Subversión contra Cuba en medio de la pandemia

Por Arthur González

A pesar de la pandemia que azota al mundo y en especial a los Estados Unidos, donde la cifra de contagiados y muertos es la más alta, los centros generadores de subversión contra Cuba no descansan.

La propaganda anticubana tiene millones de dólares asignados para crear matrices de opinión, con el fin de satanizar a la Revolución y a la vez tratar de captar jóvenes con campañas y promesas de una supuesta sociedad mejor, al estilo del neoliberalismo impuesto en otros países como Argentina y Chile, donde los derechos de los trabajadores, estudiantes y ancianos desaparecen gracias al capitalismo salvaje.

La propia pandemia del coronavirus se encargó de poner al descubierto las diferencias de los sistemas de salud capitalistas con el de Cuba, pues en países capitalistas desarrollados los hospitales colapsan, mueren los ancianos sin recibir la asistencia adecuada y los cadáveres son enterrados en fosas comunes, muy distinto a lo que sucede en la Isla, a pesar de la guerra económica, comercial y financiera más larga de la historia.

Pero, mientras Cuba ofrece salud en decenas de países con su colaboración médica, Estados Unidos gasta millones de dólares para acusarla de “esclavitud”, como si los esclavos salvaran vidas humanas, mirando de qué lado está el deber y no donde se vive mejor y se gana más dinero.

Ese ejemplo no es perdonado por los yanquis y de ahí sus campañas subversivas que la Organización Mundial de la Salud se encarga de desbaratar, al reconocer la labor encomiable de los profesionales de la salud de Cuba.

En el mismo escenario Estados Unidos pretende lavarles el cerebro a los jóvenes cubanos, algo hacen desde hace décadas sin obtener resultados, y por eso ofertan programas de becas para fabricar “líderes” comunitarios que puedan trasladar ideas subversivas.

La entonces Sección de Intereses de Washington en La Habana, divulgó en 2009 el primer programa de becas para jóvenes cubanos, entre 16 y 20 años de edad.

Aquel programa tenía dos variantes, una por tres meses y otra por seis meses. El requisito de ambas era que debían ser estudiantes de nivel medio y universitario y una vez concluido sus estudios en Estados Unidos, debían regresar a Cuba para trabajar en los barrios.

El fracaso fue total. No obstante, en abril del 2015 lanzaron otra utilizando como pantalla a la organización World Learning Inc., con sede en Washington, denominado “Programa de Liderazgo de Verano,” durante cuatro semanas, para jóvenes cubanos de 16 a 18 años.

Cuba lo denunció públicamente y quienes asistieron, no hicieron nada de lo indicado por los yanquis. Los gastos fueron altos y no obtuvieron el menor resultado.

Como perro hueveros, a inicios del año 2017 volvieron por la misma senda del fracaso, promoviendo una convocatoria para diez becas ofrecidas por la organización Líderes Sociales, y sin ambages decían que el objetivo perseguido era “promover el desarrollo profesional juvenil y fortalecer la sociedad civil cubana”, sueño que nunca se convierte en realidad y vuelven a perder el dinero.

Ahora en el 2020 insisten en construir “líderes” jóvenes, pero esta vez convocan a un curso Online, solo para residentes en Cuba, bajo el título de “Aulas Abiertas”, ofrecido por el Instituto Político para la Libertad, con sede en Perúfinanciado con dinero de la NED y la USAID, que funcionan como pantalla de la CIA.

El referido curso, ofertado en medio de la pandemia que sufre Perú y los propios Estados Unidos, pretende impartir clases de “democracia, comunicación, derechos humanos y creación de contenidos digitales”, con herramientas teóricas y prácticas.

Entre las materiales a impartir estan la redacción de textos en plataformas digitales, el uso de normas ortográficas, reglas estandarizadas para una expresión clara y concisa, pensamiento crítico y reflexivo, así como el conocimiento para dirigir un portal digital de opinión.

Dicho curso comenzará el 19 de mayo y culmina el 27 de junio 2020 y como carnada ofrecen la recarga gratuita para acceder a Internet.

Los requisitos son: ser ciudadano cubano residente en la Isla, tener entre 20 y 35 años, y presentar un potencial de “liderazgo”, compromiso comprobado y experiencia de trabajo dentro de una organización civil o en iniciativas que buscan el desarrollo de su comunidad.

Aulas Abiertas, del Instituto Político para la Libertad, Perú, había presentado una convocatoria Online, para un curso sobre “Democracia, derechos humanos y juventudes”, del lunes 18 de mayo hasta al 30 de junio 2020, también con la intensión de formar a los activistas juveniles cubanos, en temas de “democracia” y potenciar sus habilidades para documentar, analizar, producir y divulgar información independiente, sobre la situación y los derechos de los jóvenes en su país.

¿Por qué no ofertan cursos para jóvenes de Chile, Colombia, Guatemala, Honduras y Brasil, donde los gobiernos reprimen sus reclamos?

La desesperación de los yanquis es encontrar líderes juveniles para sus acciones subversivas contra la Revolución cubana, pero la contrarrevolución fabricada y financiada por ellos, solo busca obtener dinero fácil.

Millones de dólares derrochan los Estados Unidos para materializar sus sueños, sin reconocer que esa contrarrevolución carece de objetivos ideológicos y solo existe por los dólares y la posibilidad de emigrar, como hicieron la mayoría de los “disidentes” construidos en los años 80 del siglo XX, durante la presidencia de Ronald Reagan, cuando presentó el llamado Proyecto Democracia, y nació la National Endowment for Democracy, NED.

Importante recordar lo afirmado en 1991 por Allen Weinstein, primer presidente e historiador de la NED:

Mucho de lo que hoy hacemos, lo hacía la CIA hace 25 años, de manera encubierta”.

Ahí están los casos de Ricardo Bofill, Gustavo Arcos Bergnes, Yndamiro Restano, Elizardo Sánchez, Oswaldo Payá, María Elena Cruz Varela, Jesús Yanes Pelletier, Félix Bonne Carcasés, Martha Beatriz Roque Cabello, Vladimiro Roca, Oscar Elías Biscet, René Gómez Manzano, Laura Pollán, Berta Soler y otros mercenarios.

El fiasco de la inventada bloguera Yoani Sánchez y el casi millón de dólares recibidos como premios internacionales, no sirvieron para atraer a los jóvenes cubanos. Idéntico destino siguieron Eliecer Ávila y Antonio Enrique González–Rodiles.

A pesar de eso, anualmente asignan millones de dólares que pagan los contribuyentes estadounidenses, para que esos “disidentes” reciban altos salarios, sin obtener triunfos.

Los yanquis intentan rejuvenecer su añeja nómina de “opositores” cubanos y para eso destinan cuantiosos recursos monetarios, pagan viajes al exterior, programas en la TV y sitios en Internet, para sostener a supuestos grupos de la “sociedad civil independiente de la Isla”, quienes cobran sin trabajar ni mostrar éxitos.

La táctica actual para atraer a los jóvenes cubanos es el manipulado principio del “Estado de Derecho, la gestión de organizaciones y la participación ciudadana y juvenil”, como si los cubanos no conocieran sus leyes, analizaran y debatieron, a todos los niveles, el proyecto de la nueva Constitución y votaran secretamente por ella en referendo popular.

Podrán malgastar millones de dólares en proyectos desconocidos por los ciudadanos norteamericanos, ni auditados por el Congreso e instituciones oficiales, que todos terminarán en fracasos, porque como afirmó José Martí:

“Un principio justo, desde el fondo de una cueva, puede más que un ejército”.

Tomado de Razones de Cuba

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: