La mezcla genética, una constante en la historia humana

Las primeras visiones genéticas sobre el movimiento y las interacciones de las poblaciones que vivieron en distintas regiones de Asia occidental entre dos importantes eventos de la historia humana -los orígenes de la agricultura y el surgimiento de algunas de las primeras ciudades del mundo-, son proporcionadas por un nuevo estudio, dirigido por el centro de investigación Max Planck-Harvard para la arqueociencia del antiguo Mediterráneo, informó Europa Press.

Indica el reporte que, mediante el análisis de los datos de ADN de 110 restos óseos fechados de 3.000 a 7.500 años atrás, provenientes de sitios arqueológicos de Anatolia (actual Turquía), el Levante del Norte (que incluye países de la costa mediterránea como Israel y Jordania), y naciones del Cáucaso meridional (como las actuales Armenia y Azerbaiyán), los científicos pudieron describir dos eventos genómicos ocurridos hace unos 8,500 y 4,000 años, que apuntaban a una mezcla genética a largo plazo en la región y a movimientos sutiles de población dentro del área.

Dentro de este ámbito geográfico -explicó Christina Warinner, autora principal de un artículosobre la investigación publicado en la revista Cell-, hay una serie de poblaciones distintas, grupos ideológicos distintos que interactuaron bastante y no ha quedado realmente claro hasta qué punto la gente se estuvo moviendo realmente o si esta es simplemente un área de alto contacto del comercio.

Así, «observamos que —en lugar de que este período se caracterice por migraciones dramáticas o conquistas—, una lenta mezcla de diferentes poblaciones, una lenta mezcla de ideas, filtra un crisol: el surgimiento del urbanismo, el surgimiento de las ciudades”, sugirió la también profesora asistente de antropología en la Facultad de Artes y Ciencias de Harvard.

Asia occidental —que incluye el Medio Oriente moderno—, es una de las ubicaciones geográficas más importantes del mundo», añade la nota. “Al principio, no solo creó algunas de las primeras ciudades de la humanidad, sino que sus primeras rutas comerciales sentaron las bases de lo que se convertiría en la Ruta de la Seda, que unía comercialmente Asia, África y Europa”.

El texto también revela cómo un alto nivel de movimiento humano antiguo en la región de Asia Occidental no solo condujo a la difusión de ideas y cultura material, sino a una sociedad más conectada genéticamente mucho antes del surgimiento allí de las primeras ciudades del mundo; y no al revés, como se pensaba anteriormente. Es decir, hubo mezcla genética prolongada antes del surgimiento de las primeras ciudades del mundo.

FP/RL/ Imagen de portada: TinyCards. 

 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: