La economía y la Covid-19 siguen sin entenderse

La realidad dura y cruel indica que para detener la pandemia de la Covid-19, es preciso detener negocios, comercios, fábricas, etc, para poder mantener el aislamiento de los seres humanos e impedir que aumenten los contagios. Pero sin dinero, es imposible avanzar en este sentido ya sea en la economía global como en la doméstica.

Ahora el Fondo Monetario Internacional recomienda a los países de Latinoamérica y Caribe ser cautelosos a la hora de reabrir sus economías para evitar segundos y terceros brotes de la Covid-19.

«Las tasas de infección y mortalidad per cápita de la pandemia en la región se están acercando a las registradas en Europa y Estados Unidos; con el número total de casos en América Latina y el Caribe llegando casi al 25% del total mundial», dijo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, en una rueda de prensa.

Agregó que «los países deberían ser cuidadosos a la hora de plantearse la reapertura de sus economías, y permitir que los datos y los conocimientos científicos guíen el proceso».

A esto se suma que «numerosos países de la región tienen elevados niveles de informalidad y están poco preparados para hacer frente a nuevos brotes de la pandemia, con una elevada ocupación de unidades de cuidados intensivos y escasa capacidad de pruebas y rastreo», formula el FMI.

A la terrible situación económica, los gastos de reservas y el desgaste de los servicios y el personal de salud, los países sancionados por Estados Unidos deben sumar tales restricciones al esfuerzo por desarrollar su economía, por incrementar su producción local y cubrir necesidades de alimentación y salud a la población.

Las sanciones económicas que Estados Unidos impone a países de todo el mundo afectan la calidad de vida de sus habitantes, y para combatir estos efectos las naciones deben unirse, dijo en entrevista con Sputnik el experto en asuntos internacionales, Raúl Carreño.

«Entre estos países sancionados hay que fomentar un comercio y un intercambio de bienes y servicios, me voy a lo concreto, a Venezuela el efecto de las sanciones indudablemente ha socavado la calidad de vida los venezolanos, afectando la operatividad normal del Estado (…) y el Gobierno tiene que mejorar esto», dijo el experto, egresado de la Universidad Santa María de Venezuela.

Carreño, quien es Doctor en Derecho Internacional de la Real Universidad de San Felipe de Chile, consideró que las naciones más afectadas deben establecer de manera coordinada una propuesta conjunta. «Yo pienso que podría ser una alianza de países, países cuyo único delito sea querer ser libres y autónomos en nuestras relaciones», expresó.

AFP señala que para mejorar la situación de vida de las naciones sancionadas por Estados Unidos, cada vez se hace más relevante establecer una relación comercial para afrontar la violación del derecho internacional que entiende comete Washington cuando ataca el derecho a libre comercio.

Toda esa alianza entre las naciones y pueblos sancionados por el gobierno estadounidense, debe hacerse en medio de una pandemia que no se ha podido controlar en muchos de estos países, algunos sin recursos naturales importantes y otros con riquezas maniatadas por loe Estados Unidos.

ST/RL/ Foto de portada:  Depositphotos.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: