Traída por los ricos a Brasil la Covid-19 enferma y mata a los pobres

La tendencia revelada por los datos de los contagios por la Covid en Brasil complica la lucha contra el virus en ese país. Muchas favelas, que forman los vecindarios más pobres, carecen de agua potable, redes de alcantarillado e instalaciones de atención médica, según análisis realizado por la Agencia Reuters.

En su reporte revelan datos de salud pública de las ciudades de São Paulo, Río de Janeiro y Fortaleza, en los que se muestra un cambio. Ya no sobresalen los vecindarios adinerados que sembraron la Covid, sino las afueras de esas zonas urbanas. El brote que llegó importado por la élite brasileña que vacacionó en Europa, ahora está devastando a los pobres del país más grande de América Latina, asegura Reuters, y se aprecia en el alza de las muertes por esa enfermedad allí.

La agencia cita lo que muchos científicos apuntan: “Brasil será el próximo foco mortal”. Así lo han afirmado investigadores del Imperial College de Londres, quienes “prevén que esta semana la tasa de transmisión sea la más alta en el mundo”.

“El Estado es débil en esas zonas y las bandas de narcotraficantes muchas veces son la autoridad de facto. Eso dificulta las cuarentenas, aun si contaran con el apoyo del presidente Jair Bolsonaro, quien ha rechazado repetidamente los temores sobre el coronavirus y calificó de extremas las medidas estatales y municipales para frenar su propagación”.

Residentes de Brasilandia, un distrito pobre en el extremo norte de Sao Paulo, con el mayor número de muertes por coronavirus en la ciudad, dijeron a Reuters que los bares todavía estaban abarrotados y que las fiestas al aire libre atraían a miles los fines de semana.

Pese al aumento de las muertes, las llamadas crecen para que el confinamiento se relaje. Bolsonaro ha presionado para reactivar la economía, describiendo las políticas de confinamiento como un «veneno» que podría matar más a través del desempleo y el hambre que el mismo virus.

Pero en los barrios pobres, donde el hambre es una amenaza grave, paradójicamente pocos se adhieren a las medidas de cuarentena, dice el reporte.

William de Oliveira, líder en el barrio pobre de Rocinha, en las afueras de Río, puede recitar los nombres de varios amigos asesinados por el virus. Sin embargo, la vida continuó más o menos como de costumbre, con tiendas y bares llenos, lo que lamentó. «Podemos revertir los problemas económicos», dijo Oliveira, «pero no podemos revertir las muertes».

Además, el número de casos en las zonas más pobres es probablemente mucho mayor que el reportado, debido a la falta de tests, sostuvo Keny Colares, epidemiólogo del hospital de Sao José, en Fortaleza. Algunos con bajos ingresos, dijo, se presentaban en los hospitales días después de que debieron buscar atención médica.

Los brasileños pobres también tienen más probabilidades de morir si se infectan, por los altos niveles de enfermedades preexistentes y el menor acceso a la atención médica, apuntó Reuters.

LG/RL

Foto de portada tomada de OpenDemocracy

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: