Concluye en Cuba VII Edición de las Jornadas por una Maternidad y Paternidad Responsables

Compartir

La séptima edición de las “Jornadas Maternidad y Paternidad. Iguales en derechos y responsabilidades”, convocadas por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), llegó a su fin esta semana tras casi cuatro meses debatiendo en torno a los desafíos de una educación sana y con límites, en la Cuba de hoy.

Organizadas desde el 2014, las Jornadas enmarcan cada año las celebraciones por el día del amor y la amistad, el de las madres, el internacional de la familia y el de los padres. El proyecto asume la maternidad y paternidad desde la corresponsabilidad en la atención al desarrollo pleno y seguro de niñas, niños y adolescentes, en el marco de la construcción de una sociedad socialista, próspera y sostenible.

Según Mariela Castro, directora del CENESEX, investigaciones científicas sobre estos temas “identificaron numerosas contradicciones, dificultades y patrones culturales instalados, que no facilitan los aprendizajes indispensables para ejercer las responsabilidades educativas y de cuidados que se requieren en las comunidades parentales, donde madres y padres tienen las tareas más importantes”. Además, se percibieron vacíos en las normas jurídicas para proteger algunos derechos, que ahora se visualizan con más claridad.

Para lidiar y debatir sobre estos temas surgieron las Jornadas, que generan espacios de aprendizaje y debate, donde padres y madres reciben información de primera mano. Luego, en 2015, se instituyó el Reconocimiento Público “Al Mayor Amor”, otorgado a madres y padres destacados por su labor educativa en la familia y la sociedad.

La edición recién finalizada se centró en el ejercicio de la autoridad y el papel que cumplen los límites para un proceso de crecimiento saludable. Además, reflexionó sobre las particularidades de la crianza de adolescentes.

Tomando como punto de partida el lema “Educar con límites saludables”, sus múltiples espacios atendieron la manera en que madres y padres ejercen su autoridad, elemento clave en la educación. 

Muchos adultos actúan desde la sobreprotección, con promesas de darlo todo de manera arbitraria y, por tanto, desconocen las necesidades que deben atender. (…) Se trata, en definitiva, de establecer límites saludables que respeten las necesidades de niños, niñas, púberes, adolescentes y jóvenes en el proceso de crecer y no, imposiciones arbitrarias para que obedezcan”, explicó Mariela Castro.

Por supuesto, el aislamiento social frente al nuevo coronavirus supuso un reto adicional. Pero las Jornadas no se detuvieron: se volcaron hacia el espacio digital y desde allí, lideraron los debates. 

Grisell Crespo, presidente del Comité Organizador de esta iniciativa, comentó que cuando la pandemia de la COVID-19 llegó a Cuba, transcurría el segundo mes de ejecución de las Jornadas y ya habían participado más de 400 personas en las actividades centrales desarrolladas en los municipios Plaza, Diez de Octubre y Guanabacoa, de la Capital y Bayamo, de la provincia Granma.

Los cursos y talleres realizados facilitaron el diálogo entre madres y padres, adultos de referencia, púberes y adolescentes, líderes comunitarios y la mayoría de la Federación de Mujeres Cubanas. Además, creció el intercambio sobre buenas prácticas entre profesionales de la educación, la salud y otros que laboran en el ámbito comunitario”, dijo.

En medio de las circunstancias atípicas, el Comité Organizador, en coordinación con la Red de la Metodología de los Procesos Correctores Comunitarios (ProCC) de Cuba, creo el “Servicio de orientación a madres y padres en casa”. El proyecto funciona mediante un grupo de Whatsapp y un correo electrónico para dialogar sobre la crianza y la convivencia familiar en la situación de distanciamiento físico.

AT/RL/ Foto de portada: Revista Mujeres. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: