Cuba denuncia ante la Junta del Programa Mundial de Alimentos medidas coercitivas de Estados Unidos

El representante permanente de Cuba ante los Organismos Internacionales con sede en Roma, José Carlos Rodríguez, denunció hoy las medidas económicas coercitivas de Estados Unidos contra su país, durante el Periodo Anual de Sesiones de la Junta del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Rodríguez apuntó que dichas sanciones están motivadas por razones políticas y enfatizó en los daños que estas provocan al pueblo, incluso en la actual coyuntura de crisis mundial provocada por la COVID-19, cuando representan una presión extraordinaria para garantizar los insumos médicos y alimentos que se necesitan.

El Embajador reiteró que la Isla “mantendrá inalterada su vocación solidaria, su alto espíritu de cooperación con todos los países y la defensa del multilateralismo”.

También manifestó que seguirá abogando para que el PMA continúe contribuyendo con el reforzamiento de las políticas públicas y la preservación del principio de las responsabilidades comunes, pero diferenciadas, entre los países desarrollados y los que están en vías de desarrollo.

La Mayor de las Antillas, como miembro de la Junta Ejecutiva del PMA, expresa además su voluntad y compromiso de apoyar los trabajos de esta agencia de las Naciones Unidas, cuyo doble mandato, humanitario y de desarrollo, es vital para un mundo libre del flagelo del hambre y la desnutrición, puntualizó el diplomático.

Destacó que el PMA libra una compleja batalla humanitaria en una circunstancia de complejidad excepcional, como consecuencia del impacto de la pandemia, y añadió que millones de personas viven en gran incertidumbre, pues la miseria y la inseguridad alimentaria ganan terreno.

Detalló que antes de la pandemia, en el planeta había 820 millones de personas hambrientas, algo inaceptable, teniendo en cuenta los numerosos recursos que se destinan al gasto militar (un billón 8 mil millones de dólares estadounidenses) y la publicidad (618 mil 700 millones de dólares estadounidenses), por solo mencionar dos ejemplos.

Tras detenerse en ese escenario internacional, Rodríguez enfatizó en que “la COVID-19 tiene efectos devastadores sin distingo de fronteras o poder económico, pero es claro que daña más donde están los más vulnerables, los de menos ingresos y menos reservas, en el mundo pobre, subdesarrollado y endeudado”.

Es por ello que, según el diplomático cubano, los pequeños Estados insulares requieren especial atención, dadas además las afectaciones por el cambio climático y las limitadas posibilidades de producción alimentaria que tienen estos países.

KMG/RL

Foto de portada: Cubaminrex

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: