COVID-19: Brasil llega al millón de casos en medio de confrontaciones políticas

Con una cifra récord de más de 54 mil casos en las últimas 24 horas, Brasil superó este viernes el millón de casos positivos a la COVID-19: una marca solo superada anteriormente por Estados Unidos.

En tanto, la cantidad de fallecidos por el nuevo coronavirus ascendió a 48 mil 954, con mil 206 decesos desde el jueves, superando las mil muertes diarias por cuarto día consecutivo.

Según el balance diario del Ministerio de Salud, el número de contagios llegó a un millón 32 mil 913, con un incremento de 54 mil 771 en un día. El récord anterior de casos se había registrado el 16 de junio, cuando treparon en 34 mil 918.Las autoridades sanitarias atribuyeron el rápido incremento a «una inestabilidad en la rutina de exportación de los datos reportados» por las secretarías regionales.

Sin embargo, con esos números, el gigante sudamericano se confirma como segundo país más afectado por la pandemia. Solo detrás de Estados Unidos, lideran las estadísticas tanto en número de pruebas positivas como de fallecidos. Más preocupante aún resulta la alerta de varios especialistas según la cual los números reales son mucho mayores: en una población de 212 millones de habitantes, advierten, no se practican test masivos.

Durante los últimos días, en algunos estados del país sudamericano se comenzaron a flexibilizar las medidas de aislamiento social, justificados por algunas señales de decrecimiento en las curvas de casos y muertes. Sin embargo, el exministro de Salud de esa nación, Luiz Henrique Mandetta, asegura que “hablando de Brasil como un todo, la epidemia sólo podrá analizarse con la estabilización de la curva en todas las regiones, lo que debe ocurrir a fines de agosto o en septiembre”.

Comenzar una desescalada en ese contexto es, como mínimo, contradictorio. Pero no resulta raro en un país donde la estrategia para enfrentar la emergencia ha estado envuelta en disputas políticas y el presidente asegura que la amenaza se resume a “una gripecita”.

El Presidente Jair Bolsonaro, desde la llegada del virus, entró en confrontación con los gobernadores y alcaldes que instauraron medidas de cuarentena, por considerar que estas son ruinosas para la economía. Ignoró con frecuencia las recomendaciones de aislamiento, participando en actos de apoyo o paseándose por zonas comerciales sin tomar en cuenta ninguna medida de seguridad.

Su discurso se ha centrado en recomendar el uso de la cloroquina y la hidroxicloroquina en los tratamientos, pese a que no existe un consenso en la comunidad científica sobre su eficacia e incluso la Organización Mundial de Salud ha alertado sobre posibles efectos adversos.

Durante los tres meses en que el gigante sudamericano se ha enfrentado al nuevo coronavirus, el Ministerio de Salud ha cambiado dos veces de titular por desavenencias con Bolsonaro fundamentalmente en lo referido al aislamiento social. Mandetta, destituido en abril, resumió el conflicto: “El Ministerio pedía y reforzaba ante los gobernadores la necesidad del aislamiento, del distanciamiento social, y el Presidente decía y hacía lo contrario”.

Desde mediados de mayo ocupa el cargo un general, con carácter interino. Mandetta deploró la militarización de esa cartera que lidera el combate al nuevo coronavirus. “Los médicos no saben de guerra, los generales no saben de salud”, dijo.

Una mayoría de brasileños reprueba la gestión de la pandemia por parte del jefe de Estado, debilitado además por una serie de investigaciones judiciales sobre su entorno cercano y en creciente confrontación con el Congreso y la corte suprema. Sin embargo, la crisis va en aumento y el pico de casos aún está lejos, aseguran las predicciones.

En paralelo, el país se dirige a su peor recesión anual, que según el Banco Mundial puede llegar a 8%, con millones de desempleados que se ven ante la opción de exponerse al virus o pasar hambre.

AT/RL/ Foto de portada: Andre Penner/ AP.
 
 
 

 
 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: