El mundo necesita un sistema sanitario de prevención global

George Benjamin, presidente de la Asociación Estadounidense de Salud Pública y una de las figuras más influyentes de la medicina norteamericana, ha abogado durante casi dos décadas por la construcción de un sistema sanitario gratuito para todos los ciudadanos.

En entrevista con el diario español El País, Benjamin, quien también fuera nombrado por el expresidente Barack Obama como uno de los integrantes del Consejo Consultivo Nacional de Infraestructura (grupo de expertos encargados de asegurar la integridad de los servicios de salud en tiempos de crisis), se refirió a la pésima gestión gubernamental de Donald Trump ante la COVID-19.

El presidente Trump no tiene ninguna autoridad en este asunto, no es médico y no tiene conocimiento de ningún tipo en esta área en concreto. Así que le escucho atentamente, con muchísima atención y luego ignoro completamente todo lo que ha dicho”, expresó.

Con respecto a la oleada de protestas extendidas por los Estados de la Unión como consecuencia de la muerte del afroestadounidense George Floyd, el especialista alertó sobre las elevadas probabilidades que indican a repuntes del virus, de ahí que destaca la necesidad de insistir en la educación de la ciudadanía para que respeten el distanciamiento físico y las medidas higiénicas recomendadas.

A la pregunta ¿Qué se podía haber hecho en EEUU para evitar el caos actual?, Benjamin responde con un conjunto de acciones que incluyen la realización de una campaña de test “mucho más robusta”, una política más intensa para promover el uso de mascarillas y guantes, campañas de educación pública, una rigurosa atención a las personas que entraban al país desde otras regiones, no solo de Asia, y la estructuración de un protocolo sanitario más fuerte.

En lugar de eso, “llegamos tarde a todo”, afirmó, “si nos hubiéramos confinado cuando lo hicieron otros tantos países en Europa, habríamos evitado males mayores”.

George Benjamin también cree que a partir de este momento, espera, como mínimo, que las personas desarrollen mejores hábitos higiénicos y que los Gobiernos sean capaces de fortalecer las estructuras de salud pública, no solo por la pandemia actual, sino por enfermedades crónicas y adicciones.

Una vía de solución-enfatizó-pudiera estar en la construcción de un sistema de prevención global, única manera de afrontar situaciones de este tipo, pues “ahora sabemos el coste de no actuar y es una auténtica calamidad. Incluso desde el punto de vista económico, el precio de no hacer nada es mucho peor”.

PGS/ RL/ Foto de portada: Prensa Latina.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: