Cuba alista fase post Covid-19 y extiende cooperación médica

Por  Orlando Oramas León/RL

Cuba anunció la salida de una brigada médica para combatir la Covid-19 en las islas Turcas y Caicos, territorio británico de ultramar situado al sureste de las Bahamas.

Será la brigada sanitaria número 35 enviada a 38 países por la mayor de las Antillas, que inicia una semana crucial para la etapa post pandemia, aunque se mantienen medidas de prevención y control y cada día se realizan más de dos mil pruebas en busca de contagios.

El jueves último los cubanos supieron de la próxima implementación de un plan de recuperación, gradual, por fases y asimétrico, para lo cual comenzaron a hacer planes, aunque responsables, para la desescalada del confinamiento cumplido por más de dos meses.

Fueron el presidente Miguel Díaz-Canel, el primer ministro Manuel Marrero y el viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, Alejandro Gil, quienes informaron a la población, en programa televisivo, sobre cómo iniciará la recuperación cubana.

Resultan acciones de un plan concebido en tres fases de una primera etapa, que abarca los ámbitos de salud, turismo, cuestiones laborales y tributarias, comercio exterior e interior, transporte, educación, deporte y cultura, además de cuestiones relativas a las actividades durante el verano en el país.

Cuba puede darse ese lujo, pues siempre tuvo un bajo número de casos graves y críticos y por tanto sus capacidades de salas de terapia intensiva y otras hospitalarias no llegaron a poner en peligro la estabilidad del sistema de salud.

También influyó la creación de centros de internamiento para personas sospechosas o contactos de positivos, una experiencia distinta a otras naciones, donde eran remitidas a casa y con carencias para someterse a los test establecidos para confirmar la enfermedad.

Se suma aquí, además, la pesquisa activa realizada por miles de estudiantes de medicina que van a los hogares para identificar a quienes presentan síntomas respiratorios.

Eso y más tuvo resultados en el propósito de sacar al virus de la calle, amén de medidas de distanciamiento como suspensión de clases, conciertos, actos públicos, transporte público y otras actividades que acarrean aglomeración de público.

Todo ello se cumplió, de manera general, sin confinamiento total y mucho menos toque de queda.

A ello habría que agregar la rápida y oportuna integración de centros científicos nacionales y sus expertos, para la introducción de fármacos que, como el CIGB 258, resultaron decisivos para la recuperación de enfermos críticos, lo cual incidió sobremanera en la baja de la letalidad.

En tales condiciones Cuba se apresta a iniciar una nueva normalidad, pues nunca será como antes, al menos hasta que aparezca y se aplique la vacuna que no pocos países buscan conseguir primero.

A la par, sigue extendiendo su mano solidaria a otras naciones. Recién regreso de Italia la primera de dos brigadas médicas que actuaron contra la Covid-19. Atrás quedaron galenos cubanos en la Región de Piamonte.

Resultan hitos de la colaboración sanitaria de Cuba, que actuó también en Andorra y lo hace en otros continentes.

Foto de portada: Carlos Rojas Veliz / ACN

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: