Brasil sin Lula o Dilma: Solo muerte tras pandemia

Por Dailenis Guerra Pérez.

Brasil registró este martes 59 mil 594 casos de fallecimientos a causa de la pandemia. Sumó como si fueran objetos en un almacén,  mil 280 en las últimas 24 horas.

Si estuviera Lula o Dilma, en el Gigante Suramericano no se contabilizaría un millón 402 mil 41 contagios del virus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, según el más reciente reporte del Ministerio de Salud, publicado hoy.

La pandemia y la muerte serían tratadas con respeto, pero poniendo límites. No como ahora, que Bolsonaro les da riendas sueltas y andan y desandan por todo el país.

Si estuviera Lula tal vez el estado de Sao Paulo no sería el epicentro de la pandemia en la nación, al concentrar 14 mil 763 víctimas mortales y 281 mil 380 infectados. No le seguiría el hermoso Río de Janeiro, con 10 mil 80 pérdidas humanas y 112 mil 611 casos positivos de la Covid-19.

Si estuvieran Lula o Dilma; estarían también los médicos cubanos y le aseguro que darían todo su talento y humanismo por cambiar esas penosas cifras.

Pero lamentablemente no están. El gobierno actual, el de Bolsonaro,  anunció hoy la extensión de la ayuda de emergencia por dos meses, destinada a los trabajadores informales y a beneficiarios de la llamada Bolsa Familia para atenuar las dificultades económicas por la pandemia de Covid-19.

El anuncio fue hecho por el ministro de Economía, Paulo Guedes, quien explicó además que tal socorro se dividirá en cuatro cuotas, la primera será de 500 reales (unos 96 dólares); la segunda de 100 (20); la tercera de 300 (57) y la cuarta de 300 (57).

El  titular de la Caixa Económica Federal, Pedro Guimarães, dijo que el calendario de pagos de las nuevas cuotas todavía no será revelado.

La ayuda de emergencia fue creada en abril por una ley aprobada por el Congreso Nacional y sancionada por Bolsonaro. La disposición inicial era que se pagaría durante tres meses, pero la ley daba la posibilidad de ampliar la prestación.

El texto enviado por el Gobierno al Congreso preveía que el socorro fuera de 200 reales (38 dólares), pero el texto aprobado por el Congreso elevó el monto de la cuota a 600.

La semana pasada, Bolsonaro comentó que la idea era pagar tres cuotas más de la ayuda (500 reales, 400 y 300). En el Congreso, sin embargo, los congresistas abogaron por mantener la cantidad de 600 reales y pagar dos cuotas más.

Según el Ministerio de Economía, cada cuota de la ayuda cuesta unos 50 mil millones de reales (casi 10 mil millones de dólares) al mes. De acuerdo con Guedes, el programa ya benefició a 60 millones de personas.

Esa es la realidad de los brasileños que viven hoy bajo el mandato de Bolsonaro, el que pretende recortarles no solo los beneficios sociales, sino la vida a todo el pueblo.

Brasil es el segundo país con mayores números de contagios en todo el mundo. Es una nación poderosa que se  ha vuelto un fracaso.

Es el caos ocasionado por un mandatario que ofrece desinterés y caso omiso a la situación sanitaria. ¡Si Lula estuviera en el poder, si estuviera Dilma, qué diferentes fueran las situaciones de los brasileños!

RL/ Foto de portada: Joédson Alves/ EFE. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: