Vivian Kourí: ¿Qué ocurre en las células y en el virus para que enfermos casi asintomáticos agraven o mueran?

Su padre decía que el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) era el “Ministerio del Interior” de la salud pública en Cuba, porque le correspondía el enfrentamiento a todas las situaciones de guerra biológica, dijo en una entrevista para la revista Bohemia la Doctora Vivian Kourí[i], actual subdirectora primera de dicho centro científico-asistencial.

“Acostumbrada a lidiar con los virus en el laboratorio”, el SRAS-CoV-2, le despierta nuevas interrogantes, entre ellas el por qué es más contagioso que otros.

Al referirse a la “familia Coronaviridae, a la cual pertenece el Sars-CoV-2, dice que los que afectan a los humanos en general son los alfa y beta coronavirus y que cuatro de ellos han sido estudiados durante años.

“Producen enfermedades endémicas muy contagiosas, pero provocan un resfriado común. “Otros coronavirus más conocidos por la gravedad que ocasionan son el SARS[ii] y el MERS[iii]. Ambos producían una mortalidad mucho más elevada (10-35%) pero requerían un contacto cercano con la persona para que existiera transmisión, por eso no se diseminaron tanto”.

La Doctora Kourí añade que el nuevo coronavirus “se parece al SARS en cuanto a su genoma, aunque su transmisibilidad (se dice que una persona lo transmite a tres o cuatro individuos) es mucho mayor” y “menor su letalidad, sin ser tan baja como la del coronavirus endémico habitual”.

Son diversas las investigaciones científicas que se desarrollan en el mundo para tratar de “atrapar” a esta molécula. Vivian Kourí citó en este reporte de Bohemia los estudios de marcadores, “ya sea clínicos o del virus, que puedan indicar severidad de la infección para poder pronosticar qué paciente va a evolucionar a un cuadro grave”.

Se ha visto —acentuó— enfermos que fallecieron o agravaron luego de estar casi asintomáticos; algo tiene que estar ocurriendo a nivel celular y del virus que lleve a esa condición.

También se refirió a los estudios relacionados con la “epidemiología molecular para determinar el origen del virus (si procede directo de murciélago o si pasó por otro hospedero intermediario antes de llegar al hombre); y después en humanos ver las mutaciones ocurridas al transitar por diferentes localizaciones geográficas”.

El objetivo —dijo— es tratar de asociar estas variaciones de mayor virulencia, con determinado grupo de riesgo, edad de los pacientes. “Es decir, empezar a relacionar los datos del virus con los epidemiológicos”.

La viróloga cubana se refirió igualmente al desarrollo de vacunas en los que “países más desarrollados están trabajando: algunos aseguran tener ya un posible candidato vacunal. “Pero lograrla requiere tiempo, porque hay que cumplir determinadas etapas, aunque si todo sale bien esas fases se pueden acelerar un poco”.

Asimismo, destacó que “la ciencia cubana perfila sus propias líneas de investigación en torno a estos temas para, en medio de la desgracia que significa esta pandemia, contribuir a la salud de los habitantes de esta Isla y de otras partes del mundo”.

[i] Hija de Gustavo Kourí, director fundador del centro en la etapa revolucionaria.

[ii] El SARS originó el síndrome respiratorio agudo severo en 2002-2003, en China.

[iii] Síndrome respiratorio severo del Oriente Medio, en 2012.

FP/RL

Foto de portada tomada de Cubadebate

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: