Terrorismo estadounidense contra Cuba

Compartir

Por Hedelberto Lopez Blanch/RL

El gobierno de Donald Trump se ha caracterizado por su constante agresividad contra el pueblo cubano en su afán de tratar de derrocar a la Revolución que ha logrado esquivar y vencer todas las amenazas, agresiones, atentados y bloqueo económico-financiero impuestos desde 1959 por las diferentes administraciones del decadente imperio norteamericano.

El último hecho terrorista ocurrió en la madruga del 30 de abril cuando un individuo armado con un fusil de guerra disparó 32 balas contra la embajada de Cuba en Washington. Los proyectiles se proyectaron contra la fachada del edificio, la estatua del apóstol José Martí que se halla en la entrada y algunos penetraron dentro de la instalación sin que se lamentaran pérdidas humanas.

Inmediatamente, el embajador de la Isla, José Ramón Cabañas denunció la agresión y pidió que se aclararan los hechos ocurridos, mientras el canciller cubano Bruno Rodríguez, declaró que “resulta una evidente consecuencia del discurso y de las acciones de odio implementadas por el presidente Donald Trump contra Cuba, y también por sus principales personeros.

La administración estadounidense, después de transcurrir 10 días, aun no ha dado una respuesta oficial sobre el atentado terrorista, mientras medios de prensa hegemónicos, han informado tras bambalinas que fue un hecho aislado realizado por un contrarrevolucionario cubano que padece esquizofrenia y drogadicción.

Ese guión es muy usual en todas las operaciones que se han realizado desde territorio norteamericano y la historia de Cuba, después del triunfo de la Revolución en 1959, está plagada de graves acciones llevadas a cabo por la Agencia Central de Inteligencia (CIA), el Pentágono, el Departamento de Estado y contrarrevolucionarios al servicio de Estados Unidos.

Han sido tantos los actos de terrorismo que no se pueden relacionar en un solo comentario. En esta ocasión solo citaré algunos de los más de 30 que han tenido lugar contra sedes diplomáticas y comerciales cubanas en diferentes países.

En abril de 1959 se realizó un atentado contra el consulado de la Isla en Nueva York y en junio de ese año, otro contra el de Miami que hirió de gravedad al cónsul cubano. Meses después fue agredido el secretario del consulado de Cuba en Nueva York.

Una violenta explosión ocurrida el 3 de abril de 1972 destruyó casi por completo el piso 12 del edificio de oficinas de la Misión comercial de Cuba en Montreal, Canadá, que ocasionó la muerte del funcionario Sergio Pérez Castillo.

Un artefacto con dinamita explotó el 4 de febrero de 1974 en el interior de un libro remitido a la embajada de Cuba en Lima, Perú, que provocó graves quemaduras a la funcionaria Pilar Ramírez Vega. El terrorista Orlando Bosch declaró haber enviado paquetes bombas a las sedes diplomáticas cubanas en Lima, Madrid, Ottawa y Buenos Aires.

Los funcionarios cubanos Jesús Cejas Arias y Crescencio Galañena Hernández, el 9 de agosto de 1976 fueron interceptados en plena vía pública de Buenos Aires. Tras torturarlos, los asesinaron y sus cuerpos fueron arrojados en tanques con cemento al río de la Plata.

La tarde del 22 de abril de 1976 se cubrió de luto cuando una potente bomba explotó en la embajada cubana en Lisboa, Portugal, que les arrebató la vida a los funcionarios Adriana Corcho Callejas (madre de tres niños) y a Efrén Monteagudo Rodríguez.

El 11 de agosto de 1980, el diplomático de la misión cubana ante Naciones Unidas, Félix García Rodríguez resultó asesinado por varios disparos mientras conducía su auto en la esquina de Queens Boulevard y la calle 55, en el barrio de Queens, Nueva York.

Ahora, en pleno siglo XXI vuelve a renacer el terrorismo de Estado que impulsan desde la Casa Blanca su inquilino Donald Trump, el jefe del Departamento de Estado, Mike Pompeo y otros agresivos funcionarios estadounidenses. Aunque con caras de ingenuos traten de ocultar sus culpas, el mundo ya conoce muy bien sus andanzas terroristas, mientras la Revolución cubana continuará como faro de luz y libertad para toda América Latina. 

Foto de portada tomada de  Prensa Latina

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: