liderado por la Universidad George Washington (EE UU), ha mapeado la opinión sobre las vacunas que casi 100 millones de personas han expresado a través de Facebook, informa la agenciasinc.es. Según los resultados, publicados en la revista Nature —dice el reporte—, el movimiento antivacunas es minoritario numéricamente, pero realiza un mayor número de interacciones.

Analizar cómo la desconfianza en la inmunización puede evolucionar en las comunidades virtuales, fue el objetivo de la investigación, que examinó las páginas en dicha red social porque, “a diferencia de Twitter, en la que se centran muchos académicos por sus datos de libre acceso, en Facebook las comunidades se desarrollan, nutren narrativas en profundidad e intercambian ideas y material sin ninguna limitación de longitud”, expresó a SINC Neil Johnson, investigador de la universidad estadounidense y uno de los autores del trabajo.

Así, los científicos recopilaron los grupos de Facebook que hablaban sobre vacunas en todos los idiomas y países y los clasificaron como indecisos, pro y antivacunación, señala la fuente.

Luego analizamos los clúster a los que estas páginas se conectaban; es decir, las interacciones y enlaces que se hacían a nivel de toda la página. No miramos información individual«, recalcó Johnson.

El experto especificó que, el tamaño de cada clúster estaba determinado por el número de fans de una página en particular, que los resultados mostraron que las páginas antivacunas son una minoría, pero están posicionadas en el centro de la red. Esto “significa que tienen muchas interacciones y están muy relacionados con los grupos con opiniones neutrales».

En cambio, “los grupos a favor de la inmunización aparecieron en la periferia del mapa”, hecho que para los autores “indica que los grupos en contra de las vacunas pueden llegar más fácilmente a los grupos neutrales e influir en su opinión”.

Asimismo, el equipo científico reprodujo el crecimiento de este movimiento y predijo que podría ser la visión dominante en apenas una década.

La importancia de esta investigación radica en que “advierte una creciente y compleja red mundial que desconfía de las vacunas, que no solo amenaza el aumento de enfermedades como el sarampión, sino también de la COVID-19”, dijo Johnson.

Y, en este sentido alertó que “cuando surja una vacuna para la COVID-19, existe el peligro de que no haya suficientes personas que quieran vacunarse y no se logre la inmunidad de grupo”, lo que podría impedir el fin de la pandemia.

La nota también hace referencia a una encuesta realizada en Francia en marzo del año en curso, mediante la cual se detectó que hasta un 26 por ciento de los encuestados era reticente a aceptar la hipotética vacuna para la COVID-19.

Por otra parte, el estudio del equipo liderado por la Universidad George Washington mostró que “estos mismos grupos también discuten la desconfianza en el cambio climático o tratamientos para otras enfermedades como el cáncer”, lo que Neil Johnson calificó como un riesgo para el apoyo público a la ciencia.

FP/RL

Foto de portada de El Periódico

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: