EEUU: Ni la pandemia pudo contener la ira contra los asesinos de Floyd

Ni siquiera el nuevo coronavirus, ni el saber que Estados Unidos es el país con más casos de contagiados en todo el mundo, con  un millón, 811 mil 357 contagiados, y 105 mil 160 muertos, ha podido frenar a los manifestantes que protestan por el asesinato de George Floyd, un afrodescendiente, ultimado por la policía a la vista del público.

Desde que se produjo el hecho, cuya autopsia ya ha confirmado que fue un homicidio, los medios de prensa de todo el mundo comentan el caso y divulgan las manifestaciones que se van multiplicando por varios Estados  de la Unión.

Algunos medios importantes comparan el caso con el ocurrido en los años 60 del pasado siglo: “Mientras los incendios ardían en Minneapolis en la tercera noche de protestas a raíz de la muerte de George Floyd, el presidente Donald Trump tuiteó: “Cuando comienza el saqueo, comienzan los disparos“. Al hacerlo, Trump repitió las palabras del exjefe de la Policía de Miami Walter Headley, quien usó la frase en 1967, mientras anunciaba una “guerra” contra el crimen en barrios negros, y agregó: “No nos importa que nos acusen de brutalidad policial” comentó una televisora norteamericana.

Donald Trump visitó la iglesia frente a la Casa Blanca dañada durante unos disturbios. El templo fue incendiado cuando los manifestantes se enfrentaron con la policía durante las protestas por la muerte de George Floyd.

Con la Biblia en alto como un escudo, Trump posó para la prensa y  dijo: “Somos el país más grande del mundo”. Para acercarse al templo, conocido como ‘La Iglesia de los Presidentes’, el mandatario tuvo que cruzar el Parque Lafayette, que ya había sido despejado por la Policía militar y civil con el uso de gases lacrimógenos.

El Presidente ha amenazado con desplegar al ejército en las calles si continúan los disturbios.

El saldo de la actualidad nacional de este “gran país” indica que en pocos días, Estados Unidos pasó de protagonizar los titulares como el país con más muertos por la Covid-19, a ser noticia por las protestas en decenas de ciudades por la muerte del afroestadounidense George Floyd en custodia policial en Minneapolis, Minnesota.

La indignación por la muerte de Floyd llevó a miles de personas a salir a las calles a protestar, en muchos casos de manera pacífica.Pero en otros, los manifestantes se enfrentaron con la policía, provocando incendios, destrozos y saqueos, lo que llevó a activar la Guardia Nacional en varios estados e implementar medidas de toque de queda.

«Hay que arrestar a las personas, hay que rastrear a las personas, hay que ponerlos en la cárcel durante 10 años y nunca volverán a ver estas cosas», dijo Trump. «Lo estamos haciendo en Washington. Vamos a hacer algo que la gente no ha visto antes», advirtió el Presidente.

No hace falta ser un experto para saber que todos estos disturbios propagan el virus en el que no sólo se juega con la salud de los estadounidenses, sino la de los ciudadanos del mundo. Pero Trump ha declarado que contar con el mayor número de casos de coronavirus a nivel mundial es una “insignia de honor”, pues eso significa que las autoridades de Washington están haciendo su trabajo al realizar un gran número de pruebas para la detección de contagiados. Semejante deducción deja un mensaje que no merece comentarios.

ST/RL/ Foto de portada: Shawn Thew / EFE. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: