Lorena Montaña Zamora: “Lista para el futuro”

Por  Dailenis Guerra Pérez/ Resumen Latinoamericano Cuba

Foto cortesía de la entrevistada

Llenó el espacio vacío que existía en el matrimonio de sus padres con su nacimiento. Sus hermanos son estupendos, pero fue la más mimada de la familia por ser hija común y la última en nacer.

Desde un primer momento fue hermosa y delicada. Descendiente de maestra, se paraba con pocos añitos en medio de la plaza para en actos y homenajes danzar y declamar.

Tuvo tantas vocaciones que nos la pasábamos en vela, augurando su futuro incierto. Los años pasaban y ella volaba como golondrina en cielo abierto cuando de escoger se trataba. Le gustaban las letras, el periodismo, el turismo, la medicina. Su inteligencia le permitía escoger cualquier carrera que ofrecía la vocacional, por eso en la familia creció la expectativa.

Nos mantuvimos al margen, dando consejos, pero ella sabía muy adentro lo que quería. Marcó en la boleta como primera opción al periodismo y la casa se inundó de alegría.

Ahora sí estábamos claros, había que prepararse para una prueba de aptitud. Hay que leer, ver el noticiero, tener un nivel cultural elevado y buena caligrafía y ortografía, le dije. No escatimaba en nada de eso, pero consejos siempre son apropiados en edades tempranas y en momentos como esos.

Saber si aprobó las pruebas resultó un poco complejo, hurgamos por aquí y por allá, hasta que logramos el resultado. Ahora para estudiar el mejor oficio del mundo debe solo superar los exámenes de ingreso a la educación superior.

Llegaría entonces lo inesperado, la pandemia blasfemando amenazas que provocaron la suspensión de las clases y repasos para todos los alumnos, pero ella sigue adelante.

Con el apoyo de su familia estudia desde casa. No se detiene ni aburre. Lleva parejo su apego por los estudios y el uso de las redes sociales y el entretenimiento. Nunca había vivido una enfermedad tan penosa, ni había tenido que faltar a clases. Tampoco imaginó la ausencia de los profesores que están siempre pendientes de la preparación del estudiantado cubano.

Me expresa muchas ideas. Habla de retos, sueños y futuro:

El mayor reto que enfrenta el estudiantado cubano en tiempos del nuevo virus es prepararse desde los hogares, recibiendo las teleclases correspondientes al grado, para así, cuando hayamos podido superar esta gran crisis a la que se enfrenta el mundo en nuestros días, alcancemos resultados muy satisfactorios en cuanto a metas escolares y de superación se trata…Cuando atravesamos esta difícil situación no dejo de dedicar horas diarias al estudio de Matemática, Español e Historia, asignaturas claves para el ingreso a la Educación Superior. Observo las transmisiones televisivas dedicadas a encaminar la preparación del estudiante, con la presencia de mi familia; que juega un rol importantísimo en este momento. En tiempos de azotes, ese es nuestro frente de batalla, estar listos para el futuro, para ser los profesionales del mañana, los hombres de ciencia, los defensores de utopías. Pero no podemos olvidarnos de que somos jóvenes y que como es obvio debemos combinar recreación con estudio, pues no dejamos de dedicar tiempo a los materiales audiovisuales, internet, lectura, juegos de mesa, y las tan preciadas horas de sueño, todo esto respetando el aislamiento. Pero eso sí, con un propósito fundamental, alcanzar la carrera deseada, la verdadera vocación a la que dedicaremos todo nuestro empeño en años posteriores, para mí: el periodismo”.

Es muy joven aún, pero atesora grandezas en el interior de sus montañas. Tendrá que asumir grandes desafíos aún: las pruebas de ingreso, la beca por vez primera, la lejanía de su amor y de la familia tunera, la asimilación de nuevos contenidos… la distancia.

Lorena Montaña Zamora es una de los tantos estudiantes que se enfrentarán este año a las pruebas de ingreso a la educación superior como vía para continuar sus estudios. Tiene la certeza puesta en lograr su propósito, superarlos, como mismo vence al coronavirus, que no pudo con su tenacidad y su brío.

Lorena es la muestra del buen camino, de las nuevas generaciones encauzadas a preservar la fe y la esperanza. Habrá que en el futuro cercano señalarlos con el dedo y sonreír. Han asumido su papel, el de perseverar, el de estudiar con apego y ahínco para forjar la sociedad cubana de mañana; esa que estará colmada de médicos, docentes, estomatólogos, economistas, meteorólogos y periodistas, en fin, oficios todos que pueden considerarse los mejores del mundo, porque cada uno desde su misión, acrecientan la buena fortuna.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: