Presidente ecuatoriano celebra tercer año de mandato entre protestas populares

Compartir

Por Dailenis Guerra Pérez/RL

El presidente electoral Lenín Moreno cumplió tres años en la presidencia este domingo, lo que también significa que sea el último año de su mandato, donde leyó su informe de gobierno tras duras críticas por haber adoptado una línea conservadora.

Moreno se centró en cuatro ejes: salud, alimentación, empleo y dolarización como pilares de su último año de gobierno. Con esa línea de acción para este último período, Ecuador experimentará aún más el desmontaje de los beneficios sociales logrados durante el gobierno de Correa, y priorizará el sostenimiento de la política de dolarización de la economía del país.

En ese sentido el presidente detalló que se destinan alrededor de 10 mil millones para el sector de la salud sin contar los 760 millones que se han destinado solo en la situación de la pandemia y explicó que son 150 mil los empleos que se han perdido durante la emergencia sanitaria, que ha conllevado a tomar esas medidas económicas.

Medios de prensa expresaron la repudia de los sectores populares y pueblo ecuatoriano por el informe del presidente. El portal del diario La Obra publicó que en el país sonaron las cacerolas por el disgusto. “En algunos barrios de la capital vecinos salieron a los balcones a participar en la cacerolada convocada por varios grupos sociales en protesta contra la gestión económica de Moreno. Sindicatos, sectores, estudiantes, docentes universitarios, trabajadores de la salud, grupos barriales y el movimiento indígena han advertido nuevas protestas contra las medidas económicas impulsadas por el ejecutivo, al que acusan de poner por delante el pago de la deuda externa y a relegar la salud, la educación y el empleo,” publicaba el diario.

Mientras tanto el sitio El Universo expresó: “Una difícil relación se prevé entre la asamblea y el gobierno que entra en su último año. El trámite de las dos últimas leyes urgentes de apoyo humanitario y de ordenamiento de las finanzas públicas, evidenció lo difícil que es para el ejecutivo conseguir 70 votos. A esto se suma la falta de una articulación del ejecutivo con los 38 legisladores de Alianza País que le quedan de los 74 con los que ingresó en mayo de 2017.”

Este domingo el balance de gobierno se llevó a cabo en medio de la crisis sanitaria por la covid-19 que afecta negativamente a la población ecuatoriana. La comparecencia dejó una seria disparidad entre el discurso del presidente que vanagloriaba supuestos logros; y su política de endeudamiento internacional. Lo que sí se mantiene perenne es la ola de protestas en disgusto a las medidas económicas anunciadas por el gobierno ecuatoriano que exigen nuevas elecciones.

Foto de portada RT

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario