Miguel Díaz-Canel: “Elio Menéndez, un campeón olímpico del periodismo”

Elio Menéndez, merecedor en 2003 del Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, que confiere la UPEC, falleció ayer en La Habana, a la edad de 90 años.

Su enorme trayectoria y su modestia trasluce en una entrevista inédita, publicada hoy en Cubaperiodistas.cu.

Se trata de un diálogo sostenido hace casi un año con el propósito de filmar el capítulo dedicado a él en la serie de cápsulas televisivas Glorias del Periodismo Cubano, producida por la Unión de Periodistas de Cuba. Y en el caso de Elio, realizada por Roberto Chile.

Yo sabía lo que yo daba y yo no me quise tirar contra nadie, me tiré contra mí mismo; busqué, seguí ese cauce y me pidieron que hiciera crónicas. A ellas me dediqué, y si volviera a hacer periodismo algún día (no lo veo posible) volvería a la crónica. Te dije al principio que era un empedernido sentimental, y me gusta la crónica, me llega».

De joven soñé con ser maestro y terminé de periodista, por las vueltas que da la vida. Pero, como periodista, me siento muy satisfecho conmigo mismo. Y lo que quisiera es que los lectores cuando oigan o lean este comentario, se acuerden de este hombre que soñó con complacerlos, que soñó con hacer un periodismo humano y que cree que lo hizo. Y doy las gracias a oyentes y lectores, por todas las atenciones que recibí en mi paso por la prensa”.

Otra parte de sus palabras aquel día de junio, evocan la historia de la que él fue testigo, y lo que para él significó el periodismo, sin que faltaran sus mensajes a los nuevos periodistas.

Yo vi cómo crecieron y cómo se hicieron figuras en el deporte, gente de pueblo, muy pobres. Ahora hablamos de las glorias deportivas, las glorias deportivas de hoy tienen al Estado, que con todo lo que digan algunos, ahí tienen el terreno… No, antes no había terreno ninguno, antes no había nada, antes estaba La Tropical, hasta que hicieron el estadio«.

Hice originalmente el libro sobre Chocolate, era una deuda que tenía con Chocolate, y en realidad el libro satisfizo tanto que hubo que hacer otra edición bastante copiosa. Después hice uno que se llama Swignes a la nostalgia, donde reuní muchas de estas anécdotas que publiqué en Juventud Rebelde y otras inéditas«.

Para mí el periodismo ha sido todo. Empecé siendo un veinteañero, conocí gente muy buena que fueron mis amigos, hoy no todos son mis amigos, pero hubo quienes me ayudaron muchísimo«.

El periodismo es profundizar, ahondar, educar; es también tratar de tocar esas aristas sentimentales del deporte, que a veces las pasamos por alto. Y, primero que todo, es preciso conocer de lo que escribes, ser honesto, entregarse, no darse por satisfecho nunca, leer y releerse de nuevo.

Cuando yo escribía algo que consideraba que me gustaba, me levantaba a primera hora del día y antes de hacer lo habitual, abría el periódico y leía si me habían publicado la entrevista tal y como la había mandado».

Mi gran sueño en cuanto entré al periodismo fue dedicarme a la crónica. Yo, tal vez no lo parezca, para quienes no me han tratado o me han tratado poco, pero soy un tipo muy sentimental, tanguero, me gusta el tango, me gustan las cosas sentimentales. La crónica me encantaba.»

«Y bueno, después del triunfo de la Revolución fui yo quien comenzó a hacer en Cuba crónicas sobre las glorias pasadas, en contra de la voluntad de muchos compañeros. Escribí sobre gente del deporte cubano que apenas se conocían, sobre hechos del deporte cubano que no se conocían hasta ese momento. Sobre el Caballero Alejandro Oms, Martin Dihigo; qué sé yo…, una pléyade de ellos, y escribí sobre Gavilán, sobre Chocolate».

«Luego, tuve bastante aceptación y en las Crónicas de mi barrio, Lo que sucedió en mi barrio. Contaba muchas de las anécdotas de los muchachos pobres, cómo se hacían figuras a base de sacrificio, porque no tenían ni cómo comprarse un guante”.

Elio Menéndez se inició en el periodismo en el año 1960, cuando comenzó a colaborar en la página de Deportes del diario Noticias de Hoy.

En febrero de 1961 pasó a trabajar como profesional del Departamento de Prensa del INDER, organismo del cual es fundador y donde se mantuvo hasta 1968, mientras simultaneaba con otros órganos de prensa escrita y radial.

En 1964 ingresó en el periódico El Mundo, y un año después en Granma, diario del cual también es fundador. Permaneció allí hasta 1971, cuando fue para Juventud Rebelde, donde se mantuvo hasta su jubilación en el año 2003.

Entre 1961 y 1970 mantuvo espacios deportivos fijos en las emisoras nacionales Radio Progreso y Radio Rebelde, alternativamente, así como en la COCO capitalina. En Radio Rebelde trabajó como comentarista durante la transmisión de los juegos de pelota correspondientes a la II Serie Nacional.

Por su condición de fundador del INDER, lo es también de las Series Nacionales de Beisbol, de los campeonatos de boxeo Playa Girón y Córdova Cardín, de la Vuelta Ciclística a Cuba y, en fin, de todos los grandes eventos deportivos efectuados en nuestro país a partir de 1961.

En un mensaje en Twitter, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel escribió: Elio Menéndez, un campeón olímpico del periodismo. Nuestras condolencias a familiares y amigos.

FP/RL

Foto de portada: Daniel Chile 

Fotomontaje de Ary Vicentch

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: