Lactancia materna, la mejor medicina para tu bebé en tiempos de pandemia

Por Cynthia Hernández Mayol 

Durante décadas el gobierno cubano y en específico el Ministerio de Salud Pública con su Departamento Materno-Infantil ha definido entre sus principales tareas promover un amplio y profundo conocimiento sobre los beneficios y la importancia del proceso de la lactancia materna a través de los medios de comunicación, el programa de la atención primaria de salud en los barrios y otras campañas de conjunto con la UNICEF en Cuba, el organismo permanente de las Naciones Unidas, encargado de ayudar a los niños y proteger sus derechos.

Sin embargo, aún existen padres que subestiman los beneficios de ese apreciado alimento, condicionado por las propias filosofías de vida de las personas y la incorporación temprana de alimentos complementarios, con lo cual se desestimula la lactancia materna por estos.

Los expertos aclaran que no se trata netamente de un proceso nutricional de los recién nacidos. La leche materna encierra aspectos inmunológicos y psicofisiológicos.

Asimismo, fundamentan que entre las ventajas de la lactancia materna exclusiva para los bebés está la facilitación de los procesos digestivos y la disminución de infecciones de este tipo, el favorecimiento al coeficiente intelectual y el desarrollo cognitivo, una mejor y mayor relación madre-descendencia, y un menor riesgo de padecer de sobrepeso u obesidad cuando crezcan.

Para la madre también trae beneficios, pues favorece a la contracción uterina para eliminar el sangramiento al final del parto y disminuye la probabilidad del cáncer de mamas y ovarios.

Vale destacar que incluso para las progenitoras que sufren por no poder dar el pecho, en Cuba existe el servicio de Banco de Leche Humana, donde se recolecta, procesa y controla la calidad de la leche para la posterior distribución bajo prescripción médica.

Por fortuna para los recién nacidos de mayor vulnerabilidad, Cuba cuenta con instalaciones de este tipo en casi todo el país, se hallan en las provincias de Pinar del Río, La Habana, Matanzas, Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y Guantánamo.

Más que nunca, ahora, con el peligro que representa para toda la humanidad la extensión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 que se cree permanezca como una enfermedad endémica, para el resto de nuestras vidas si no se hallara una vacuna, y el ascenso de casos asintomáticos, la UNICEF alerta a todas las familias no interrumpir la alimentación con la leche materna.

De acuerdo con estudios recientes esta contiene anticuerpos y factores bioactivos que ayudan a combatir la infección de la COVID-19, incluso si el bebe estuvo expuesto al virus.

Por ello se aconseja aún más practicar el contacto piel con piel para iniciar la lactancia materna durante las primeras horas después del parto.

El doctor Francisco Durán, Director de Epidemiología del Ministerio cubano de Salud Pública, recientemente en sus actualizaciones diarias sobre el comportamiento de la pandemia en la Isla, declaró que la leche materna no es el riesgo sino el contacto físico.

Las investigaciones, según la Organización Mundial de la Salud, indican que hasta este momento no se registran casos de transmisión de esta enfermedad a través de la lactancia, lo cual no significa cesen los estudios de este tipo.

La idea es fomentar una conciencia social a nivel global por mantener y profundizar este proceso con las debidas precauciones higiénicas sanitarias que cada persona debe tener en cuenta en su vida cotidiana.

A las recién paridas, a pesar de que sean sospechosas a la COVID-19 e incluso casos confirmados se les recomienda mantener la lactancia, lo que deben priorizar el uso de mascarillas, el lavado de las manos con agua y jabón, geles antibacteriales y soluciones cloradas antes de tocar o cargar al bebé, así como también la limpieza y desinfección sistemáticos de todas las superficies que se toquen.

En caso de que la madre haya tosido es recomendable que esta se lave el pecho y de no pasar esto, los expertos explican no será necesario que lo lave cada vez que vaya a alimentar al pequeño.

Si la madre se sintiera muy enferma como para no poder dar de mamar, se debe extraer la leche y proporcionársela de forma segura o sino alimentarlo con leche de una madre donante. De no poder cumplir con ninguna de estas opciones se puede proporcionar leche maternizada siempre y cuando este correctamente preparada.

Después de rebasar la enfermedad se debe continuar amamantándolo.

Por otro lado, si el bebé es quien contrae el nuevo coronavirus u otra enfermedad es de vital importancia que se siga alimentando con leche materna.

La lactancia refuerza el sistema inmunológico de tu bebé y a través de la leche materna tú le pasas a él tus anticuerpos, ayudándolo a combatir las infecciones”, puntualizó la UNICEF.

Tomado de Cubasí

Foto de portada: UNICEF

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: