Estados Unidos: La libertad religiosa de Pompeo no es más que una broma

Compartir

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó recientemente el llamado «Informe Global de Libertad Religiosa 2019«, que difama la política religiosa de China.

En una conferencia de prensa celebrada el mismo día, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, volvió a difundir rumores para calumniar a China por «reprimir» la religión. A medida que el gobierno de los EE. UU. reprime violentamente las protestas nacionales contra la discriminación racial e impuso presión externa sobre las sanciones e intensificó el odio entre los creyentes de diferentes religiones, este Pompeo finge ser un maestro de derechos humanos y fabrica rumores sobre políticas religiosas de otros países. ¡Es realmente una broma!

Interferir en los asuntos internos de otros países en nombre de la llamada «libertad religiosa» es una táctica habitual utilizada por el gobierno de los Estados Unidos para promover la hegemonía. En los últimos años, unos políticos estadounidenses han intensificado este truco y lanzado ataques difamadores en muchos países, incluida China. Por ejemplo, desde desacreditar las políticas religiosas de China, hasta afirmar falsamente que China detuvo a millones de personas de minorías étnicas en Xinjiang, y luego promover los llamados proyectos de ley sobre Xinjiang y Tibet e intentar implementar la «jurisdicción de brazo largo», los políticos estadounidenses juegan las llamadas tarjetas religiosas para reprimir y contener a China.

¿Cómo es el estado de la política religiosa y la libertad de creencias de China? Las personas que tienen más voz son los chinos, no le toca a Pompeo mentir y rumorear. Como todos sabemos, respetar y proteger la libertad de creencias religiosas es la política nacional básica de China. Según las estadísticas, actualmente hay casi 200 millones de creyentes religiosos en China, más de 380.000 empleados religiosos, alrededor de 5.500 organizaciones religiosas y más de 140.000 campos de actividades religiosas registradas de acuerdo con la ley. ¿No es este un fuerte testimonio de la protección efectiva de la libertad de creencias religiosas? Ante la discriminación racial estructural en la sociedad estadounidense expuesta por la muerte de Floyd, ¿se atreve Pompeo a hablar sobre el estatus religioso de las minorías en los Estados Unidos?

En octubre del año pasado, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas consideró cuestiones relacionadas de derechos humanos, 54 países evaluaron activamente la efectividad de las medidas antiterroristas y de desterrorización de Xinjiang, y creyeron que esto protegía efectivamente los derechos humanos básicos de las personas de todos los grupos étnicos en Xinjiang. En la actualidad, el gobierno chino ha recibido a más de 1,000 diplomáticos de varios países, funcionarios de organizaciones internacionales, reporteros de medios y líderes religiosos para visitar Xinjiang. Su opinión idéntica es que lo que ven y escuchan en Xinjiang es completamente diferente de lo que los medios occidentales describieron. Se puede ver que los ojos de la comunidad internacional son agudos.

Ya sea la muerte de más de 110.000 personas causada por la derrota de la anti-epidemia, o la ola de protestas contra la discriminación racial que azota a los Estados Unidos, estos muestran claramente que Estados Unidos está cayendo en un gran desastre humanitario. En este sentido, los políticos estadounidenses como Pompeo tienen la culpa. Sus llamados «derechos humanos» y «»libertad» se han convertido en herramientas políticas para atacar a otros países. Enfrentando la desaparición de las vidas de más y más estadounidenses inocentes, los Pompeos que realizan este montón de actos malvados que pisotean los derechos humanos y la libertad ante Dios. ¿No deben confesarse?

Tomado de CGTN.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Dejanos tu comentario

A %d blogueros les gusta esto: