Inclusión de Cuba en lista de países que no combaten el terrorismo es un acto deliberado y deshonesto

El director de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Carlos Fernández de Cossío, catalogó este miércoles la inclusión de su país en la lista de Estados que no combaten el terrorismo, como un acto deliberado y deshonesto.

En un intercambio con la prensa el diplomático dijo que esta lista es ilegítima y no tiene ningún reconocimiento en foros internacionales o por los órganos colegiados en la lucha contra el terrorismo.

Es una lista estrictamente unilateral, señaló, que busca desacreditar a la Isla y presionar a terceros países en sus relaciones con esta. Se trata de un medida de carácter político, añadió.

Fernández de Cossío aludió al incremento de la hostilidad y la agresión verbal de Estados Unidos hacia la nación caribeña, y al recrudecimiento del bloqueo como su principal expresión.

Refirió que la administración de Donald Trump ha tomado medidas como el intento de impedir la llegada de combustibles que requiere la economía cubana para su funcionamiento. “Es una medida extrema, una medida que hemos calificado como no convencional en un período en que no existe una guerra entre los dos países”, apuntó.

Agregó que el Gobierno estadounidense se ha propuesto reducir al mínimo los intercambios y la cooperación bilateral que llegó existir entre ambas naciones, incluso en temas tan sensibles como la aplicación y el cumplimiento de la ley, el combate al narcotráfico y al terrorismo.

Comentó que ha puesto además la mayor cantidad de obstáculos posibles para los intercambios que no dependen del gobierno, como los académicos, culturales, religiosos, deportivos, científico-técnicos, de salud y lo que es más curioso en un año electoral, a los vínculos entre los cubanos de uno y otro lado de la Florida.

El Director de Estados Unidos de la Cancillería, ante una pregunta sobre el impacto del bloqueo durante la pandemia de COVID-19, explicó que esta se ha vivido con la gran limitación de saber que no se pueden adquirir productos, componentes o materiales que son de fabricación estadounidense o hechos por empresas que tienen algún vínculo con Estados Unidos.

“Se alega que si Cuba solicita una licencia podría hacerse la venta, pero nadie que conozca al comercio internacional y en particular cómo funciona el comercio cuando hay necesidades urgentes como esta, puede suponer que se pueden resolver los problemas mediante procesos deliberadamente dilatados como los que establece el Gobierno de Estados Unidos”

En cuanto a los ataques a la cooperación médica, el diplomático enfatizó en que tienen como objetivo demostrar que Cuba es un país inviable.

El sistema de salud estadounidense es un tema de preocupación de los electores desde antes de la emergencia sanitaria por la enfermedad del nuevo coronavirus, detalló Fernández de Cossío. Por tanto, “para ellos resulta inaceptable tener a un país que intentan desacreditar, con un sistema de salud vigoroso” que no solo es capaz de garantizar la salud de su pueblo, sino que su colaboración médica internacional presta servicios a millones de personas en el mundo.

El funcionario insistió en que esta cooperación se realiza sobre la base de acuerdos bilaterales completamente legítimos, que descansan en los principios de lo que Naciones Unidas ha definido como cooperación sur-sur.

KMG/RL

Foto de portada de ACN 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: