Lecciones de la policía cubana, una visión desde Estados Unidos

Un grupo de policías musculosos que llevan pistolas y bastones semiautomáticos se mueven lentamente entre la multitud al final de un concierto de salsa al aire libre. Mis amigos y yo tenemos una botella de ron, y creo que los policías lo confiscarán y tal vez hasta nos arresten.

En cambio, la policía nos pide que bebamos, y rápidamente cumplimos. Confiscan la botella de vidrio para que no se pueda romper y usar como arma.

Este incidente tuvo lugar en La Habana hace algunos años, y dice mucho sobre lo que constituye una buena vigilancia policial. Los policías estaban interesados ​​en prevenir el crimen, no en agravarlo.

Contrariamente a la imagen de comunistas brutales y represivos, la policía en Cuba ofrece un ejemplo instructivo para los activistas en los Estados Unidos. La policía vive en las ciudades que patrullan. Generalmente tratan a los ciudadanos con respeto. Como documenté en mi libro Dateline Havana , las golpizas policiales a criminales son raras y los asesinatos policiales son inexistentes. Cuba tiene una de las tasas de criminalidad más bajas de América Latina.

Las continuas protestas por las vidas de los negros en los Estados Unidos han forzado un debate nacional sin precedentes sobre el papel de la policía. ¿Deben los departamentos de policía ser financiados y ese dinero ser desviado para ayudar a las comunidades pobres? ¿Debería la policía ser abolida por completo?

Cuba ha luchado con problemas policiales desde la revolución de 1959. El gobierno, aunque ciertamente tiene su cuota de fallas, ha creado un sistema de interacción entre la comunidad y la policía que reduce el crimen sin depender de la fuerza bruta.

La lucha contra el crimen en Cuba comienza con una red de seguridad social, que brinda a cada cubano educación gratuita, atención médica gratuita y eventos culturales subsidiados. Cuba no sufre los azotes de la falta de vivienda y la adicción a las drogas instigada por los carteles, a pesar de los intentos regulares de los traficantes de contrabandear drogas a Cuba desde Florida.

La economía socialista significa que Cuba no tiene extremos de riqueza y pobreza. He visitado las casas de funcionarios gubernamentales de alto rango que viven en vecindarios de ingresos medios. Me he encontrado con agentes de policía que vivían en un modesto complejo de apartamentos en el mismo vecindario que patrullaban.

Cuba usa la presión de la comunidad para desalentar el crimen. Los Comités para la Defensa de la Revolución (CDR) se crearon originalmente a principios de la década de 1960 para erradicar a los contrarrevolucionarios respaldados por Estados Unidos. Hoy en día, los CDR promueven la salud pública y actúan como grupos de vigilancia del vecindario.

Humberto Carillo Ramírez, un líder nacional de CDR entonces, me dijo en un documental de radio que los residentes locales a menudo saben quiénes son los delincuentes.

Si una familia no envía a sus hijos a la escuela o si un joven no está trabajando y se está metiendo en problemas. . . nos reunimos con ellos «, dice. “Vivimos en [su] bloque. . . Explicamos por qué es malo para el país y también explicamos las graves consecuencias legales para ellos «.

Cuando los residentes son condenados por delitos, los miembros de CDR los visitan en la cárcel. «Queremos . . . reincorporarlos a la sociedad después de que salgan «, dice Carillo.

A principios de la década de 1990. Cuba enfrentó una crisis económica masiva provocada por el colapso de la Unión Soviética e intensificada por los esfuerzos de Estados Unidos para derrocar al gobierno. Los cubanos enfrentaron una grave escasez de gasolina, alimentos y electricidad. A partir de 1996, la nación experimentó un fuerte aumento en los robos de viviendas y asaltos callejeros; incluso hubo un intento de robo de un vehículo blindado.

Según los estándares de Estados Unidos, el crimen en Cuba seguía siendo ligero, pero era más de lo que los cubanos estaban dispuestos a aceptar. En 1999, el gobierno aprobó una ley que duplicó algunas penas de prisión. Los jueces también permitieron que menos prisioneros salieran en libertad condicional. La policía estaba estacionada en cada esquina de las zonas turísticas. La represión resultó en una caída del 20 por ciento en la delincuencia, me dijo el juez de la Corte Suprema Jorge Bodes Torres en una entrevista en ese momento.

Él atribuye el éxito a las medidas de «ley y orden» y a la organización comunitaria. «La mayoría de las personas están involucradas en la lucha contra el crimen», dice. «Ese es el factor más importante».

Los disidentes políticos cubanos están totalmente en desacuerdo. Afirman que la policía golpea y encarcela rutinariamente a los opositores del gobierno. Sin embargo, como he documentado , muchos de estos disidentes son financiados por Washington y regularmente difunden noticias falsas, por lo que sus reclamos de brutalidad sistemática carecen de credibilidad.

Algunos cubanos tienen quejas legítimas. Entrevisté a docenas de jóvenes afrocubanos que fueron detenidos e interrogados por la policía porque son negros.

Pablo Michel, un joven afrocubano, me cuenta que fue detenido por la policía varias veces en las zonas turísticas de La Habana. En una ocasión, llevó a dos turistas blancas al aeropuerto de La Habana. La policía se detuvo e interrogó a Michel, sospechando que estaba dirigiendo un servicio de taxi ilegal. Él dice que los cubanos blancos que llevan extranjeros al aeropuerto «no tienen los mismos problemas».

Michel y otros entrevistados dicen que la policía no realiza búsquedas violentas y que no golpean ni disparan a los sospechosos. Sin embargo, muchos policías estereotipados cubanos de piel oscura como ladrones y buscavidas, dice.

A fines del año pasado, el gobierno cubano anunció una importante campaña contra el racismo. Los funcionarios planean identificar áreas específicas de discriminación, iniciar un debate público y educar al público.

«Este es un verdadero paso adelante, después de haber luchado durante tantos años«, dijo a Reuters Deyni Terri, fundadora de la Alianza de Unidad Racial en La Habana, en noviembre pasado. «Es un buen comienzo.»

Obviamente, las instituciones desarrolladas en Cuba no pueden transferirse simplemente al por mayor a los Estados Unidos. Pero podemos aprender del concepto de participación de la comunidad, dice Max Rameau, un organizador del grupo de base Pan-African Community Action con sede en Washington, DC, que ha estudiado las prácticas policiales cubanas.

«Necesitamos diferentes entidades de la comunidad para diferentes tareas que son responsables de la seguridad y el bienestar del vecindario», me dice en una entrevista telefónica. Por ejemplo, los grupos comunitarios estadounidenses pueden resolver problemas de salud mental y disputas familiares sin involucrar a la policía.

Pero Rameau no apoya deshacerse de la policía por completo. Si un supremacista blanco ataca a una iglesia negra, como sucedió en Carolina del Sur en 2015, dice: “Queremos asegurarnos de que nuestro equipo de seguridad comunitaria pueda responder. En cualquier sociedad con diferentes clases, tendrás policía. Pero deberíamos tener control sobre ellos».

El debate de los Estados Unidos sobre la actuación policial se ha desplazado claramente hacia la izquierda. Después del asesinato policial de Michael Brown en 2014 en Ferguson, Missouri, los políticos pidieron a la policía que usara cámaras corporales. Hoy, después del asesinato de George Floyd, el Ayuntamiento de Minneapolis ha votado para desmantelar la fuerza policial, aunque todavía está dando detalles.

Los grupos contra la brutalidad policial han desarrollado una variedad de planes para descentralizar los departamentos de policía en fuerzas comunitarias, gobernadas por juntas civiles.

Por primera vez en la historia reciente, personas de todos los orígenes en los Estados Unidos están discutiendo seriamente cómo cambiar fundamentalmente las fuerzas policiales. Las experiencias de Cuba deberían ser parte de esa discusión.

Tomado de Cubadebate/ Fuente: Tomado de The Progressive/ Foto de portada: Juventud Rebelde/ Archivo.

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: