Producción local de alimentos: Prioridad para Cuba en tiempos de pandemia

La diversificación y producción de alimentos a escala local se alza como alternativa imprescindible para Cuba, cuando el panorama económico mundial impactado por la COVID-19 la insta a generar sus propias reservas. Conscientes de esta necesidad, autoridades gubernamentales y provinciales de la Isla debatieron este lunes sobre los esfuerzos, desafíos y pendientes en el afianzamiento de esta actividad.

En el encuentro sostenido por videoconferencia entre Miguel Díaz-Canel, Presidente de la República, Manuel Marrero, Primer Ministro y los gobernadores de todas las provincias, se analizó el comportamiento de la campaña de primavera y todo lo que ella tributa al plan de autoabastecimiento municipal.

Gestionar la producción alimenticia siempre ha sido un reto, pero en tiempos de pandemia adquiere valor estratégico.

La isla busca disminuir, tanto como sea posible, las importaciones de productos, que no solo requieren cuantiosas sumas de dinero, sino que también frenan el desarrollo de la Nación.

En ese camino, comentó Gustavo Rodríguez, Ministro de Agricultura, la estrategia impulsada pretende estimular la siembra de cultivos de diferentes ciclos, el autoabastecimiento local, el máximo aprovechamiento de las tierras estatales ociosas en usufructo, el fomento de organopónicos y huertos intensivos, así como el amplio sistema existente en el país de agricultura urbana, suburbana y familiar.

Como parte del plan puesto en marcha, se priorizó la preparación y optimización de las tierras previo a la siembra. Por tanto, ya se encuentran roturadas 39 774 hectáreas, en preparación otras 61 068 y listas para la siembra 62 800. De las 381 818 hectáreas planificadas para sembrar durante la campaña, puntualizó que en 57 828 no se ha iniciado la preparación.

Al respecto el titular del campo comentó que los territorios más atrasados en este aspecto son las provincias de Mayabeque, Matanzas, Sancti Spíritus, Las Tunas, Holguín y Granma, así como la Isla de la Juventud. Los principales incumplimientos se producen en la siembra de cultivos varios, aunque hay avances recientes en algunos productos específicos como el plátano, la yuca, el boniato, la calabaza y la malanga.

Para complementar los planes de producción en tiempos de coronavirus se han incorporado a las producciones habituales, la siembra de hortalizas como pepino, berenjena, quimbombó y habichuela, lo cual podría permitir una mayor presencia en la mesa familiar durante el verano.

Durante el encuentro Miguel Díaz-Canel señaló que es necesario poner todos los esfuerzos en aquellos cultivos menos proclives a afectaciones por eventos meteorológicos. Con apenas un par de días de comenzada la actual temporada ciclónica en la nación caribeña, el presidente insistió en plantaciones de malanga y diseñar la adecuada escalera con las dos variedades que existen en el país.

El intercambio sostenido marcó pautas sobre los desafíos futuros y concluyó que, para llegar a buen puerto, este es un esfuerzo que exige de la voluntad de muchos en el país. Incrementar y diversificar cada vez más la producción de alimentos a escala local es otra respuesta inevitable a las consecuencias económica que ya deja la pandemia.

AT/RL/ Foto de portada: EFE. 

cubaenresumen

Corresponsalía en Cuba de Resumen Latinoamericano

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: