Los efectos económicos del coronavirus serán peores para la “generación confinada”, advierte la OIT

Los jóvenes entre 15 y 24 años serán más afectados que el resto de la población ante la crisis económica que impone la actual pandemia de la COVID-19.

De acuerdo con un análisis realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las dificultades de la también llamada generación confinada se acrecentarán en el futuro pospandemia dentro del mercado laboral.

Es una generación que quedará marcada por el virus”, dijo a BBC Mundo, la especialista en empleo juvenil de la OIT, Susana Puerto, quien agregó que los efectos de esta crisis sanitaria se extenderán por al menos una década, con un comportamiento similar al de la crisis económica de 2008.

La experta explicó que la enfermedad agudizó las vulnerabilidades que los jóvenes ya presentaban en el mercado laboral. Antes de la pandemia, la tasa de desempleo juvenil en el mundo era de 13,6 por ciento (comparada con un 4,9 por ciento de la población activa) y en Latinoamérica de 17,9 por ciento (comparada con un 8,1 de la población activa).

En estos momentos, detalla la especialista, uno de cada seis jóvenes en el mundo perdió su empleo, mientras otros vieron reducir sus horas de trabajo en un 23 por ciento.

A pesar de la complejidad del contexto, la situación podría empeorar, pues-advierte Puerto-las estimaciones de la organización internacional fueron hechas a través de un sondeo por Internet y muchos de los empleados jóvenes más vulnerables no tienen acceso al servicio.

La destrucción de los empleos no es la única consecuencia. La OIT destaca que la COVID-19 tiene un triple impacto sobre ese sector de la población, al afectar también su educación y colocar obstáculos para los que quieren incorporarse al mundo laboral.

Tras esas realidades, los jóvenes se enfrentan a la depresión, la ansiedad, el miedo o la desconfianza en el futuro. Las estadísticas citadas por Susana Puerto justifican esos “estados anímicos devastadores” al mencionar que tres de cuatro jóvenes trabaja en el sector informal, condición que imposibilita el acceso directo a la protección social y a las ayudas de emergencias que los Estados conceden durante la crisis.

Como solución, la OIT propone la implementación de algunas políticas aplicadas tras la Gran Recesión de 2008, las cuales requieren de un aumento del gasto público para apoyar la creación de empleos, estimular la economía y proteger a las personas en los puestos laborales.

En Cuba, las condiciones que garantizan la continuidad de estudios y la ubicación laboral de los adolescentes y jóvenes están creadas para que ese sector poblacional no sufra por la desvinculación laboral, aseguró el director de Empleo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Jesús Otamendi Campos, en entrevista con el diario Juventud Rebelde.

Por otra parte, en el balance del MTSS correspondiente al año 2019, el directivo también se refirió a la atención brindada a los jóvenes que se desvinculan del estudio y los que abandonan el trabajo, para los cuales-enfatizó-existe un control de seguimiento que aunque efectivo, aún debe continuar perfeccionándose.

PGS/RL

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: