Brasil: Volkswagen, cómplice de la dictadura, huye del pasado

Por Christian Russau.

Alegando pérdidas debido a la pandemia, la compañía está abandonando las negociaciones para compensar a los exempleados, arrestados y torturados después de su probada colaboración con el ejército y con la dictadura. El periódico alemán reveló que la rama brasileña temía «que se abra la caja de Pandora».

Desde diciembre de 2017, la lucha por la reparación de Volkswagen Brasil por su colaboración con los órganos represivos de la dictadura militar continúa. Ahora Volkswagen de Brasil ha declarado, sorprendentemente para todas las partes involucradas, que suspenderá las negociaciones en curso. Volkswagen do Brasil, en un comunicado oficial a la Fiscalía, declaró que se suspenderá la participación de representantes de la compañía en las negociaciones. por ahora, ya que la compañía sufre pérdidas financieras como resultado de la nueva pandemia de coronavirus.

La lucha no es solo por compensación, sino también por la verdad, la justicia y la memoria histórica. Desde finales de 2017, las víctimas afectadas, los sindicatos y las organizaciones de derechos humanos habían logrado victorias claras en la disputa sobre la admisión de culpa y responsabilidad y el pago futuro de daños por parte de VW do Brasil. Parecía que, a pesar de la distancia histórica, finalmente había sido posible demostrar que la compañía alemana era responsable, junto con las estructuras represivas de la dictadura militar brasileña, por violaciones de los derechos humanos y que una admisión formal de culpa, una disculpa pública, se realizaría una compensación individual para los trabajadores afectados o sus familiares restantes, así como el pago de daños colectivos.

En materia de reparación colectiva, se han hecho varias propuestas desde diciembre de 2017. Las principales son las que provienen de grupos de derechos humanos que exigen financiación para la creación de un gran museo de la memoria y un fondo para futuras investigaciones sobre la colaboración de otras empresas brasileñas. y multinacionales con los órganos de la dictadura militar. Las negociaciones comenzaron bajo la supervisión del Ministerio Público. Por un lado, están involucradas instituciones y personalidades que, el 22 de septiembre de 2015, bajo el liderazgo del Foro de Trabajadores por la Verdad, Justicia y Reparación, presentaron una queja ante el Ministerio Público: trabajadores que fueron entregados por VW do Brasil a las Fuerzas represivas de la dictadura militar o que fueron discriminadas y perseguidas en el trabajo debido a sus opiniones políticas. El ahora retiro unilateral declarado de Volkswagen del proceso de negociación es otro escándalo que Volkswagen do Brasil está emprendiendo en la lucha por el reconocimiento y la responsabilidad que ha estado latente durante años.

Desde finales de 2015, el Ministerio Público Federal ha estado investigando la colaboración de Volkswagen de Brasil con los órganos represivos de la dictadura militar brasileña mediante la Investigación Civil Pública (IC 1.34.001.006706/2015-26 – MPF). El 22 de septiembre de 2015, el Foro de Trabajadores por la Verdad, Justicia y Reparación presentó una queja contra Volkswagen de Brasil ante el Ministerio Público Federal en São Paulo. Con esta denuncia, la alianza, formada por los afectados, sindicalistas, abogados, movimientos sociales y grupos de derechos humanos, quería iniciar investigaciones para aclarar toda la participación de empresa automovilística en las estructuras represivas de la dictadura militar brasileña. La acusación se basa en declaraciones hechas por testigos clave y víctimas de tortura como Lúcio Bellentani y otros ante las diversas Comisiones de la Verdad, así como en varios documentos ubicados en archivos de la policía política para probar la colaboración de VW con las autoridades represivas.

A finales de 2017, se presentaron dos estudios históricos. Uno fue escrito por el historiador de la Universidad de Bielefel (Alemania), Christopher Kopper. La investigación fue encargada por el entonces miembro de la junta de VW, la Sra. Christine Hohmann-Dennhardt y fue publicada en São Bernardo do Campo en diciembre de 2017. La otra es del ex jefe de policía Guaracy Mingardi, quien lo preparó como experto oficial de la Fiscalía Federal, publicada poco antes del informe de Kopper.

El informe Mingardi confirmó que el comportamiento de los empleados de la compañía Volkswagen «implicó no solo la colaboración a través del intercambio de información, sino también la represión activa de la compañía contra los empleados». Las declaraciones de los ex empleados de VW, Lúcio Bellentani y Heinrich Plagge, que afirmaron haber sido secuestrados en el lugar de trabajo en presencia de las fuerzas de seguridad de la compañía por agentes de la policía política y llevados desde allí al centro de tortura del DOPS, se mencionan explícitamente por la investigación de Mingardi.

Mingardi también confirmó el testimonio de Heinrich Plagge. Había dado su testimonio a los fiscales a mediados de 2017. El 8 de agosto de 1972, fue llamado a la oficina del gerente de VW do Brasil, Ruy Luiz Giometti, alrededor de las 2 p.m., donde, además de Giometti, dos personas desconocidas esperaron para arrestarlo. Plagge fue secuestrado y llevado a DOPS, donde fue torturado durante 30 días. Luego fue trasladado a una prisión, desde donde sería liberado el 6 de diciembre, unos cuatro meses después de su secuestro. El 22 de diciembre de 1972, 16 días después de su liberación, recibió un aviso de despido de Volkswagen.

El Informe Kopper, a su vez, también confirmó la colaboración de VW do Brasil con las agencias policiales: «En 1969, comenzó la colaboración entre la seguridad industrial y la policía política del gobierno (DEOPS), que solo terminó en 1979. Esta colaboración tuvo lugar especialmente a través del jefe del departamento de seguridad industrial Ademar Rudge, quien debido a su cargo anterior Como oficial de las fuerzas armadas, se sentía particularmente comprometido con las agencias de seguridad. Actuó por iniciativa propia, pero con el conocimiento tácito de la junta. Como no existía la obligación legal de informar sobre las expresiones de opinión de la oposición, el jefe de seguridad industrial, al monitorear y denunciar las actividades de personal de la oposición, actuó bajo su propia responsabilidad y con una lealtad natural al gobierno militar.

Aunque no es posible determinar exactamente el grado de participación de la seguridad industrial en el descubrimiento y arresto de un grupo comunista ilegal, una actitud menos cooperativa de seguridad industrial podría al menos haber pospuesto y posiblemente evitado los arrestos. La seguridad industrial supervisó las actividades de oposición de los empleados y facilitó el arresto de al menos siete empleados masculinos y femeninos con su informe. Esto ocurrió en un momento en que la práctica de la tortura por parte de la policía política ya era de conocimiento público en Alemania y Brasil».

Es notable cómo Volkswagen manejó las conclusiones del Informe Kopper en el comunicado de prensa emitido por el Grupo Alemán en varios idiomas al momento de su publicación. En él, Volkswagen declaró que «había cooperación entre los miembros individuales del equipo de seguridad en la fábrica de Volkswagen do Brasil y la Policía Política (DOPS) del antiguo régimen militar». Sin embargo, según el comunicado de prensa de Volkswagen do Brasil, no fue posible encontrar evidencia clara de que la cooperación se basara en acciones institucionales de la compañía.

Entonces, ¿solo casos de «miembros individuales del equipo de seguridad de fábrica de Volkswagen do Brasil»? Sin embargo, Christopher Kopper escribió clara e inequívocamente en su informe: el jefe de seguridad de la planta, Adhemar Rudge, actuó «actuó por iniciativa propia, pero con el conocimiento tácito de la junta». Esto no suena como un acto aislado para algunas personas. Si la junta de VW do Brasil, que estaba autorizada para emitir instrucciones, lo sabía, y si, como escribe Christopher Kopper, «la práctica de la tortura por parte de la policía política ya era de conocimiento público en Alemania y Brasil», entonces la junta de ese momento, la compañía, consciente y con aprobación, aceptó que su servicio de seguridad de fábrica, que estaba sujeto a las instrucciones de la junta directiva de la compañía, entregaba a las personas a torturas. Si eso no es ayuda y estímulo para la tortura, ¿qué es?

Pero la situación es aún peor para la administración de VW do Brasil. Christopher Kopper declaró: «VW do Brasil fue irrestrictamente leal al gobierno militar y compartió sus objetivos de política económica y nacional». Pero eso no fue todo, como lo muestra el informe del especialista del Ministerio Público Federal de Brasil. Guaracy Mingardi cita un documento de los archivos del servicio de inteligencia nacional de la dictadura militar, el SNI. Es un télex de fecha 9/11/1975, que fue emitido por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. El contenido: Adhemar Rudge, jefe de seguridad de la planta de VW, explica en él el procedimiento para crear y transmitir datos a las agencias de servicios secretos: «que los datos conocidos se presentaron así al Director Ejecutivo porque, además de apoyar la conducta de operaciones de información, el Presidente es responsable de liberar otro apoyo, de forma permanente, que se proporciona a la OI de São Paulo; el Director Ejecutivo, Sr. Wolfgang Sauer, que desea obtener más información sobre la situación e interpretarla con el asesor legal, dr. Jacy Mendonça, abogado de la empresa, solicitó esa información al jefe de seguridad (…) ”.

El especialista Guaracy Mingardi concluyó: “Está claro que el sector de seguridad de Volkswagen estaba en sintonía con el SNI; y principalmente que el CEO de la compañía aún tenía conocimiento de las actividades, quien tendría la posibilidad de lanzar «otro soporte» a los medios «. Esto parece mucho más que la tesis de VW en el comunicado de prensa sobre casos de «miembros individuales de la seguridad de la planta de Volkswagen do Brasil».

La pregunta pertinente, «¿cuánto sabían los gerentes de la compañía, qué responsabilidades tenía el liderazgo de la compañía?», Parece estar apuntando inevitablemente en esa dirección: la alta gerencia de VW do Brasil sabía cómo actuaba el personal de seguridad de la fábrica bajo su dirección y que la información fue transmitida a los órganos represivos de la dictadura militar brasileña. Y probablemente aún más: el jefe de VW do Brasil, Wolfgang Sauer, ordenó que la información compilada por Rudge primero pasara por su escritorio para su aprobación antes de ser transmitida a los agentes de la represión.

Como escribe Christopher Kopper, todo esto ocurrió en un momento en que «la práctica de la tortura por parte de la policía política ya era de conocimiento público en Alemania y Brasil». Entonces, la pregunta sigue siendo: ¿cómo puede todo esto no ser interpretado como una ayuda deliberada y colaborativa a la tortura por parte de la gerencia de Volkswagen do Brasil? Nadie en su sano juicio puede tomar en serio el argumento de que solo fueron casos individuales de algunos miembros del equipo de seguridad de Volkswagen. El predecesor de Sauer también era plenamente consciente de la práctica de la tortura en Brasil en ese momento. El 16 de febrero de 1973, el periodista Manfred von Conta citó, en un artículo al importante periódico alemán Süddeutsche Zeitung, el entonces jefe de VW do Brasil, Werner Paul Schmidt:

«Por supuesto», dice entre dos sorbos de jugo de tomate, «la policía y los militares torturan a los prisioneros para obtener información importante», «por supuesto, el subversivo político a menudo ni siquiera va a la corte, porque le disparan inmediatamente. Pero el periodismo (alemán) debería incluir objetivamente en los informes el hecho de que, sin dureza, las cosas simplemente no continúan. Y hoy, siguen adelante” (16 de febrero de 1973, en el Süddeutsche Zeitung).

La tesis de la «acción individual», defendida por VW de Brasil, y la exclusión de la corresponsabilidad de la gestión de la empresa por su colaboración activa con la dictadura militar brasileña es una farsa. Pero a pesar de este lenguaje elegido, que absolvió en gran medida a la empresa de su responsabilidad histórica, VW, como resultado de la presión pública, acordó participar en las negociaciones para el pago de daños, mediado por el Ministerio Público. En diciembre de 2017, Handelsblatt, el periódico económico alemán, informó que la sede del Grupo VW en Wolfsburg quería hacer pagos de compensación. “En el lado alemán, existe un amplio consenso de que el dinero (por daños y perjuicios) debe pagarse. Volkswagen quería crear un nuevo fondo para víctimas para este propósito, desde el cual se alimentarían los pagos de compensación. Sin embargo, la idea de Alemania no recibió mucha aprobación de los colegas sudamericanos de la filial. Advirtieron fuertemente contra el pago de daños. «Esto será ilimitado, Volkswagen está haciendo un gran problema al respecto», informó la administración brasileña a la sede de Wolfsburg [advirtiendo que no abra la caja de Pandora]. Las consecuencias financieras serían incalculables. Al final, prevalecieron los sudamericanos [léase: VW do Brasil], por lo que no habrá fondo de compensación.

Ahora, con la retirada unilateral anunciada de las negociaciones de indemnización, ¿la dirección de la sucursal de VW en São Paulo ha reafirmado su actitud de bloqueo contra las directrices de Wolfsburg?

Cuanto más tiempo pase, menos posibilidades hay de que las últimas personas afectadas vivan lo suficiente como para ver la reparación.

Los dos testigos y víctimas más importantes de la colaboración de Volkswagen do Brasil con la dictadura militar brasileña han fallecido. Heinrich Plagge murió el 6 de marzo de 2018. Un año después, el 19 de junio de 2019, murió Lúcio Bellentani. Décadas ignorando, negando y ahora un nuevo revés: VW do Brasil, una vez más, va más allá de lo aceptable.

Tomado de Resumen Latinoamericano Argentina/ Fuente: Outras Palavras/ Artículo publicado originalmente en el blog del periódico Die Tageszeitung, el 22/06/2020.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: