Las mascarillas, una nueva forma de agredir el medio ambiente

Un mes después de que los países cerraran sus fronteras, y fuera implantado el aislamiento en casa, luego de haber cerrado negocios y comercios, comenzó a circular una noticia relacionada con que la Covid-19 podría traer consigo una mejoría en la calidad del medio ambiente ya que no habría contaminaciones por transportes, industrias, etc. Hoy día ya se ha comprobado que el medio ambiente no mejorará sino todo lo contrario.

La ONU calcula que cada año se arrojan al mar 13 millones de toneladas de plástico y que la mitad de este material producido a nivel mundial es para artículos de un solo uso. En el Mediterráneo, se vierten unas 570 mil toneladas de plástico cada año, el equivalente a 33 mil 800 botellas de plástico por minuto.

Hoy día, según publica el sitio elespañol.com, si la mitad de la población de España usa una nueva mascarilla quirúrgica todos los días, se utilizarían alrededor de 705 millones de mascarillas por mes. Si tan solo el 1 por ciento de ellas no se eliminan adecuadamente durante un año, se generarían aproximadamente unas 84,6 millones de mascarillas contaminadas, muchas de las cuales terminarán en el mar.

Aunque los guantes no se recomiendan oficialmente para el uso cotidiano, a menudo los supermercados y otras tiendas hacen que los compradores los utilicen para entrar. Los guantes tampoco se reciclan.

Las ciudades españolas ya han notado el creciente problema de la basura derivada de la protección frente al coronavirus. De hecho, varios municipios han establecido multas para los que no se deshagan de este material de forma adecuada. Van desde 100 euros hasta 3 mil.

Según estimaciones de la Politécnica de Turín, durante el levantamiento de la fase de confinamiento, Italia necesitará mil millones de mascarillas y 456 millones de guantes por mes.

En Kalamata, una ciudad griega al suroeste de Atenas, los guantes, las toallitas y los frascos de desinfectante desechados aparecen esparcidos en parques, aceras y carreteras.

Este panorama podría repetirse en todo el mundo si no se ataja a tiempo y por ende pagaríamos a un alto precio al sufrir un medio ambiente dañado. Es preciso escuchar recomendaciones sencillas que nos permitirían entregar un mejor planeta a nuestros hijos y nietos.

La OMS afirma que lavarse regularmente las manos ofrece mayor protección para frenar el contagio de la COVID-19 que el uso de guantes de goma cuando se está en áreas públicas. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. Indican que las mascarillas de tela lavables ofrecen la protección necesaria para el público y pueden reutilizarse.

Según Claudia Brunori, química de la Agencia para las Nuevas Tecnologías, Energía y Desarrollo Económico Sostenible italiana, «los países deberían tratar de desarrollar productos hechos del mismo polímero, que podamos rastrear y recolectar en contenedores desechables sellados, donde puedan desinfectarse y reciclarse».

Mike Bilodeau, director regional de Plastic Oceans para Europa, sugiere que en lugar de importar estos equipos, deben fabricarse localmente, de forma que los elementos plásticos puedan reciclarse y reutilizarse.

ST/RL

Foto de portada: Futuro 360

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: