Maduro denuncia :«Desde Colombia, un ataque bioterrorista»

Por Geraldina Colotti

El 20 de mayo, en sus dos años del segundo mandato, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, hizo una fuerte denuncia. Citando fuentes dentro de la inteligencia colombiana, dijo que tiene evidencia de que el gobierno de Ivan Duque está tratando de infectar deliberadamente a Venezuela a través de migrantes que regresan al país.

Migrantes que, a pesar de los ríos de dinero que los gobiernos vasallos de Trump han recibido para la llamada «emergencia humanitaria», han estado esperando durante días para poder regresar, a expensas del gobierno bolivariano, como ha sucedido hasta ahora, y sin recibir ningún apoyo. Sin embargo, de repente, aparecieron autobuses equipados e incluso una bolsa de comida para el viaje para transportar a estas personas a la frontera colombiana con los estados Apure, Táchira y Zulia.

A su llegada, aunque nunca antes habían tenido contacto con personas infectadas, se encontró que estos ciudadanos eran en gran número positivos para el coronavirus. En las últimas veinticuatro horas, se registraron 67 nuevos infectados por coronavirus, 66 de ellos regresando de Colombia y uno de Brasil, un país que se perfila como uno de los brotes más fuerte de Covid-19.

El sospechoso, dijo Maduro, es que los migrantes fueron infectados en los autobuses a propósito. Por lo tanto, alarmó a todo el país, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, la policía, la comunidad científica sobre este nuevo «plan bioterrorista». Por esta razón, el gobierno bolivariano ha duplicado las precauciones a lo largo de la frontera (de 2.500 km), y ha creado nuevos hospitales de campaña para hacer frente a un posible pico pandémico.

Para la ocasión, el presidente, en conexión con diferentes puntos del país, dio cuenta de las diversas intervenciones del gobierno bolivariano en las reuniones virtuales que se celebraron con organismos internacionales en torno a la OMS. Agradeció la contribución tanto de China como de Rusia al Consejo de Seguridad de la ONU, donde Venezuela denunció el reciente ataque frustrado de mercenarios por mar, y felicitó la declaración del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quien solicitó el fin de las sanciones contra Venezuela.

También dijo que estaba listo para recibir barcos iraníes que transportan combustible al país bolivariano a pesar de las amenazas de Trump. Anunció la llegada de otros aviones cargados con ayuda de las Naciones Unidas y se burló de la propuesta de Trump de enviar a su vez $ 20 millones en ayuda:

«Con Estados Unidos, todo es un juego de ataques, rechazos, pero también intentos de diálogo. Acepté la propuesta, pero creeré que la ayuda vendrá solo cuando la vea con mis propios ojos. La mayor ayuda humanitaria que la administración norteamericana podría hacernos es eliminar las medidas coercitivas unilaterales contra nuestra economía, nuestro petróleo, nuestras cuentas extranjeras».

Por lo tanto, el presidente elogió la alta conciencia del pueblo venezolano durante la cuarentena que, dijo, se flexibilizará de acuerdo con las advertencias de la OMS de que el 90% podría ser golpeado por un virus que es rápido y letal, y contra el cual aún no se encuentra una vacuna.

El ejemplo de aquellos países que han detenido la cuarentena prematuramente suena como una advertencia, también por aquellos países que, como Venezuela, han tomado medidas preventivas a tiempo basadas en la organización territorial y la aplicación de visitas y tampones de casa en casa. Un plan que, gracias también a la plataforma Patria, ha logrado proporcionar un mapeo fiel de la propagación del virus y contenerlo desde el inicio de los síntomas.

Un resultado que ha recibido elogios y atención de organismos internacionales, a pesar de la propaganda y la acción destructiva de los «vendepatria» como el autoproclamado Juan Guaidó, que solo pensaba en robar el dinero de los venezolanos, en pedir más sanciones, y organizar invasiones mercenarias como las del 3 y 4 de mayo en la llamada Operación Gedeón.

A partir de los últimos desarrollos en la investigación, las responsabilidades de los gobiernos de América del Norte y Colombia han sido evidentes. Ha surgido una triple triangulación criminal, ilustrada recientemente por el Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, quien ha publicado algunas escuchas telefónicas que provienen directamente de los servicios secretos colombianos.

El diputado de Acción Democrática, Hernán Alemán, profugo de la justicia, conversa por teléfono con el narcotraficante Clíver Alcalá Cordones, hoy protegido por la DEA, y con un tercero no identificado. Además de la contribución de la CIA y la del embajador de los Estados Unidos en Colombia, James Story, se confirma la existencia y la duración de los campos de entrenamiento paramilitares con sede en Riohacha, en la Guajira colombiana, que ya han surgido en las confesiones de los arrestados.

El diputado también se refiere a los uniformes de América del Norte y la bandera de barras y estrellas incautadas en el estado venezolano del Zulia. Rodríguez explicó que Alemán mantiene estrechas relaciones con la ex Fiscal General Luisa Ortega Díaz – que entregó el pasaporte a uno de los narcotraficante – y con su esposo Germán Ferrer, quienes huyeron a Colombia, donde también está «Sair Mundarín, quien fue el autor de todos sus crímenes».

Al examinar el mérito legal del contrato mercenario celebrado con Silvercorp, se hace cada vez más claro cómo Guaidó y sus compinches, se candidaban para saquear el país. Durante una reunión pública de alto nivel, la primera combatiente Cilia Flores, quien también es una abogada reconocida, ilustró las cláusulas del contrato en el que se estableció la facultad de robar los activos de los chavistas asesinados, junto con los recursos del país.

Ahora, dijo Maduro, «el gobierno colombiano ha abierto una investigación para descubrir cómo obtenemos información del interior de su misma inteligencia, admitiendo así que teníamos razón. Pero incluso para este nuevo plan bioterrorista, no estamos hablando tonterías». Trabajo de inteligencia y organización popular. Esta es «la guerra de todo el pueblo», dijo el presidente, mostrando la imagen de los pescadores que bloquearon a los mercenarios que intentaban desembarcar en Venezuela.

Tomado de Resumen Latinoamericano

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: