Estados Unidos utiliza a Cuba contra la OPS

Por Susana Tesoro.

Desde que comenzó la pandemia de la Covid-19 en el mundo, la mayoría de los países de diferentes ideologías, credos, religiones y economías, han centrado sus recursos y esfuerzos en adoptar medidas para disminuir los contagios y evitar los fallecimientos. Pero el gobierno de Estados Unidos, hoy el centro de los contagios y muertos, se ha centrado en perjudicar y poner obstáculos a otros países, y sobre todo a su imprescindible Cuba.

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, embistió en contra de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) por su papel de facilitador en la colaboración médica que Cuba prestó a Brasil, mediante el conocido programa Más Médicos.

Pompeo se arroga el  derecho de regañar y pedir cuentas, así que pide explicaciones a la OPSacerca del rol que desempeñó en el envío a tierras brasileñas de los doctores cubanos, a quienes llama injustamente “mano de obra esclava”.

Tanto el Presidente Donald Trump como el funcionario Pompeo ya no saben de qué agarrarse para enjuiciar y sancionar a Cuba.

Se puede entender que busquen otros temas para tapar la pésima forma en que están manejando sus problemas domésticos: con más de cien mil muertos por la Covid, entre más de 30 mil desempleados y la crisis ocasionada por el asesinato del afrodescendiente George Floyd a manos de un policía blanco.

Trump debutó desacreditando a la OMS por su supuesta  relación con China, pero luego se viró hacia Cuba y en los momentos más álgidos de la pandemia sancionó a barcos que transportaban petróleo a la isla y otros que traían donaciones de artículos médicos. Amenazó a entidades turísticas para impedir sus negocios con Cuba, y condenó a romper con Cuba empresas bancarias a través de las cuales llegaban las remesas.

Pero el ejemplo dado por Cuba al mundo da sobradas razones para molestar al gobierno estadounidense. Por mucho que han tratado de silenciar a la prensa, ya el mundo conoce la verdadera labor de la colaboración médica cubana.

En el caso de Brasil, la presencia cubana en el programa Más Médicos, que inició en agosto de 2013, llevó a ese país cerca de 20 mil profesionales queen cinco años, atendieron a más de 113 millones de pacientes en unos 3 mil 600 municipios, hasta que Jair Bolsonaro, siguiendo las órdenes de Trump,mandó a cerrar la cooperación.

Ahora Mike Pompeo, Secretario de Estado de Estados Unidos, pretende intimidar y extorsionar a la OPS en su afán de agredir a Cuba. Imaginamos a Pompeo buceando en un cajón que dice: “Trapos sucios para acusar a Cuba”, sacando de donde no hay para no quitarle el pie de encima a la isla que ha exhibido un ejemplo de solidaridad y derechos humanos ante la pandemia.

Comenzamos a pensar que Cuba vale más de lo que todos podemos imaginar, pues la obstinación, como diría un cubano: “el encarne” con la isla se pasa de rosca, y los hechos han pasado de agresiones, a ser manotazos de ahogado que no se resigna a que sus mentiras están destinadas a perecer.

RL/ Foto de portada: Alex Brandon/AP. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: