Maduro: Un presidente valiente

Por Profesor Edgardo Antonio Ramírez/ Resumen Latinoamericano Cuba

La Guerra Multidimensional de Amplio Espectro, dirigida por el gobierno de Trump y la Reserva Federal y Tesoro de los Estados Unidos, en contubernio con la Unión Europea, la OEA, los apátridas opositores, y Duque-Uribe, Bolsonaro, Piñera y Lenín Moreno; recrudece el criminal ataque contra el pueblo venezolano y gobierno bolivariano.

El Washington Post revela el documento de 48 páginas firmado por los mercenarios de SILVERCORP y Guaidog, donde acuerdan el maquiavélico “todo vale” para destruir a Venezuela y aniquilar al pueblo: licencia para asesinar al presidente Nicolás Maduro, a la población civil, a los revolucionarios, incluso, a opositores; el uso de minas explosivas (acción militar prohibida por 145 naciones, pero utilizada por EE.UU.); y la bajeza de liberar de culpa a los mercenarios extranjeros, es decir, garantías de inmunidad. Sumado la recompensa de 15 millones de dólares de Trump, por la entrega de Maduro; evidencian sin escrúpulos los propósitos supremacistas, sin tener en consideración la vulnerabilidad del pueblo en tiempo de pandemia.

El contexto político y socioeconómico: Ante la baja de los precios de petróleo y disminución de los ingresos, para la satisfacción de las necesidades de nuestro pueblo; se agudiza la injerencia imperialista. El bloqueo financiero impide las compras de equipos sanitarios, medicamentos, insumos y materias primas que sirven para elaborar las medicinas. Aunado, el robo y retención de más de 30 mil millones de dólares de la nación.

La hiperinflación impuesta desde los EE.UU. y Colombia, por la paridad creciente del dólar ilegal frente al bolívar. Más la especulación e incumplimiento de los precios acordados de los productos básicos de alimentación, por parte, de los operadores de la burguesía: parásitos de la agroindustria, empresarios bachaqueros y comerciantes inescrupulosos; buscan el hambre de las familias y la desestabilización social.

Las operaciones militares de guerra declarada del gobierno estadounidense a través del Comando Sur en el Mar Caribe, son para estrechar el cerco marítimo de buques y barcos, e impedir el abastecimiento de petróleo, gasolina, alimentos, medicinas y otros bienes. Mientras garantizan paralelamente por el pacífico el 85% del contrabando de drogas de los Carteles de Colombia, México y EE.UU.

La encubierta invasión “Operación Gedeón” responsabilidad de Trump, Pompeo y la DEA, en alianza con Duque-Uribe, paramilitares y narcotraficantes colombianos, exmilitares apátridas, bandas criminales y los partidos terroristas de oposición de Voluntad Popular, Primera in-Justicia, Vente Venezuela, entre otros; revela los intereses malignos de desatar una guerra fratricida. A cambio de instalar el contrabando de drogas de la DEA, el robo de los recursos naturales estratégicos y un gobierno títere neoliberal.

El golpe al hígado a los imperialistas, ha sido la guerra declarada contra el narcotráfico del comandante Chávez, al eliminar soberanamente los 14 convenios de la DEA, ya que, realizaban entregas controladas de drogas y conspiraban para derrocarlo. Los logros de la revolución bolivariana socialista son innegables: a) Captura de 158 narcotraficantes internacionales y la extradición de capos en el marco de la cooperación internacional, de 30 a Colombia, 21 a EE.UU. y 20 a otras naciones, y 87 procesados en Venezuela. b) Captura de más de 600 toneladas de drogas, que equivale a salvar millones de vidas de estadounidenses, latinoamericanos y caribeños. c) Destrucción de 368 laboratorios de cocaína y 532 pistas clandestinas en la frontera con Colombia. d) Neutralización de 231 aeronaves que transportaban drogas y capos. Y e) Entrega de coordenadas de los campamentos de entrenamiento de paramilitares y narcotraficantes en Colombia, por el presidente Maduro para que fueran apresados y condenados los capos y terroristas.

La otra cara es la consolidación del negocio y lavado de miles de millones de dólares en el sistema bancario privado y paraísos fiscales de los EE.UU., Colombia, México, Panamá, Costa Rica, Honduras, el Caribe y Europa. Mantener el récord histórico del narcoestado Colombia, 1er productor de cocaína y de extensiones de cultivos de drogas del mundo; junto a USA, campeón del consumo mundial de drogas. La encubierta Operación Gedeón también se proponía la restitución del narcotráfico en Venezuela.

Los intereses de los propietarios de las corporaciones mediáticas del Grupo plutocrático Bilderberg son direccionados por las Fake News (mentiras) a través de sus mercenarios mediáticos en agencias de gobiernos de la derecha internacional y medios privados, por ejemplo, en Venezuela: la Cadena de Radios Éxito diariamente expande la matriz de noticias, ocultando la interconexión de las causas y las consecuencias de la hiperinflación y bloqueo, ya que, buscan la disociación de las personas con la realidad, causando las víctimas por manipulación psicológica, a fin de justificar la injerencia externa.

Los voceros opositores, los empresarios políticos y los “periodistas o comunicadores”, según su “libertad de expresión” ocultan verdades y propagan falsas acusaciones, como: 1) El régimen narcoestado. 2) Los mercenarios de la encubierta operación Gedeón son calificados detenidos y exigen sus derechos humanos. 3) Invisibilizan la guerra declarada de la revolución bolivariana contra el narcotráfico. 4) Nunca dicen que la causa de la guerra económica es el ataque al bolívar por el dólar ilegal. 5) La política de precios acordados de los productos básicos de alimentación es declarada responsable de la escasez. 6) Irrespetan a Maduro, ya que no lo llaman presidente de la república, pero si llaman presidente al racista supremacista Trump. 7) Mantienen silencio total sobre la tragedia de la pandemia de los pueblos de EE.UU., Brasil, Colombia, entre otras mentiras y silencio cómplice. 8) Callan el éxito de la política de prevención, atención y protección sanitaria del pueblo, por parte, del presidente Maduro frente a la pandemia.

Si algo ha develado la pandemia es la lucha por la verdad. Las fortalezas del líder en la época de impredecibles dificultades de la pandemia, elevan o desmerecen su condición de dirigente. Las grandes crisis de la humanidad han derribado a los poderosos inservibles y a los sirvientes de la maldad; y han plantado el poder soberano de la sabiduría y justicia de los servidores de la vida, por ende, de un mundo mejor.

El eslabón más débil de la pandemia son los humildes, por ejemplo: La discriminación social es la causa en los Estados Unidos (primer centro de propagación y fallecidos del mundo de la pandemia), que los latinos y afroamericanos sean el 70 % de los fallecidos por Covid-19, a pesar, que representan el 45% de la población. Los hospitales están saturados, los médicos no reciben la ropa y utensilios de protección, los despidos de médicos y personal de enfermería aumentan para frenar las pérdidas de las compañías de seguro privado, los entierros en fosas comunes y el crecimiento de la pobreza. La hospitalización, los test PCR, los suministros de las medicinas, la atención por especialización de los médicos, el uso de la alta tecnología y del desarrollo científico avanzado están asociados a sostener la rentabilidad y ganancias de la cobertura del sistema de salud privado, priorizan a quien pueda pagar, excluyendo a los pobres.

En este contexto, ponen a prueba al presidente Nicolás Maduro, quien ha sido muy subestimado por los imperialistas sionistas, los apátridas y los exquisitos académicos, que se creen poseedores exclusivos del conocimiento. La derecha que durante los siglos XX y XXI recibieron los dólares preferenciales de la renta petrolera y la clase media que raspó más de 15 mil millones de dólares de tarjetas en el exterior para robar su fetichismo el dólar, lanzan sin ningún escrúpulo toda clase de improperios y falsas acusaciones “el dictador narcotraficante” y banalizan sus acciones como Jefe de Estado ¿Qué puede saber un chofer bruto de autobús? “Que dirige un narcoestado” “Ha quebrado el país y compra la conciencia del pueblo hambriento con la caja CLAP”. Pare de contar.

Los imperialistas, los burgueses y apátridas pretenden que Maduro se rinda o traicione el proyecto bolivariano. Los revolucionarios valientes como Nicolás Maduro no se quiebran. Él no se amilana frente al poderoso enemigo, no guarda silencio ante las adversidades, habla respondiéndole con sabiduría al enemigo criminal con prácticas de justicia, actúa con la moral alta para unir y salvar al pueblo frente a la pandemia.

Maduro se inspira en el Señor Creador, en las heroínas y héroes de la salud, en la unión cívico militar y extiende la mano a los adversarios, no hace ajustes de cuenta. Mantiene firme su palabra y convicción, para unir a las fuerzas creadoras del pueblo artífices de las buenas obras. El hombre inteligente pone su confianza y fe en la justicia. Ha adquirido mucho conocimiento porque ha sido puesto a difíciles pruebas y las ha superado.

El presidente Maduro ha administrado bien el don de la paciencia con la perseverancia; frente al sabotaje de los servicios públicos: luz eléctrica, agua, gas, centros de salud y transporte; refinerías; y centros de producción y distribución de alimentos. Toma su tiempo para resistir los ataques miserables de los padres cobardes de los daños colaterales, que asesinan vidas inocentes a costa de los sufrimientos de las familias.

La batalla de la pandemia se tensa entre el conocimiento emancipado de los hombres y mujeres frente a quienes desprecian la vida humana por la maximización de las ganancias. La pedagogía de aprendizaje de Nicolás Maduro apoyándose en el equipo de compatriotas e internacionalistas expertos ha priorizado la atención de los pacientes, la prevención y la protección del pueblo en medio de una cruenta guerra económica.

Garantizando la visita casa por casa para buscar a los enfermos con síntomas y asintomáticos a través del despistaje médico; la aplicación de la prueba test, los medicamentos son suministrados hasta el alta médica; las camas de hospitalización y de cuidado intensivo acondicionadas; las salas de emergencias equipadas y con médicos.

La red de hospitales y clínicas privadas están integradas con los centros de salud primario de “Barrio Adentro” y los centros de diagnóstico integral (CDI), creado por el comandante Hugo Chávez y el Comandante en Jefe Fidel Castro, sostenido por más de 50 mil profesionales formados en medicina integral comunitaria y especialidades de postgrado. El humanismo de los médicos venezolanos y cubanos es ejemplarizante.

Asimismo, la búsqueda por vía aérea y terrestre de más de 50 mil compatriotas repatriados, que habían sido excluidos por el sistema de salud privado y perseguidos por la xenofobia generada por la derecha en otros países. Igualmente, la bienvenida y la atención sanitaria humanista, gratuita y de calidad, sin excepción a los compatriotas en las fronteras de Colombia y Brasil, quienes una vez, cumplen el protocolo de la cuarentena son trasladados a los estados donde residen sus familias.

Comentarios finales: Trump niega su relación con la encubierta Operación Gedeón, pero dice: “si lo hiciera sería una invasión”, es la continuación de la guerra de Obama, Hilary Clinton y Joe Biden contra Venezuela. La injerencia militar está contemplada en la hoja de ruta de los imperialistas. El camino es duro y largo. El presidente Maduro junto a los líderes presidentes Putin y Xi Jinping, el general de ejército Raúl Castro y el presidente Díaz-Canel, los países No Alineados más China, la OMS y la OPS configuran la pluripolaridad de un mundo de paz en medio de la pandemia y de la guerra económica.

Foto de portada de AFP

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: