Logros de la Revolución: La Voluntad Hidráulica

Por Raúl Antonio Capote/ Colaboración Especial para Resumen Latinoamericano.

La situación encontrada por la Revolución en este terreno en 1959 era realmente desastrosa: de los 300 asentamientos con más de 1 000 habitantes existentes en el país, sólo 114 contaban con suministro de agua por acueducto y 12 con alcantarillado. Funcionaban solo 16 instalaciones de cloración y de 4 plantas potabilizadoras (Camagüey, Santa Clara, Palma Soriano y Cienfuegos) una no funcionaba hacía 3 años, por no disponer de productos químicos y otra requería ser reparada.

A su vez, el alcantarillado de la capital, La Habana, que contaba con casi 50 años de construido, resultaba insuficiente y necesitaba una urgente reconstrucción. La única planta de depuración de aguas residuales, enclavada en Santa Clara, se encontraba abandonada, y los alcantarillados de Holguín, Guantánamo y Pinar del Río, que llevaban varios años en construcción, no habían comenzado a dar servicio.

En cuanto a la capacidad de almacenamiento de agua, sólo existían 13 pequeños embalses, distribuidos en las provincias de Camagüey, Villa Clara, Holguín y Santiago de Cuba.

En las condiciones de subdesarrollo económico que confrontaba Cuba al triunfo de la Revolución en 1959, los recursos hidráulicos, a pesar de su innegable importancia para el progreso humano, no corrían mejor suerte que el resto de su riqueza natural, sometida al saqueo y la explotación rapaz neocolonialista de la economía cubana.

Así surge, impulsada por Fidel Castro, la voluntad de desarrollar los recursos hidráulicos y dar el lugar que le corresponde a la hidráulica en la vida social y económica de Cuba.

El Gobierno Revolucionario, en virtud de la promulgación de su Ley No. 1049 del 10 de agosto de 1962, crea el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos.

Las siguientes cifras demuestran lo alcanzado (datos 2006):

Infraestructura hidráulica

239 embalses administrados por el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, que almacenan en su conjunto 8774,32 hm3. El mayor número de embalses se concentra en la provincia de Camagüey con 53, mientras Sancti Spíritus dispone de la mayor capacidad con 1273,18 hm3.
61 derivadoras
730 micropresas
759 km de canales magistrales
8 estaciones de bombeo de trasvase
1401 km de diques de protección
Hidroenergía

179 instalaciones (pequeñas, mini y micro centrales), ubicadas en 9 provincias y 38 municipios. Del total, 153 prestan servicio en zonas montañosas y de difícil acceso a más de 33 mil habitantes. La potencia instalada es de 17,78 MW y se producen anualmente alrededor de 30 000 MW/h, entregándose al Sistema Eléctrico Nacional el 90 %.
Abastecimiento de agua y saneamiento

95 % de la población con cobertura de abasto de agua potable
94 % de la población con cobertura de saneamiento por diferentes vías
2737 lugares con acueductos (834 sector urbano y 1903 rural)
562 lugares con alcantarillados
59 plantas potabilizadoras
8 plantas depuradoras
302 sistemas de lagunas
19742 km de tuberías de acueductos
4703 km de tuberías de alcantarillado
Toda esta infra estructura hidráulica ha permitido que de un potencial hidráulico total del país de 38,1 km3 anuales, 6,4 km3 de fuentes subterráneas y 31,7 km3 de fuentes superficiales, sean aprovechados 23,9 km3 anuales, de los cuales 16,4 km3 pertenecen a aguas reguladas, 1,5 km3 a aguas no reguladas y 6,0 km3 a aguas subterráneas.

La conclusión del nuevo acueducto de Santiago de Cuba constituye un importante hito en el desarrollo hidráulico de la región. Calificado por muchos como la «obra del siglo» en el territorio y de referencia nacional. La obra abarca 57 obras de infraestructura como son conductoras desde las fuentes de abasto de agua, la revitalización de las tres plantas potabilizadoras con sus redes, pozos, estaciones de bombeo y doce grandes tanques de distribución para la población.

Es de destacar que la construcción de presas y represas, permitió impedir las grandes inundaciones que cuando, por ejemplo, el ciclón Flora causaban miles de muertes y cuantiosos daños materiales.

Durante la república capitalista se construyeron embalses con una capacidad de 23 millones de metros cúbicos de agua, la Revolución Socialista elevó esa capacidad a 9 563 millones en 240 presas y más de 800 micro presas.

En la actualidad se acometen obras de gran impacto en esta importante área de la vida y la economía, cientos de derivadoras y trasvases de agua, una cuantiosa inversión para solucionar el problemas de las pérdidas de agua en las conductoras y un vasto programa educativo para intensificar el ahorro del preciado líquido, lo que permitirá al país enfrentar la terrible sequía que azota a la isla desde hace varios años y enfrentar las nuevas inversiones y proyecto de crecimiento económico planificado para los próximos años.

Foto de portada: Radio Reloj

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: